BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

martes, 29 de septiembre de 2009

Capitulo 27: Elizabeth

Por fin había empezado un nuevo día. Sentí como los primeros claros de la mañana me alumbraban la cara. Yo intenté abrir los ojos tranquilamente para que no me cegara la vista los rayos de la mañana.
Me levanté tranquilamente de la cama y vi como Hugo dormía en la suya como una marmota. Ya sería la hora de desayunar así que pensé en despertarlo.
- Hugo… - Dije bajito y acercándome a su cama.-
Él no se inmutó ante mi llamamiento, así que pensé en como despertarlo.
Me acerqué a su cama lentamente y me senté en ella. Le toqué un hombro y repetí su nombre. Él se dio la vuelta dormido y me pasó su brazo por mi mano sin darse cuenta. Yo me sonrojé toda, no estaba acostumbrada a que los chicos actuaran así conmigo. Intenté separar su mano con cuidado pero no lo conseguí ya que Hugo era más fuerte que yo. Entonces quité su mano bruscamente intentando que con el movimiento se despertara.
- ¡Que pasa! – Despertó alarmado. Yo no pude evitar reírme por lo bajo.-
- Nada dormilón. – Dije tranquilizándolo.-
- ¿Sisi? ¿Qué haces? – Preguntó extrañado.-
- Intentar que no se te pase el desayuno.
- ¿Qué horas es?
- No lo se, pero ya amanece. – Contesté señalando a la ventana donde se acercaban los primeros rayos de luz.-
- ¡Uf! – Exclamó él.- Tengo sueño…
- No seas vago. Venga arriba.
- Insistente que eres. – Rió.-
- Lo se. – Dije llena de orgullo y riéndome.-
Se hizo un silencio mientras Hugo se despertaba. Yo le pregunté que tal durmió y así hicimos una conversación. Hasta que el rostro de Hugo cambió.
- Hoy es la reunión… - Dijo preocupado.-
- No quiero que te preocupes para nada ¿vale? Lo que tenga que ser será y tú no te vas a interponer. Prométeme que no lo harás Hugo, que no te vas a interponer ante la decisión que se tome. – Le dije yo con la esperanza de que Hugo reaccionara ante la evidente verdad.-
- ¡No te pienso prometer eso Sisi! Me da exactamente igual como te pongas pero no pienso prometerte algo que no voy a cumplir. – Me contestó enfadado.-
- Hugo por favor, razona. – Supliqué.-
- Nada de eso Sisi, razona tú. Aquí se acaba la conversación. Vamos o llegaremos tarde.
No me dejó decir nada mas ya que se encaminó hacía la puerta y yo le tuve que seguir.
Hugo era muy cabezota y no iba a dejar que se tomara una decisión, que fuera en mi contra, tan fácil. Sabía que él iba a defenderme pero no quería que eso le perjudicara. También sabía que Ethan estaría en aquella reunión y la curiosidad me comía por saber que diría él. Seguramente estaría en mi contra, pero había algo en mi que quería decirme que no, que Ethan iba a ayudarme. Pero era algo totalmente imposible e ilógico.
La mañana pasó rápidamente ya que me tocaba trabajar con Lila haciendo el pan y el postre para la comida. Mientras hacía eso, no tenía las miradas de odio que la gente de allí me echaba mientras trabaja ya que el pan y el postre se hacía en una mini salita aparte. Así que solo estaba con una chica de unos quince años, alta, morena de piel y de cabello castaño y largo. Ojos azabache y con rostro aniñado. Parecía amable pero estaba claro que a mi no me iba a hablar. Por lo menos estábamos solo las tres; la chica quinceañera, Lila y yo.
Pasó un rato en el que yo me entretenía haciendo el pan, Lila haciendo unas galletas y la chica haciendo otro pan.
- Por favor ¿me puedes pasar la levadura? – Me preguntó la chica quinceañera amablemente. Yo me asombré muchísimo por que no me esperaba que me dirigiera la palabra. Pero le acerqué la levadura amablemente.-
- Aquí tienes. – Dije amablemente.-
- Gracias. – Me contestó con la misma cortesía. Lila nos miró y sonrió.-
- Sisi te presentó a Elizabeth. – Habló Lila. Yo me sonrojé sin saber que decir.-
- Me gusta más que me abrevien el nombre y me llamen Lisa, encantada Sisi. – Contestó aquella guapa quinceañera que dijo Lila que se llamaba Elizabeth pero que prefería Lisa. –
- Mucho gusto. – Dije un poco desconcertada.-
Así pasamos la mañana, hablando de cosas mínimas o pidiéndonos ingredientes para hacer lo que nos mandaros. Lisa parecía una chica muy amable y tranquila. Yo m alegré que no me mirara con cara de asco y es que la verdad parecía amiga de Lila así que podía esta segura ya que Lil no me presentaría a una persona que me odiara.
Después de la mañana, nos fuimos a comer al mismo sitio que ayer. Hugo se unió a nosotros con Valentina. Pasamos el mediodía tranquilo, comimos y comentamos tonterías. También salió el tema de la reunión pero Lila lo evadía para no preocuparme.
Después de comer volvimos al trabajo y volví a estar con Lisa y Lila. Con las cuales me sentía mucho mas tranquila que con las otras personas ya que sabía, o creía, que ellas no me matarían.
Pasó un poco lenta la tarde ya que estaba nerviosa por lo que pasaría en la reunión. Yo no sabía si debería estar presente en ella. Deseaba que fuera así para ver lo que pasaba y también poder controlar a Hugo si se ponía fea la cosa. Pero no solo por eso quería estar en la reunión, también quería ver a favor de quien estaba Ethan. Quería ver como reaccionaría él.
Salimos un poco más temprano de la cocina. Lila me explicó que los días de “reunión comunitaria”, así son como llamaban a ese tipo de reuniones, se salía un poco antes para que no se atrasara la hora de la cena ni la hora de dormir.
Salí con Lila, y Hugo estaba en la puerta de salida esperándonos. Estaba con Valentina que tenía la cara de preocupación y podía ser una niña pequeña pero sabía lo que pasaba. Ella corrió y me abrazó. Yo la cogí en brazos y la abracé también. La hora de la decisión definitiva ya había llegado. Ahora sí se decidiría me destino.

Gracias a toda la gente que me comenta que me emocionan y todo :D :D :D
Quería deciros que este capitulo quizás no lleve mucho pero el 28 es... Uuuuuh jajajaj me emocioné y todo al escribirlo jajaja.
Y eso, que si mañana tengo comentarios pues os subo el 28 que me hace muchísima ilusión ^^
Lo del nuevo blog aun me lo estoy pensando... :S Muchas gracias por las opiniones, ya os diré que decido ^^
Besos!!!!
Priscilla (:

lunes, 28 de septiembre de 2009

Capitulo 26: Que duro es verte...

