BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

sábado, 12 de septiembre de 2009

Capitulo 18: La carta

“Lo siento, sé que Ethan y tu tuvisteis un enfrentamiento por mi culpa. Debería a ver estado más atento y no dejarte con él a solas, se supone que lo conozco y debería a ver intuido que te haría algo. Lo siendo te veras Sisi, no volverá a pasar. No dejaré que se vuelva a acercar a ti y te vuelva a hacer daño, no te lo mereces. Espero estar de vuelta antes de que te despiertes. Algunos tuvimos que salir a por leña y cosas para la vida diaria aquí dentro y entre ellos salimos Ethan y yo así que no te podrá hacer nada por que lo tengo bien a la vista y como lo intente... Lila y Connie están haciendo los trabajos de cocina que le tocan esta semana y no podían librarse para estar contigo pero no te preocupes, yo no tardaré en llegar. Lo siento Sisi, me siento fatal por lo de Ethan… Nunca lo vi así… Después hablamos y, por favor, mientras tanto cuídate. Hugo.”
La leí tres veces por que no me creía que Hugo se volviera tan amable. Era un chico muy agradable pero no pensé que me podría tratar con cariño siendo yo lo que soy… Me alegré mucho ante su carta ya que me ayudaba mucho a superar lo que había ocurrido la noche anterior con Ethan. También me alegré que él no estuviera por aquí ya que ahora mismo no sería capaz de sufrir otro enfrentamiento como el de ayer. No es que le echara la culpa a Ethan pero en el fondo de mi corazón estaba deseando que él entendiera que no quería hacer nada a nadie y que pudiera tratarme como ahora lo estaba haciendo Hugo, con cariño. Pero era algo imposible, era como pedir volar entre las nubes: imposible. Me entristecí mucho al pensarlo ya que me haría mucha ilusión ver como Ethan me trataba cariñosamente. Pero la verdad, ya era una fortuna tener a Hugo como “amigo”.
Intenté dejar de pensar en Ethan y me centré en mí.
Tenía el pelo despeinado y enredado, la ropa sucia y la cara horrible. Así que decidí levantarme lentamente de la cama e intentar buscar un baño donde arreglarme o, por lo menos, encontrar mi mochila con mis pocas ropas que traje. Me dirigí a la puerta que daba fuera de la habitación.
Yo no conocía nada que no fuera aquella oscura y húmeda habitación en la que me encontraba, así que salir de allí me resultaba extraño.
Me levante con cuidado ya que me dolía todo el cuerpo. Al alzar la cabeza me empezó a dar vuelta y creía que me iba a caer ahí mismo pero me apoyé en la pared. Repose la cabeza en ella y estuve así unos minutos hasta que mi cuerpo se adaptó al lugar.
Cuando pasaron unos instantes me dirigí a la puerta. Pero antes me fijé como era aquella habitación en la que había estado desdé que llegue aquí. Las paredes eran de piedra antigua y fría. La cama estaba situada en la parte derecha de la habitación con el colchón tirado en el suelo. El colchón tenía unas sábanas blancas y muy gastadas, con una manta encima. La verdad es que allí arriba hacía mucho frío. Al lado del colchón había una bandeja con un baso de agua medio vacío. A la izquierda de la habitación había una cómoda con algunos cajones. Era un mueble muy viejo, quizás del siglo pasado, con la madera destrozada y destartalada. También había muchos instrumentos de trabajo, máquinas etc. Pensé que esa habitación sería una especie de desván o almacén donde ellos guardaban las cosas.
Después fijé mi vista en el suelo de piedra con tierra y vi que mis pies estaban descalzos. Ni lo había notado con toda la presión de levantarme de cama después de dos días… Miré hacía la parte del colchón y luego a la cómoda a ver si encontraba mis zapatos pero no estaban por ningún lado. Revisé la habitación con la vista de arriba a bajo y mis zapatos no aparecían ¿dónde los habían metido? ¿Y mi bolsa?
Entonces miré por la ventana de la habitación a ver si podía divisar algo de donde me encontraba. Solo se veía una carpa de plástico que parecía un invernadero, nada mas. Solo tenía vistas a eso y me parecía tan raro que me di cuenta que debía de estar en una caseta alejada de la casa donde vivía todo el mundo. “Tú no eres una de ellos… Por mucho que quieras no lo podrás ser nunca”. Ese pensamiento recorría una y otra vez mi mente y mis ojos se llenaron de lágrimas ante la realidad: no hay sitio para mí. Por mucho que lo intentara no lo habría jamás por que la mayoría me odian…
Me sequé las lágrimas intentando disimularlas y me dirigí de nuevo a la puerta.
Era una puerta de madera antigua, como todo, y me costó un poco abrirla. Pensé que estaba cerrada por fuera para que no saliera pero con un poco de esfuerzo conseguí abrirla. Miré que había detrás de aquella puerta y vi un pasillo oscuro y de piedra. El final del pasillo no se veía, estaba demasiado oscuro y aun que parezca una niñería me daba miedo.
Intenté coger aire y enfrentarme a aquel oscuro pasillo. La oscuridad no me gustaba y menos si no se veía el final y todo era tan viejo. Pero con valor me enfrenté a mi miedo. Fui poco a poco andando y tocando todo a mi paso para no tropezarme con nada. A la mitad del camino conseguí distinguir lo que había al final del pasillo. Una puerta, eso era lo que había. Estaba bien cerrada y parecía una puerta fuerte. Intenté llegar hasta ella con mis pasos lento e inseguros. Cuando estaba en frente de aquella enorme puerta alargue la mano y toqué el cerrojo con ella. Para mi sorpresa, la puerta se abrió y pude ver la luz del día pero cerré los ojos para céntrame. Respiré aire de las montañas después de dos días respirando aire húmedo en la habitación ahora, por fin, respiraba a gusto. Mis pulmones lo agradecieron. Abrí los ojos lentamente y observé donde estaba. Miré el cielo y vi como estaba azul y el sol calentaba aquella fría montaña. Miré alrededor y vi montañas con las cumbres nevadas. Luego miré alrededor para ver lo que me rodeaba. Vi la carpa de plástico que se divisaba desde la ventana. Al verla mas cerca me di cuenta de que era una especie de invernadero donde plantarían cosas para vivir la gente de la montaña. Miré al otro lado y solo vi un campo que parecía estar sembrado y también vi a lo lejos, bastante lejos, una casa muy grande donde supuse que vivirían todos.
Dudé unos momentos a donde dirigirme para encontrar mi ropa, un baño y algo de comer ya que me moría de hambre. Pensé en la carta de Hugo y en la parte que decía que Lila y Connie estaban en la cocina así que me decidí por ir a aquella inmensa casa para encontrarlas y pedirles que me indicaran donde podría encontrar lo que necesitaba.
Caminé indecisa unos minutos hasta acercarme lo suficiente a aquella casa. Estaba echa artesanalmente y era vieja. Era un refugio así que no podía esperarme un lujo.
Miré de nuevo a los alrededores y no había nadie. “Que raro” pensé automáticamente. Pensaba que estaría repleto de gente pero no era así. Entonces me di cuenta de que por detrás de aquella casa había muchos campos y varios utensilios y cosas que lo alcanzaba a ver. Allí estaría la gente trabajando como me había contado Hugo y Lila. Pero por lógica, la cocina debería estar dentro de aquella inmensa casa vieja ¿no? Dudé unos instantes más en entrar o no pero tenía que ser valiente y comencé a andar. Las piernas me temblaban por que, quizás, al entra ahí dentro alguien me apuntaría con un arma y me dispararía por ser una “intrusa” ya que allí nadie me conocía. Pero una parte de mi estaba cansada de estar en aquella habitación; necesitaba agua, comida, un baño, ropa… No podía quedarme ahí a la espera de que me vinieran a servir. Así que me metí en aquella casa con mis piernas temblorosas. Abrí la puerta con cuidado e intentando hacer el mínimo ruido. Estaba oscura y parecía que no había nadie. La puerta y el suelo chirriaban al pisar.
Anduve por el pasillo que había en la casa. Anduve unos minutos hasta que oí unas voces. Parecían voces de alegría pero al instante oí unos pasos que corrían. Me empezó a temblar todo el cuerpo por el miedo de que alguien me descubriera y al estar todo tan oscuro… me pudieran confundir y… No quise pensar más y noté como alguien se acercaba corriendo hacia donde yo estaba. Me paré en seco y dudé unos minutos si echar a correr o quedarme allí. Me decanté por la segunda opción por que no estaba haciendo nada malo para echar a correr, yo solo me quería informar. Pero mis pensamientos se vieron envueltos en el miedo cuando alguien me agarró por la cintura. Las lágrimas brotaron de mis ojos una vez más.