Aquella mano me asustó notablemente. Me vino a la cabeza cuando a la noche Ethan me tocó, o cuanto en el pasillo él me agarró por la cintura.
Sentí otra vez que mi estómago daba un giro y mi mente se nublaba como cuando estaba cerca de Ethan.
Pero la persona que me agarraba no era Ethan. Así que mi cuerpo bajó de la nube y puso los pies en la tierra.
- Me asustaste Hugo.
Y es que la persona que allí se encontraba era Hugo, con su amable sonrisa. No es que me asustara realmente. Simplemente me ¿desilusionó? No se si esa será la palabra adecuada…
- Perdona Sisi, no era mi intención ¿Acaso a quién pensabas que era? – Dijo entre risas. Yo me puse nerviosa por que recordé las palabras de Lila sobre que no le contara nada de lo de Ethan a Hugo.-
- No me esperaba a nadie. – Reí nerviosa. – Solo me asusté. – Él no estaba convencido así que decidí cambiar de tema.- ¿Y que haces aquí? Pensaba que estarías en la ducha como todos. Yo vine a buscar algo de ropa.
- Yo vine a buscarte. No me gusta que andes sola y menos tal y como están las cosas. – Dijo algo serio.-
- ¿Pasa algo? - Pregunté interesada-
- No te preocupes que todo saldrá bien.
- ¡Pero dime que pasa Hugo! ¿No ves que así me angustias?
- Esta bien… Mañana al anochecer será la “reunión” con las “cabezas” de cada familia para decidir que se hará contigo, Sisi. Pero no quiero que te preocupes. Todo saldrá bien. – Dijo tocándome la mejilla.-
Yo me quedé callada unos momentos. Todo en mi cabeza eran cosas negativas. Sabía que en la reunión habría mas personas en mi contra que a mi favor y acabaría expulsada de allí o, aún peor, acabaría muerta…
Todo mi cuerpo empezó a temblar por el miedo. De mis mejillas volvieron a brotar las lágrimas de la impotencia. La realidad era obvia… Y yo no podía ser positiva ante la situación que me venía encima. La decisión final.
- No te preocupes Sisi. No llores. – Hugo me limpió las lágrimas suavemente y me besó la frente con ternura y cuidado. –
No me podía creer todo lo que había cambiado Hugo en este tiempo. Ahora me trataba tan bien, era tan lindo conmigo. Además que se había puesto de mi parte aun que su mejor amigo estuviera de la otra. Yo no me lo podía creer pero era verdad, Hugo era un cielo de persona.
- Gracias Hugo… Pero la realidad es obvia. – Dije mientras me volvían a brotar las lágrimas.-
- En esta vida no hay nada obvio Sisi. No digas eso. Lila, Roi, Connie y yo estamos de tu parte ¡Y Jack es uno de los manda mas aquí dentro! ¡Él también te apoya! No te preocupes por nada que no permitiremos que te pase nada malo. – Dijo con ternura. Yo me desconcerté un poco y la curiosidad me picó.-
- ¿Te puedo preguntar algo, Hugo?
- Sí, no lo dudes. – Dijo sonriente.-
- ¿Por qué? ¿Por qué ese cambio conmigo? ¿Por qué ahora me tratas bien y antes deseabas matarme? – Dije mirándole a los ojos y poniéndome seria para hacer la preguntar.-
- No lo sé… Supongo que tu ternura le gana el corazón a cualquier. Creo que eres indefensa, Sisi. Me di cuenta poco a poco pero ya lo sé, ya sé que eres una de esas personas buenas que escasean en el mundo. – Dijo con la misma mirada que yo tenía.-
- Gracias Hugo, eres de mucha ayuda aquí dentro. Eres un ángel de la guarda o algo por el estilo. – Dije sonriéndole.-
- Tú también. Pero no te preocupes por nada que todo saldrá bien. – Suspiré.- ¡Incluso el mismo Ethan se dará cuenta de que eres estupenda! – Al escuchar su nombre mi semblante cambió por completo.- ¡Oh venga! No le tengas miedo, yo estoy contigo y no te va a hacer nada o le parto la cara. – Dijo con voz protectora.-
- Lo sé, eres genial. – Lo abracé inconscientemente pero el me devolvió el abrazo. Era un momento muy tierno. –
Deshicimos el abrazo y Hugo me ayudó con las cosas para la ducha. Nos dirigimos a la sala donde había el lago donde nos duchábamos.
En la puerta estaba Lila esperándonos. Cuando nos vio llegar se unió a nosotros y entramos dentro dónde había bastante gente que me miraba muy mal. Pero Lila y Hugo me hablaban intentando evadirme de esas miradas de odio.
Luego salió Roi de la sala y saludó a Lila con un tierno beso en la mejilla. También nos saludó a nosotros que simplemente dijimos “hola”. Después se fue despidiéndose de Lila con otro apasionado beso en la mejilla. Ella se puso toda colorada y al instante habló de otro tema para que no le preguntáramos nada sobre lo que habíamos presenciado.
La gente entraba y salía de la sala. Pero en una de esas salidas me crucé con la persona menos indicada. Ethan salía de la ducha con una toalla alrededor de la cintura que dejaba al descubierto todo su torso musculoso. Era muy hermoso de verdad y con razón tenía a todas las chicas loquitas.
Yo me sonrojé al verlo pero intenté no cruzar miradas. Imposible ya que él me miró de reojo y yo se la devolví. Por fortuna ni Hugo ni Lila se enteraron y seguían hablando sin darse cuenta de lo que pasaba.
Entramos en la ducha uno por uno. Yo me duché rápido y me fui con Hugo hacía la habitación. Nos acostamos y estuvimos hablando un rato hasta que yo me dormí del cansancio que tenía. El día había sido uno de los más duros y el que venía no parecía ser nada tranquilo.

¡¡Holaa!! Lo prometido es deuda y aquí os dejo el 26 :D Muchísimas gracias a las 11 personas que me formaron por que no pensaba que en tan poquito tiempo podría tener tantos comentarios. Eso me animó muchísimo a subir el 26. Quería deciros que el 27 estará bastante interesante (desdé mi punto de vista) pero que el 28 aún lo estará MAS jajaja.
Si mañana está la cosa tan bien como hoy, os subiré el 27 con mucho gusto :D
Por cierto, quería haceros un pregunta... Ayer (por puro aburrimiento) me puse a escribir una historia que me salió de repente. Es una historia con mucho romance pero con varios misterios y cosas sin aparente sentido que se irán resulviendo. Estoy pensando en si ponerla en práctica e intentar escribirla en un blog... o si, por el contrario, dejar pasar la idea como una tontería ¿Que pensaís? Gracias por ayudarme :D
Besos!!!!!!
Priscilla (:

domingo, 27 de septiembre de 2009

Capitulo 25: Aquí no ha pasado nada.

Ya era casi la hora de irme a dónde Ethan me indicó. Mi mente me decía que no fuera, que podía ser una trampa después de coger confianza con él. Pero otra parte de mi, otra parte que solía tener siempre muy callada, me decía que debía de ir. No sabía que hacer… No sabía si ir y arreglar este mal entendido de una vez o, por el contrario, no ir y dejar todo como estaba. No sabia que hacer… Lo mas “seguro” era que no fuera y que dejara las cosas tal y como estaban, pero algo en mi me decía que fuera.
Me despedí de Hugo y Lila con la excusa de que tenía frío y me iba a recostar un rato en la cama del cuarto donde dormía. Ellos no quedaron muy convencidos con lo que yo les decía e insistieron en acompañarme, preocupados por si me pasaba algo por el camino. Pero yo les tranquilicé y les dije que todo estaría bien.
Me dirigí hacía el “trastero” dónde dormía, pero justo al final del camino, dónde ya no me verían, giré hacía la colina dónde quedara con Ethan. Una parte de mi se quería ir para la casa y olvidar todo. Pero la otra parte, la que me guiaba hasta la colina, me decía que fuera.
Casi sin darme cuenta, llegué a la cima de la colina. Divisé el árbol dónde Ethan y yo nos sentamos anteriormente y allí lo vi, sentado tranquilamente al pié del árbol.
Me dirigí subconscientemente hacía él y me senté a unos centímetros de dónde Ethan se sentaba.
- Ya pensabas que no venías. – Dijo sin mirarme.-
- ¿No tenía que haber venido? ¿A caso es peligroso para mí? – Dije desafiante y decidida a saber de que iba toda esta historia.-
- Quizás si y quizás no… Según…
- ¿Según que? Estoy aquí para aclarar todo de una maldita vez. No para hacer juegos de palabras.
- Como quieras… - Dijo desinteresado.-
- ¿Cómo quieras? ¡Perdona que te diga pero fuiste tú quien vino anoche a donde yo dormía y me besaste! ¡Así que no me vengas con esas ahora! – Bufé enfadada.-
- Tranquilízate ¿Acaso quieres que te oigan? ¿O ya fuiste diciendo a todo el mundo que “te has besado con Ethan”?
- ¡Por supuesto que no dije nada! ¡Ni ganas! Mira Ethan, no se con que clase de personas has tratado en tu vida pero yo soy muy diferente a ellas para que me vengas a tratar con ese tonito. Me da igual que no me soportes o que me quieras matar, yo estoy aquí por decisión propia y no voy a hacer daño a nadie. Así que puedes estar tranquilo que yo no diré nada de lo que ha pasado. Será como si nunca hubiera ocurrido. Me da igual que seas el chico que todas las chicas de aquí desean, por que yo no soy una cualquiera. Esto nunca pasó. – Me levanté de allí y me sacudí la ropa con la intención de no desvelar que estuve allí. Lo que había dicho me había salido del alma y creía que era lo mejor.-
- ¿Estás segura? ¿Nada a pasado? ¿Eso es lo que tú quieres? – Dijo mirándome a los ojos, por primera vez en esa charla, y alzando la vista.-
- Lo que yo quiera da igual y a ti no te interesa ¿o me equivoco? Estoy segura que no, así que dejémoslo así. – Hice lo posible para echar a andar antes de que Ethan pudiera hablar.-
Si Ethan me llegaba a decir algo en ese instante, yo habría caído en su aparente juego. Y digo aparente por que no estoy segura de que sea un juego.
Estaba tan confundida con todo lo que había pasado… Me sentía como si estuviera dividida en dos, como si una parte de mi se muriera por hablar con Ethan y aclarar todo, y otra lo reprimía con todas las fuerzas. Pero esta vez me interpuse ante la fuerza de hablar con él e intenté reprimirlo ya que sabía que si volvía a hablar con él me confundiría aun mas.
Y es que, no entiendo por que, cada vez que estaba con Ethan yo sentía un sentimiento muy raro, inusual en mí. Me sentía rara pero, al contrario de cualquier persona, no me sentía amenazada al estar delante del chico que me quiere matar sino todo lo contrario, me sentía bien.
Di unas cuantas vueltas pensando siempre en lo mismo: Él. No entendía nada y cada vez que le buscaba una explicación o una respuesta, todo se enredaba más y entendía aún menos. Ethan era tan…No sé como describirlo.
Intenté no pensar más en él y concentrarme en lo importante.
Me fui a mi habitación donde se suponía que debería venirme a buscar Lila y acompañarme a la casa general para seguir con los trabajos.
Cuando entré en mi habitación vi a Valentina, Hugo y Lila esperándome.
- ¡Hola Sisi! – Me vino a saludar Valentina. Yo la cogí en brazos y ella me dio un beso. Era una niña tan dulce.-
- Hola princesita. – Le dije yo cariñosamente.-
- Hola Sisi ¿Dónde estabas? – Preguntó Lila extrañada. Yo le iba a contestar pero Hugo intervino.-
- ¿Estás bien? ¿Tienes alguna herida? – Dijo alarmado.-
- No, no. Estoy perfectamente. Solo salí a tomar el aire y relajarme. Salí por detrás, así que nadie me vio para hacerme nada. – Contesté intentando relajar el ambiente.-
- No te preocupes, pero no lo vuelvas a hacer por si pasa algo. – Me contestó Lila tranquilamente.-
Luego nos fuimos a la casa general que estaba mas vacía que por la mañana. Lila me explicó que se debía a que los demás solían ir al campo por las tardes y que por eso no había mucho ajetreo. Nosotras entramos en la cocina y despedimos a Hugo que se iba a su “trabajo”. También dejamos a Valentina que tenía que ir a con los niños de su edad a su colegio particular que tenían ellos montado.
Nosotras trabajamos como a la mañana. Con las misma miradas de odio y rencor que yo intentaba ignorar.
La tardé pasó lenta y con mi mente centrada en una sola persona: Ethan.
Pero, por fortuna, ya era la hora de irnos a preparar para la noche y la cena. Yo dejé todo listo para que pudieran servir la cena en los platos que yo había colocado, y me fui. Lila me acompañó hasta la habitación y luego ella se fue a por sus cosas. Me dijo que en diez minutos me venía a recoger para ir a la ducha.
Yo recogí mis cosas y preparé mi neceser. Por fin una ducha después del día tan liado como el de hoy. No había nada mejor.
Pero en ese momento, sentí como una mano fuerte me agarraba del brazo cuidadosamente.

Siento muchísimo la tardanza pero este fin de semana fue un poco peculiar para mi por eso no pude subir antes :S Pero me dio tiempo a adelantar capitulos así que mañana si que podré subir, solo necesito unos comentarios y yo os subiré el 26 :) Quería comentaros que este fin de semana se me ocurrió una cosa para la historia que pasará pronto y espero que os guste tanto como a mi :D Ya os avanzaré que es ^^
Muchísimas gracias a todos los que me firmaís, nunca encontraré palabras para agradeceros que hagaís que mi historia siga :'D
Besos grandes!!!
Si podeís pasaros por mi otra novela os lo agradezco ^^ : www.victimasdemoly.blogspot.com
Priscilla (:

viernes, 25 de septiembre de 2009

Capitulo 24: Utilidad

Lo que menos necesitaba en ese momento era hablar de lo que había pasado la noche anterior. La noche en la que Ethan me besó y yo… lo sentí como nunca sentí nada.
Intenté cambiar de tema pero Ethan se veía decidido a hablar sobre lo que había pasado. Por suerte, vi como una sombra se acercaba a donde estábamos nosotros. Vi, también, que Ethan se dio cuenta de la persona que se acercaba a nosotros mucho antes que yo.
- ¿Te parece si quedamos después de comer aquí y comentamos todo, por favor? – Me sugirió amablemente. Yo no me podía creer que Ethan fuera así pero realmente estaba interesado en hablar y yo no podía negar que también.-
- Vale… - Dije no muy convencida.-
- ¿Sabrás llegar? Si quieres te paso a buscar por dónde estés… - Preguntó tiernamente.-
- No hace falta, creo que se llegar. Es fácil. Después de comer. – Contesté yo tranquila.-
- Perfecto. Te dejo con mi hermana que ya llega de cotilla. – Ethan se había dando cuenta antes que yo, que la persona que se acercaba era Lila.-
- ¡Hola! – Saludó animada.- ¿Hubo un choque de estrellas, astros… y yo no me enteré?
- ¿Qué dices Lila? ¿Qué hablas? Que yo sepa no paso nada de lo que tu nombras.- Dijo Ethan aturdido por la pregunta sin sentido de su hermana.-
- ¡Por que mi hermanito Ethan está hablando, sin gritos ni peleas, con mi “hermana postiza” y amiga, Sisi! ¡Eso es que pasó algo que yo no se! – Contestó Lila alucinada por la imagen. Yo me sonrojé y agaché la cabeza.-
- ¡No seas estúpida Lila! Simplemente estábamos aclarando unas cosas… Me voy que tengo mucho trabajo atrasado. – Se despidió mirando a Lila de reojo y echándome una mirada, indescriptible, a mí. Después desapareció colina abajo.-
- ¿Estás bien Sisi? – Me preguntó Lila preocupada.-
- Sí… Simplemente estábamos hablando, tranquila, no volaron cabezas. – Contesté intentando parecer tranquila. Inútil ya que mi cuerpo estaba que no cabía en sí de la emoción.-
- ¿Sabes qué? No me lo creo… - Lila puso tono de desilusión.- Creía que nos lo contábamos todo, que éramos mejores amigas, e incluso hermanas pero hay algo que me ocultas. Te conozco y veo que estas mintiendo por que no mantienes la mirada fija… Vale, si no me lo quieres decir…
- Lil no es eso… No hay nada que decir… - A mi se me notaba mucho cuando mentía, era un defecto que tenía, y la gente que me conocía bien sabrá cuando miento y cuando no. Lila ya lo había adivinado.-
- Prefiero que no me cuentes eso que te “traes entre manos” y que simplemente digas “si hay algo pero no quiero decirlo”. A que mientras y me digas que no hay nada cuando es claramente evidente que sí pasa algo. – Repuso Lila con un tono serio. El tono que usaba cuando estaba decepcionada.-
- Lil… Es verdad, hay algo que no conté. – Le descubrí derrotada.-
- ¡Lo sabía! – Gritó Lila para sus adentros.- Pero no me lo quieres contar ¿verdad?
- No es eso… Confío en ti muchísimo pero el tema es delicado. – No tenía la palabra exacta con la que definir el tema pero delicado me parecía la más idónea. –
- Sabes que si me lo quieres contar yo siempre intentaré escucharlo y mirarlo desdé el punto de vista mas comprensible, Sisi.
- Lo sé… Es que se trata de Ethan…
- ¿Te hizo algo? – Preguntó Lila exaltada.-
- ¡No! Tranquilízate por favor. Ethan vino ayer de noche a la habitación… Bueno estuvimos hablando. – Mi voz se empezaba a quebrarse y mis mejillas se enrojecían aun más. – Y bueno… Nada más.- En el último momento cambié de opinión y preferí ser lo mas convincente posible. Pensé en Ethan, quizás él no quería que nadie se enterara de lo que fue ese beso “accidentado” así que la persona menos adecuada para saberlo era Lila, su hermana. Lo mas honesto por mi parte será permanecer callada. –
- ¿Se enteró Hugo? – Exclamó Lila algo alterada por su pregunta. No entendía muy bien el porqué Lila preguntaba por Hugo y no por Ethan y es que, conociendo a Lila, ella siempre preguntaría de que hablamos o cosa por el estilo. Algo pasaba con Hugo…-
- No… No dije nada, ni se enteró.
- Mejor, no le digas nada. – Dijo mas tranquila.-
Iba a responderle y preguntarle el “por qué” pero vi como Valentina se acercaba corriendo a nosotras y nos informaba de que teníamos, más bien Lila, volver a los trabajos.
Valentina se parecía mucho a Ethan, o por lo menos yo le veía parecido, era una niña de unos seis años y muy dulce.
En cuanto oímos el aviso de Valentina, la cual me cogió de la mano y me hizo ver que era “amiga”, bajamos de la colina hacía la casa comunitaria. Por el camino, Lila me iba diciendo que Jack había “mandado” ponerme a trabajar como los demás mientras no se tomara una decisión definitiva. Así que me asignaron un trabajo en el área donde esa semana trabajaban Connie y Lila. Era la cocina y a mi me tocaría ayudar a Connie con los platos y los demás utensilios.
Me asustó un poco la idea de tener que trabajar en grupo ya que sabía que no era aceptada. Pero me gustaba saber que era útil allí dentro.
No tardamos en llegar a la cocina en la que habría unas siete personas. Distinguí a Connie que corrió a saludarme y darme dos besos muy cariñosa como era ella. Las demás personas siguieron trabajando como si allí dentro no entrara nadie. De vez en cuando me miraban con esas miraditas de odio, pero nada más.
Ayudé a Connie en todo lo mandado e intenté hacerlo lo mejor posible. La hora de la comida llegó pronto. Connie y Lila me ofrecieron una bandeja con comida, que yo misma había visto preparar, para ir a comer.
Me despedí de Connie que se iba a comer con Jack y me fui con Lila a comer cerca del invernadero. Lo mas alejado posible de las miradas de odio. A nuestra comida se unió Hugo que charlaba amablemente ajeno a todo lo que pasaba. Todo pasó muy rápido y sin yo darme apenas cuenta ya había acabado la comida y ya era la hora de irme a donde me esperaría Ethan.