Aquí esta el 18 recién escritooo (: Espero que os guste como los anteriores y que sea de vuestro agrado.
Queria agradecer en especial a las 7 personas que me comentan (a todas que siempre lo hacen, no solo en este capitulo) Por que se que a parte de leerlo también gastaís otro minuto de buestro tiempo en comentarme. Sino fuera por eso, por que me animais con vuestros comentarios y estaís ahí cada vez que subo, yo no estaría aquí ni esta historia tampoco. G R A C I A S de verdad que os lo agradezco millones. También agradezco a la gente que me lee y, aun que no comente, le interese mi novela. Pero entended que la gente que gasta un minuto mas de su valioso tiempo en comentarme pues se agradece... Incluídos los anonimos ¿eh? que sois geniales!!!!! De verdad que no se agradecerlo :D
Mañana subiré el capitulo 19 si esta todo tan bien como hoy ^^
Millón de besos para todos!!!
Priscilla (:

P.D.: Si os podeís pasar por mi otro blog OS LO AGRADEZCO DE CORAZÓN: www.victimasdemoly.blogspot.com

9 soles :):

Anónimo dijo...

O_o como me dejas Q INTRIGA!!! me gusto muxo el cap. y toda tu histori es spr original...simplemente me encanta
Bexos

·sara· dijo...

ya sabes que tus dos noves me encantan!!
sube prontooo!!

Lysa dijo...

SIEMPRE nos dejas con la intriga hija mia, y de nada, que esto total, ya que tu te molestas en escribir la novela, lo menos que podemos hacer es comentar (aunque no todos lo hacen (lala))

enfin...haver si llega pronto esa escena que mas prometido:$

besitos!(L)

Anónimo dijo...

wooou Geniaal too caap ^^
siguee scribiendoo poorfaa ^^

Gaby ;) dijo...

Uuiuiuiu quien seráa mala me dejas con la duda 77 aksjd Te qerooo Besitoos :Ñ ya quiero el proximo caap!! iuiu no podré dormirr :O yo creo qe es Hugoo :H ksadg Besitoos hablaamos :L

Nina<3 dijo...

(:
seguro es Ethan
:D
quiero q se enamoren g5
:)

**Marta** dijo...

Hugo es muy majo en este capitulo
y quien sera el que le agarra de la cintura uhm
escribe pronto que la intriga nos reconcome
De nada, es un placer comentarte u es lo minimo que podemos hacer¿no?
bss!!!

**Marta** dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arya dijo...

Joo...
Lo siento si no te comento mucho en este blog, pero sabs que lo leo, es qe a veces me olvido o no me da tiempo...
Sube pronto, por lo que mas quieras!!
Besos xD