Aquí os dejos el cap 24. Se que esperabaís otra cosa pero la historia es así. Nada es lo que parece aun que sí quiero deciros que dentro de nada ocurrirá una cosa que nadie se espera, o sí, según como lo veaís. Una cosa que espero que os guste jeje. Pero para ese momento, este capitulo es esencial :D Ya vereís jajaja.
Muchísimas gracias por los doce comentarios, en serio que sino es por eso yono estaría escribiendo. Pronto os subiré el 25 (ya tengo escritos hasta el 27 ^^) y si mañana hay movimiento pues mañana lo teneís aquí :)
Besos y G R A C I A S!
P.D. Si podeís, pasaros por mi otro blog porfi: www.victimasdemoly.blogspot.com
Besos!!!
Priscilla (:

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Capitulo 23: Conóceme

No tardamos en llegar a lo alto de la colina. Era un lugar muy amplio y que la gente de la montaña usaba como sitio de relajación o descanso. Y es que en el lugar se respiraba un ambiente puro y libre que no se respiraba en ningún otro sitio de aquella amarga ciudad. Además hacía un día claro, aunque hacía frío, se alcanzaba ver el sol y parecía que no iba a nevar ni nada. Un día agradable.
Pero mis pensamientos se pararon bruscamente cuando la persona, a la que seguía sin verle la cara pero sus manos se me hacían conocidas, se paró en seco delante de uno de los árboles de la colina. Se giró y me miró.
Yo no pude contenerme y de mi boca salió un suspiro. Por que allí estaba él, el chico que me “robó” mi primer beso y me llevó al borde de la muerte. Ethan, con su mirada profunda y azul que me engatusaba de tal manera que no podía prestar atención a otra cosa. Él era tan… especial que no podía comprenderlo, me cegaba todo cuando estaba con él, ni si quiera podía pensar. Cuando Ethan estaba conmigo, mi mente no pensaba en otra cosa que no fuera su presencia. Era un sentimiento muy frustrante ya que yo no debía sentir nada por él. Ethan me deseaba la muerte y yo debería odiarlo, pero no podía. Tenía algo, algo que me atraía con tanta fuerza que no podía ser yo misma. O quizás fuera lo contrario, quizás era yo misma cuando estaba con Ethan… Todo era tan raro para mí…
- No quiero que te acerques a Jess ¿te quedó claro? – Habló Ethan sacándome de mis pensamientos con su, de nuevo, tono serio y endurecido.-
- ¡Yo no hice nada! ¡Solo quería encontrar a Hugo, Connie o Lila y preguntarles si podía ser útil! ¡No me vengas con esos tonos Ethan! – Contesté enfurecida ante sus, aparentes, acusaciones.-
- Yo no dije que hicieras nada Sisi. – Comentó mas calmado después de unos instantes de silencio incómodo. – Solo quiero asegurarme de que nadie te haga nada, es eso. No quería decir que tú fueras en busca de problemas.
Ethan bajó la vista hacía mis ojos. Él era mucho mas alto que yo, quizás también sea por que yo soy bajita, pero cuando estaba a su lado había una aparente diferencia de estatura muy graciosa.
Ethan se sentó de bajo de la sombra de aquel árbol. Me miró como invitándome a hacer lo mismo que él y yo contesté sentándome a la misma sombra. No estábamos muy juntos, había una distancia aparente. Pero yo tampoco quería acercarme mucho a él. Cuando lo tenía cerca mis sentimientos, y yo misma, se perdían y no podía reaccionar ya que su olor suave me bloqueaba.
- Está bien, no pasa nada. – Repuse tranquilamente.- No me acercaré a Jess y creo que ella tampoco se acercará a mi ya que no le caigo nada bien.-
- Llevas razón. – Dijo Ethan distraído.- Pero a Jess no le cae bien prácticamente nadie… - Se volvió a distraer.-
- O quizás sea yo, que nadie me puede soportar. Quizás la culpa no sea de Jess sino mía.
- Como si tu no pudieras engatusar a nadie… - Dijo entre risas sarcásticas.-
- ¿Qué quieres decir?
- Déjalo, ya hablaré de esto en otro momento. Tampoco te preocupes por la niña pequeña que te saludó antes. Es mi prima Valentina y te aseguro que es un encanto.- Comentó mientras miraba al frente, hacía la casa general dónde se veía correr unos niños.-
- Parece una niña muy tierna y simpática.
- Lo es… El tiempo que Lila estuvo fuera, yo tenía a Valentina como una hermana. Ella se quedó sin padres hace tres años por culpa de la guerra, como muchos. Ahora ella y yo somos como hermanos. Ella para mi es mi hermana pequeña y la quiero como tal. Yo para ella soy lo mismo, quizás me vea como su hermano mayor como me suele decir. – Dijo dulcemente mientras esbozaba varias sonrisas.-
- Que tierna y dura historia… - Contesté perdiendo la mirada en el horizonte.-
- ¿Quizás tú puedas comentarme algo de tu vida? Sin gritos. – Me miró y yo hice lo mismo, esbozó una sonrisa que yo intenté imitar.-
- Sí, claro, pero no sé que contarte. Pregúntame.
- ¿Tienes hermanos? – Dijo él interesado. –
- Sí, tengo dos. Una hermana mayor de diecinueve años que se llama Mia y otro más pequeño que se llama Gael. Mis padres, Ángel y Juliette, pasan mucho tiempo fuera por culpa de la situación del país. Mia no es muy responsable que digamos, la describiría como la niña rica de las películas – reímos- pero es buena, en el fondo. Yo cuidaba de Gael hasta que se hizo un poco más mayor, por que mis padres estaban fuera como te dije, y cuando apareció Lila me ayudó a llevar todo mejor. Siempre me sentía como la cabeza de familia. – mas risas. – Ahora Gael ya es casi un hombre y no me necesita tanto. El resto de mi familia la conozco poco. Yo siempre fui la oveja negra y me llevo poco con mi familia. La persona que más me comprende es mi abuela que vive en Lyon - Francia de donde es mi madre. Mi abuela antes vivía con nosotros pero cuando estalló todo ella se fue a vivir de nuevo a Francia ya que odia las guerras. Es la única que me comprende. – Agaché la cabeza.-
- ¿Por qué dices eso? – Preguntó extrañado.-
- Yo no pienso como mi familia. Ellos son… muy superficiales y yo no me siento así. No respetan mis ideas ni me dejan crecer por el camino que yo escogí en la vida, quieren que haga todo como ellos digan. A mi eso no me va, por eso decidí huir con Lila a pesar de todo lo que conllevaba. – Confesé entristecida.-
- Supongo que fue muy difícil para ti…
Se formó un silencio para nada incómodo. Yo me puse a analizar la situación, ya que era paranormal. Ethan me estaba hablando, estaba interesado por mi vida y lo más increíble de todo es que ¡me comprendía o por lo menos hacía un esfuerzo! No me lo podía creer. Quizás Ethan había cambiado pero eso era imposible, Ethan siempre seguiría siendo el mismo bruto conmigo…
Pasaron unos largos minutos en los que Ethan, de vez en cuando, me miraba para observar mi rostro. Yo me sonrojaba pero intentaba disimularlo. Peor fue cuando él empezó a hablar de nuevo.
- ¿Te parece si comentamos lo de ayer? – Dijo con la mirada fija en mi semblante.-

¡¡Hola!! Bueno siento tardar pero aquí está el 23 :D Espero que os guste y lo disfruteís por que el 24 y 25 vienen calentitos ;)
Muchas gracias a las 9 comentarios porque se molestaron en comentar y animarme, de verdad, gracias :D
Después de este tiempo aislada un poco de los blogs ya volví ^^
Besos!!!!!
Pasaros por mi otro blog si no os importa: www.victimasdemoly.blogspot.com
Gracias!!!
Priscilla (:

domingo, 20 de septiembre de 2009

Capitulo 22: ¿Me besaste?

Sentía los labios de Ethan muy suaves, ardientes, puros, sentidos… No podría describir como eran sus labios por que, simplemente, me parecía que eran increíbles.
Era mi primer beso y creo que mejor no podía ser. Fue todo tan delicado que no podía ni reaccionar. Solo pude pensar en Ethan, él. Pensar en que sentía en realidad yo por el, no era odio ni era rencor ¿entonces esas punzadas en el estómago, que parecían clavos salvajes cuando me besó, que eran? Quizás podría ser amor pero… no, no… no podía ser amor ya que yo por Ethan no podía sentir amor, era totalmente ilógico ¿o no? Pero había un cabo muy importante suelto ¿Por qué yo no apartaba a Ethan? ¿Por qué no apartaba sus labios de los míos? ¿Por qué me gustaba ese beso ardiente?
Ese beso, la acción más bella del ser humano, duró unos instantes. Notaba como si Ethan no fuera el mismo, claro que no era el mismo por que el Ethan que yo conocía jamás me besaría y menos de esa manera.
Ethan tenía sus manos colocadas ligera y suavemente sobre mi nuca. Yo, inconscientemente, tenía las mías sobre su cabello despeinado. Los dos éramos una misma persona, por unos minutos, Ethan me hizo la chica mas feliz en todo el mundo.
Los minutos pasaron rápidos mientras Ethan y yo nos uníamos en aquel beso. No entendía nada de lo que estaba pasando pero, por una vez, me daba exactamente igual ya que estaba feliz.
El silencio invadía la habitación y nosotros solo sentíamos. Pero por desgracia todo lo bueno se va.
Ethan se apartó suavemente de mí y yo abrí los ojos. Miré sus grandes ojos azulados y pude ver sentimientos en ellos pero, a la vez, podía ver un brillo que no entendía. Yo me limité a mirarlo a los ojos e intentar ver algo más en ellos, pero era imposible. Estuvimos con la mirada unos instantes hasta que el me tocó con su mano mi espalda y me recostó en la cama.
- Descansa… - Me dijo muy bajito al oído.-
La cantidad de cosas que pasaron por mi mente en ese instante eran incomprensibles “¿Qué descansara como si nada después de lo que había pasado? Estaba loco…” Yo no podía descansar como si nada hubiera pasado después de recibir mi primer beso, de la persona menos inesperada y con el sentimiento más confuso.
Me intenté incorporar para hablar con Ethan y que me explicara lo que acababa de ocurrir, pero él me miró a los ojos y me volvió a recostar en la cama.
- Ahora no, descansa. – Volvió a repetir mientras se hacía el silencio.-
Cayeron varios rayos que me asustaron pero cuando daba un respingo, sentía la mano de Ethan sobre mi mano. En un momento, cayó un rayo que me asustó y me agitó notablemente.
- Tranquila, solo son rayos, no te pasará nada… - Respondió mientras me agarraba la mano con ternura.-
- Gracias… - Contesté por lo bajo.-
Quizás por el cansancio del día anterior, o por las emociones recibidas, me dormí al cabo de un rato y notando la mano de Ethan sobre la mia. Gesto, que para mi desconcierto, me calmaba muchísimo.
La claridad de la mañana penetró en mis ojos y pestañeé varias veces intentando adaptarme a la luz. Miré al frente, donde a la noche se sentaba Ethan, pero allí no había nada “¿acaso había sido todo un sueño? ¡Imposible! Toqué su rostro con mis manos y era real, al igual que el beso. Un sueño no puede ser tan perfecto” Me decían mis adentros. Y tenían razón, no podía ser un sueño. Pero entonces ¿dónde estaba Ethan? Seguramente se habría ido a su habitación ¿no?
Me dolía la cabeza para seguir dándole vueltas al mismo tema. Así que dirigí mi mirada hacía la cama de al lado donde se supone que debería estar Hugo descansado. Pero allí no había nadie ¿Dónde estaba todo el mundo?
Me levanté de la cama lentamente. Mi cuerpo estaba muy dolorido e inestable. Me dirigí hacía la ventana e intenté deducir por la posición del sol la hora que era. Sobre las once de la mañana u once y media, no creo que mas.
Me fui hacía la cómoda y busqué una chaqueta en mi mochila. Me la coloqué, ya que hacía frío, y me puse los zapatos de ayer.
Pensé unos instantes a donde ir. Necesitaba buscar a Lila, Hugo o Connie y decirles que podía hacer. También no me vendría nada mal comer algo ya que estaba hambrienta. Así que me dispuse a ir a la casa comunitaria.
Vi gente que estaba trabajando en el invernadero pero, por fortuna, no se dieron cuenta de que yo estaba por allí.
Caminé con paso rápido pero sin llamar la atención. Quería llegar cuanto antes pero no quería llamar la atención ya que sabría lo que iba a pasar…
Cuando llegué a la puerta principal, vi varias personas que estaban allí y parecían esperar a alguien. Una de ellas era Jess y yo, al verla, me asusté ya que me acordaba de las palabras que dijo la última vez.
En ese momento vi como una niña de cabello cobrizo y de ojos verdes, ser acercaba hacía mi.
- Hola ¿tu debes de ser Sissie? – Parecía amable y sin ganas de matarme. Eso era algo muy bueno estando allí dentro.-
- Sí pero, por favor, llámame Sisi a secas. – Dije intentado ser amable pero en realidad lo que yo sentía era mucha desconfianza.-
- Vale, Sisi entonces. – Asentí con una media sonrisa en los labios.- Yo soy Valentina y soy la prima pequeña de Lila y Ethan. – Me dijo aquella niña chiquitina. Parecía muy linda y amable. Me sorprendió que me dijera “prima pequeña” porque tenía entendido que Jess era hija única…-
- ¡Valentina vete de aquí! – Gritó Jess bajando las escaleras enfadada.-
- No quiero, Lila me dijo que Sisi no me iba a hacer nada y tú no mandas en mí.- Le contestó aquella pequeña niña.-
Antes de que alguien pudiera responder, una persona apareció detrás de mí y aparto a Jess. Le hizo un gesto a Valentina que se despidió de mí con una sonrisa y una mirada feliz.
Entonces, aquella persona que seguía sin verle el rostro ya que caminaba atrás mía, me agarró la mano y me dirigió fuera de la multitud. Parecía una mano de hombre e, incluso, podría decir que me era familiar.
Me llevó hasta la cima de la colina y allí se sentó. Fue entonces cuando pude ver su rostro.

¡Me emocioné y todo por los comentarios! Muchísimas gracias y me alegro muchísimo de que os gustara tanto como a mi. Este capitulo no dice nada "aparentemente" importante pero os aseguro que el 23 dira cosas qu os dejarán Ö
Muchas gracias por leerme y comentar, sois geniales. En cuanto tenga un plelín de movimiento el blog os subiré el 23 :)
Besos!!!!
Priscilla (:
P.D. Si podeís, pasaros por mi otro blog que os estaría muy agradecida: www.victimasdemoly.blogspot.com

jueves, 17 de septiembre de 2009

Capitulo 21: En la sombra: tú II/II

Yo estaba como en una nube en esos momentos. Mi mente no era capaz de procesar la idea de que Ethan, el mismo Ethan que me llevó a las puertas de la muerte, estuviera esa misma noche allí conmigo.
Yo estaba aturdida totalmente pero tenía que conseguir una respuesta fuera como fuera ya que todo eso era demasiado extraño…
- ¿Qué quieres Ethan? ¿Piensas terminar el trabajo que empezaste hace unos días? – Afirmé intentando parecer segura pero la verdad es que estaba en la cuerda floja para que mis lágrimas volvieran a brotar de mis ojos.-
- No digas eso, por favor. Estoy aquí por ti. – Contestó el mientras me miraba con asombro. Yo no podía describir lo que en ese momento pasaba por mi mente ya que eran tantas cosas y tan seguidas que ni yo misma las podía entender.-
- No entiendo nada Ethan, explícate.
Ethan suspiró y se levantó del suelo. Hizo un movimiento y se sentó más cerca de mi cama. Mi corazón se aceleró al ver a Ethan tan cerca pero ¿Por qué me ponía así? ¿Miedo? No era miedo, fijo, nunca tuve esa sensación ¿agradable? Ya no lo sé…
Entonces él se colocó a mi lado y me miró a los ojos. Yo no veía nada, solamente cuando caía un rayo y para eso solo podía ver su bello rostro unos segundos.
- Me gustaría pedirte disculpas, Sisi. Será imposible que perdones todo lo que te hice pero si me gustaría que supieras que estoy arrepentido.- Dijo mientras agachaba la cabeza.-
¿¡Qué!? No me lo podía creer ¿Era cierto todo esto o era yo que lo soñaba? Ya no sabía que pensar… Ethan jamás me pediría perdón pero, por el contrario, lo estaba haciendo ¡me estaba pidiendo perdón!
Mi rostro mostró la duda y la incredulidad juntas. Yo no me podía creer lo que estaba oyendo así que lo único que se me ocurrió hacer fue tocar la cara de Ethan, con cuidado y suavidad, para ver si era real. Y para mi sorpresa ¡Sí lo era! Su rostro aniñado y suave lo estaban tocando mis manos con dulzura. Entonces todo era real.
Pensé unos segundos en que estaba pasando y, de nuevo, no pude reaccionar. Así que pensé en que podría decir. Si Ethan realmente estaba arrepentido yo lo podría perdonar ¿o no? Pero si no lo estaba, si lo que hizo lo hizo solamente para que yo me fiara y en el momento menos oportuno me matara ¿también podía ser esa opción?
Mi cabeza empezó a pensar muchas ideas y opciones que justificaran la actitud de Ethan en ese instante. Pero ninguna de las opciones era capaz de justificar el porqué de todo esto. Así que, simplemente, me decidí por preguntarle lo evidente.
- ¿Lo estás diciendo en serio o, simplemente, te quieres reír de mí? – Dije mientras apartaba mis manos de su rostro y le miraba fijamente.-
El dudó unos segundos sin quitarme la mirada. Me la mantenía y eso no me lo esperaba de Ethan, siempre que me miraba no era capaz de sostenerme la mirada.
Tardó en contestar y yo me impacientaba.
- Ethan, por favor, dime la verdad ¿Lo que acabas de decir era totalmente en serio? – Volví a preguntar, pero esta vez mi voz sonaba impaciente y cautelosa ante la posibilidad de que fuera una “trampa”.-
Él volvió a tardar en contestar y yo me volví a impacienta pero, esta vez, no volví a formular la pregunta y esperé a que él se decidiera a contestarla.
Pasaron unos minutos en el que solo se oía el ruido de la tormenta y mis brincos ante los sustos que me daban. En un momento, Ethan me puso la mano en mi espalda como repitiendo el gesto de “calma” que hizo en un principio.
Por fin Ethan habló, después de la caía de un ruidoso rayo.
- Sí, Sisi. Perdón. Mi actitud no tuvo nombre… No te pido que me perdones por que será imposible pero quiero que veas que estoy de verdad arrepentido y que nunca mas te haré nada.- La voz de Ethan sonaba realmente arrepentida y entrecortada. Algo muy inusual en Ethan. –
Yo no me podía creer lo que, de nuevo, Ethan dijo pero la verdad es que sí me creía que estaba arrepentido. Así que me límite a auto responderme una pregunta “¿Soy capaz de perdonar a Ethan?” Mi mente tardó en buscar la respuesta. Yo no sería capaz de odiar a Ethan así que el odio ya no lo tenía. Entonces, por esas formas, sí sería capaz de perdonar a Ethan ¿no? Pero, de nuevo, vino a mi mente una pregunta que realmente era importante en toda esta historia.
- ¿Y tú, Ethan? – Dije mientras le miraba a los ojos fijamente.- ¿Serías capaz de perdonarme a mi?
- ¿Yo a ti? No comprendo.- Dijo girando la cara dudoso. –
Tardé en hablar pero cuando lo hice, Ethan me volvió a mirar a los ojos.
- Yo soy capaz de perdonarte ya que, no se por que, no soy capaz de odiarte ni de tenerte miedo. Hay algo en ti que hace que yo no pueda tener ninguna sensación mala hacía ti. – Confesé sonrojada.- Pero tú fuiste tan tierno al pedirme perdón que… Yo te perdono con los ojos cerrados.- Noté como sus ojos se iluminaban de alegría.- Pero me gustaría saber sí tu serias capaz de perdonarme a mi. Yo te hice mucho mal y creo que todos tus actos fueron justificados. Pero yo, por el contrario, llegué aquí poniéndoos a todos en peligro por culpa de mi presencia. Llegué y por mi culpa tu hermana y Hugo se “enfadaron” contigo. Me siento la mas culpable de toda esta historia. Por eso te pregunto ¿serías capaz de perdonarme, Ethan?
Cuando terminé me puse las manos delante de la cara ya que de ella caían algunas lágrimas de impotencia. No pensaba muy bien si estaría bien que confesara todo eso a Ethan pero era la única manera… Quizás si él respondía a mi pregunta yo sería capaz de deducir, mediante su respuesta, cual sería la respuesta a la que él me había formulado anteriormente.
Pero la respuesta no se hizo esperar y él me miro a los ojos para dármela. Me cogió el rostro con sus fuertes y delicadas manos y me miró firmemente.
- Sin duda, sí. Eres la persona más delicada, pero a la vez fuerte, que conocí nunca. – Esa era la respuesta de Ethan.-
Yo no podía creer lo que estaba oyendo. Era Ethan, no cabía duda, pero ¿Por qué me hablaba a mí, Sissie, así? Su respuesta me hizo crear mas dudas de las que ya tenía.
Pero todas esas dudas se desvanecieron en el recuerdo de mis pensamientos cuando él me acercó con sus manos a su rostro. Mi corazón se desbocó como nunca antes lo había echo y en ese momento sentí sus labios con los míos.

G R A C I A S!!! Por los 15 comentarios es mi record en los dos blogs jajajaja. Muchísimas gracias yo creo que el 21 los merece ¿no? jajaa aun que nada es lo que parece lalalá (8)
Es mi capitulo favorito así que espero que os guste tanto como mi :D
Espero tambien que os guste el diseño nuevo..
Gracias de nuevo!
Besos
Priscilla (:

P. D. : Di podeís pasaros por mi otro blog os lo agradezco muchísimo: www.victimasdemoly.blogspot.com

martes, 15 de septiembre de 2009

Capitulo 21: En la sombra: tú I/II

Esa noche había tormenta así que la habitación se iluminaba cada poco a consecuencia de los rayos que caían.
Yo no tenía un sueño profundo por culpa de los rayos que me daban miedo desdé pequeña. Recuerdo cuando tenía 11 años y de noche cayó una tormenta como la que en esa noche se desataba en las montañas. Mi hermana Mia durmió conmigo por que no paraba de llorar y estuvo conmigo toda la noche aguantando mis abrazos y mis lágrimas de terror a los rayos.
Estaba media despierta por que la tormenta estaba en la peor fase. Hugo dormía como un tronco y parecía tener un sueño profundo ya que ni se inmutó ante la terrible tormenta.
De repente cayó un rayo que iluminó toda la habitación durante tres largos segundos en los que yo abrí los ojos y distinguí una sombra que estaba sentada al lado de mi cama. Me asusté muchísimo y estaba a punto de gritar cuando la sombra me tapó la boca con su mano.
Mi corazón chocó de nuevo contra mis costillas haciendo que el dolor volviera a revivir. Quise distinguir aquella sombra en la oscuridad pero me resultaba imposible. Todo era oscuro y solo veía que aquella sombra me apretaba la boca con su mano delicada. Me puso su otra mano en la espalda como si quisiera que me tranquilizara ¿Tranquilizarme con una sombra desconocida a mi lado en una noche de tormenta? Imposible.
Entonces sonó el trueno y toda la habitación vibró por el ruido.
Los rayos seguían y el tiempo pasaba. Mis adentros no paraban de pensar que volvía a estar al borde de la muerte y que porque no podían matarme de una vez y dejar de hacerme sufrir. Pero la sombra se acercó a mi oído y masculló unas palabras.
- No te asustes por favor, no te voy a hacer nada, lo juro. - ¡Esa voz! ¡No puede ser! ¿Ethan? Sí el mismo, era Ethan. Inconfundible. Pero no entendía que hacía en mi habitación y hablándome tan tranquilamente.-
Entonces me apartó suavemente la mano de mi boca. ¿Por qué lo hacía? ¿Acaso confiaba en que no me pusiera a gritar? Dudé unos segundos en que hacer pero decidí no gritar. Me relajé y respiré profundamente. Entonces otro rayo cayó sobre la montaña y yo me estremecí. Pero esa no fue la sorpresa. La sorpresa fue que Ethan se dio cuenta de que yo estaba asustada por la tormenta y me tomó la mano como un intento de tranquilizarme. Acaso ¿estaba loca y ese no era Ethan? El Ethan que yo conocía jamás haría eso, al contrario, cogería un cuchillo y me lo clavaría en la yugular sin pensárselo un segundo. Pero la persona que me agarraba la mano no lo hacía con mala intención. Esa persona me la agarraba dulce y tiernamente así que mayor fue mi sorpresa.
- Tranquila, no vine a hacerte nada. No me tengas miedo por favor. – Dijo Ethan en cuanto sonó el trueno. La voz le sonaba tan sincera y tan tierna que no me pude resistir y suspiré.-
No lo entendía ya que yo debería odiar a Ethan pero me era imposible. Odiarlo sería como odiar a una persona con una mirada profunda y transparente. Ethan era dulce y tierno, se le veía, aunque conmigo fuera una bestia, él no era así realmente. Y yo… deseaba con todas mis fuerzas conocer ese Ethan, ese Ethan de mirada dulce y azulada. Pero ¿a mi que me importaba? ¿Por qué yo tenía tanto interés? Ethan no era mas que… ¿Qué era Ethan para mi? ¿Realmente que debería sentir yo por Ethan? Supongo que esa pregunta no era la adecuada para que me la hiciera ahora. Ahora debería pensar en que hacer; si ponerme a gritar y desconfiar de Ethan, que me quiere matar. O confiar en él y arriesgarme a todo. “La segunda” Decidió mi subconsciente.
- ¿Qué quieres de mí? Por favor no me hagas nada… - Dije con mi voz miedosa por la tormenta y por… Me gustaría decir que le tenía miedo a Ethan pero no era así… Por muy extraño que parezca yo no podía tenerle miedo a Ethan, me era imposible.-
- No pretendo hacerte nada Sisi.- ¡¿Sisi?! ¿Ethan había pronunciado mi nombre adecuadamente? ¡Imposible! Esto debía ser un sueño o algo por el estilo. Él iba a seguir hablando pero yo no me resistí y le interrumpí.-
- ¿Sisi? – Me nombré incrédula.-
- Si ¿no era así como te gusta que te llamen? – Dijo él desconfiando de poder equivocarse.-
- Sí, así era. Pero tú siempre me llamas por mi nombre completo: Sissie y no Sisi, como te pedí que me llamarás. –Le dije con la intención de que respondiese a mi pregunta del principio.-
- Bueno es que vengo aquí por eso mismo.
- ¿A que viniste en realidad Ethan? – Pregunté muy dudosa de todo.-
Ahora sí que ya no entendía nada. Ethan estaba siendo amable conmigo y yo… No me lo podía creer, estaba tremendamente feliz, como si me dieran la noticia más feliz del mundo. Yo misma me estaba creando mas dudas preguntándome si sentía por Ethan cariño. Por suerte, no me pude responder ya que él mismo habló.
- No hables alto por favor. Hugo tiene un sueño profundo pero si te oye hablar seguro que se despierta. – Confesó Ethan ¿asustado? Sí, Ethan estaba asustado de que Hugo lo oyera y se despertara. Normal ya que Hugo le pegaría a Ethan y yo eso no lo quería.-
- Vale pero responde a mi pregunta ¿Qué haces aquí Ethan?- Dije por lo bajo.-
Entonces él continuo diciendo “Estoy aquí por ti…”

Siento dejarlo así pero sino quedaría MUUUUY largo y no era plan jejeje. Si el blog tiene movimiento mañana tan pronto encienda el ordenador publico la 2º parte que no tene desperdicio. Es mi favorito jejeje.
Muchas gracias por todo!
Priscilla (:

lunes, 14 de septiembre de 2009

Capitulo 20: El resto

No conseguí distinguir la persona que había girado a Ethan tan bruscamente, y con Ethan también me había girado a mí. Pero sí que noté un golpe sordo, como un puñetazo, y al momento me di cuenta que esa sombra había pegado a Ethan.
- ¡No! – Grité tirándome al suelo donde oí que caía Ethan.-
Toqué su pelo y oí unos murmullos ahogados en el dolor. No sabía quien era aquella sombra pero si que le había pegado con ganas. Yo odiaba la violencia y ver a Ethan así, no se por que ya que el me hizo cosas peores, pero me partía el alma.
- ¿Estás bien? – Pregunté desconsolada e intentando incorporar a Ethan del suelo. –
Él no dijo nada y sin apenas mi ayuda se levantó solo del suelo. Entonces me fijé en la sombra que le había pegado y no lo entendía el porque. Era Hugo, el mejor amigo de Ethan y mi “amigo” allí dentro. Tuve que ajustar mi vista ya que me seguía sin creer que Hugo fuera capaz de pegarle semejante golpe a Ethan.
- ¿Qué se supone que has hecho Hugo? – Grité sin apenas darme cuenta que estaba defendiendo a mi peor enemigo allí dentro ¿o no? –
- No te metas Sisi. Tú eres demasiado buena pero no voy a consentir que te vuelvan a hacer daño, ni a ti ni a nadie. – Dijo Hugo enfadado y volviéndose hacía Ethan para pegarle de nuevo pero yo me interpuse en su camino. –
- No quiero ver ni un golpe más Hugo. Él no me ha hecho nada ¿ves? – Le enseñé mi cuerpo sin ningún moratón reciente. – Por favor déjalo, el no hizo nada.
- No me defiendas Sissie, no necesito de tu caridad. – Me gritó Ethan mientras se limpiaba la sangre que le caía del labio.-
- ¿Aún encima, que ella es la única que evitó que te rompiera esa dura cara, le hablas así? No tienes cabeza ni tienes nada. – Le gritó Hugo.-
- Ya basta Hugo por favor. ¿No crees que hay demasiada violencia ahí fuera como para hacer mas aquí dentro? – Se hizo un silencio mientras yo hablaba.-
- ¡Oh venga cállate ya Sissie, no hace falta tener una santa aquí dentro! – Me espetó Ethan en la cara. Hugo se ruborizó todo y se lanzó hacía él pero una vez mas yo me puse en el medio.-
- ¡No! – Le grité.-
- Venga Hugo, pégame que lo estas deseando. Prefieres defender a una comunista de mierda que a tu mejor amigo. – Le provocó Ethan.-
- ¡Basta! – Grité sin darme cuenta. Salió de mi subconsciente pero ya estaba harta de esta situación. –
- Esto no queda aquí Ethan, como te vuelvas a acercar a Sisi no me reprimiré. – Amenazó Hugo que me cogió suavemente la mano y me llevo corriendo de aquella casa.-
Yo le dirigí una mirada a Ethan y pude ver como su rostro, lleno de repulsión pero con algo que me parecía extraño e indescriptible, se desvanecía poco a poco en la oscuridad de aquel pasillo.
Caminamos rápido hasta salir de aquella casa enorme en la que había empezado todo. La claridad nubló mis ojos que se cegaron ante tanta luz pero pronto se acomodaron a aquella reconfortante luz solar.
El campo, que antes de entrar en aquella casa estaba vacío, ahora estaba lleno de gente con rostros felices. Me di cuenta que estaban “celebrando” que volvían a tener provisiones gracias a Hugo, Ethan y los demás.
La gente que por allí estaba pareció no darse cuenta que Hugo y yo salíamos apurados de la casa por lo que me alegré ya que sino sería el blanco de la vista de todos.
En el campo habría unas quince personas felices y contentas. No imaginé que fueran tantos en aquel lugar pero por lo visto eran mucho mas ya que faltaban las personas que estaban trabajando en las tareas que semanalmente le asignaban a cada uno.
Me desperté de mis pensamientos cuando Hugo me paró en seco. Estábamos unos metros mas lejos del campo donde la gente celebraba la buena llegada.
Hugo me miró a los ojos y su mirada era ardiente y se le veía que acababa de rebajar su odio. Respiraba rápidamente y estaba nervioso así que yo repuse.
- Tranquilízate Hugo, por favor. – Dije con la voz dulce que solía ponerle a mi hermano Gael cuando se caía o se hacía daño.-
- ¿Qué hacías con Ethan, Sisi? Sabes que él te matará en cualquier oportunidad que le des y parece que a ti te gusta el miedo a la muerte. – Dijo sin apartarme la mirada.-
- No es eso, Hugo. Yo salí de mi habitación para encontrar la cocina y poder preguntar a Connie o Lila donde había un baño para asearme. Cuando entré en aquel pasillo me encontré con el que, simplemente, me preguntó que hacía allí. No me pegó ni nada. – Dije pausada y tranquilamente.-
- Esta bien… Debería haberte dicho yo donde estaba el baño… - Dijo apenado-
- No seas tonto Hugo, sino fuera por ti yo no estaría ni viva. Pero no debes usar la violencia, es mala.
- Lo sé lo sé pero Ethan me llegó a poner de los nervios, entiéndelo. Yo fui a buscarte a la habitación y no estabas así que me dirigí a la casa y fue cuando lo vi todo. – Dijo volviendo a poner los ojos con una llama de ira.-
- No viste nada por que no me hizo nada. Ya está. Ahora ¿me puedes decir donde hay un baño por favor? – Pregunté amablemente.-
- Claro, ven por aquí.
Nos dirigimos de nuevo a la casa general. Pasamos por el pasillo oscuro y no había nadie así que Ethan ya se había ido.
Hugo me estuvo explicando que el pasillo lo tenían así de oscuro para no llamar la atención de los aviones y helicópteros que pasaban por la zona. Por eso apenas usaban la luz.
Caminamos durante un rato y encontrábamos gente de por medio pero yo agachaba la cabeza y así evitaba ver sus rostros de odio etc.
Llegamos a una puerta donde estaba Lila con la mochila que guardaba mis cosas. La saludamos y ella comentó que Hugo le mandó venir para aquí con mis cosas mientras me venía a buscar.
Esperamos un rato en la cola que había para el dichoso baño. Cuando por fin me tocó, Hugo me dio mi mochila y yo entré en aquella puerta que siempre estaba cerrada. Allí dentro había una pequeña charca – piscina rodeada de rocas y con vapor en el aire.
Dejé mi mochila en una esquina y me dispuse a meterme allí dentro. No llegaba con los pies al fondo así que me asusté por que el agua no era lo mío. Cogí una especie de jabón que allí había y me lavé. Por fin notaba que mi piel volvía a tener el mismo color de antes, aunque al frotarme las heridas me dolieron.
El agua siempre estaba limpia gracias a que entraba el río por allí y luego salía por una especie de agujero que había al final de la charca-piscina. Además de que siempre estaba caliente gracias a que la cueva hacía como refugio del calor.
No tardé mucho en salir. Me puse un pantalón de chándal largo y de color negro y una camiseta larga básica de color blanco. En la montaña hacía frío así que lo mejor era ir abrigada. Cogí el peiné que allí también había y mi peiné mi largo, mojado, ondulado y enredado pelo. Me hice dos trenzas a cado lado y deje que se secara al viento.
Cuando salí de aquella caliente sala me fui con Hugo y Lila a la habitación. Ellos me explicaban lo que habían hecho en el día de hoy pero mi mente solo se centraba en una cosa: Ethan.
Cuando llegamos a la habitación dejé mi neceser y mi mochila en la vieja cómoda y me puse a hacer aquella fría cama. Hugo me comentó que dormiría conmigo para asegurarse de que no pasaba nada de noche y, aunque yo le insistí en que no hacía falta, el decidió quedarse rotundamente. Además a Lila le parecía una buena idea y ya eran dos contra uno.
Pasamos un rato charlando de lo que se hacía en aquel lugar, nada nuevo, y luego Lila y Hugo salieron a por algo de comer para ellos y para mí. Yo les dije que no los acompañaba por que me sentía agotada pero en realidad era para no encontrarme con más miradas de odio en la cocina.
Cuando llegaron traían consigo unas bandejas de comida. Yo solo comí un trozo de pan con algo de sopa y es que estaba muy cansada de todo el día.
Calló la noche y Lila se fue para su habitación mientras Hugo se quedó dormido en un colchón al lado mío. Yo tampoco tardé en dormirme hasta que a la madrugada una sombra me despertó.


G R A C I A S!!!!!!!!!!! Ya no tengo nada mas que decir, es que sois alucinantes!!!! Iba a subir ayer a la noche pero en cuanto vi que llevaba 10 comentarios me di cuenta que os mereciaís un cap largo (lo iba a cortar en lo que le iba a decir Hugo al salir del pasillo) por eso escribí hasta tarde y aquí teneís el capitulo mas largo que he echo^^
Espero que os guste y de nuevo MUCHISIMAS GRACIAS, SOIS GENIALES! no puedo decir nada mas por que no os hace justicia...
Besos!!!!!
Priscilla (:

domingo, 13 de septiembre de 2009

Capitulo 19: Tu sombra y la mía

Todo mi cuerpo se quedo tieso cuando notó aquellas manos rudas agarrando mi cintura. Quería gritar o correr pero todos mis sentidos estaban encogidos en aquellas manos que me agarraban fuertemente. A mi mente volvió el pensamiento de la muerte. Desdé que había llegado a aquella montaña no había echo mas que estar al borde de la muerte. Mi cuerpo había notado más que nunca las consecuencias de todo eso: estaba pálida, manchada de sangre, delgada, llena de moratones, heridas, sucia, triste… Además no recuerdo cual fue la última vez que descansé de verdad. En mi casa no podía dormir tranquila por que sabía que cualquier cosa que decía iban a echármela en cara. Desdé que conocí a Ethan y los demás nunca pude dormir tranquila sin pensar que alguien me iba acuchillar en cuanto cerrara los ojos.
Pero esa fue mi decisión. Yo había decidido escapar a esa montaña, yo había decido asumir todos los riesgo, yo me había tirado al abismo por que yo sabía que no sería aceptada por ellos. Todo era mi culpa y si en ese momento el poseedor de las manos que me sujetaban decidía matarme, yo era la única culpable.
Pensé unos instantes en mi familia y amigos como solía hacer en cuanto estaba en una situación como esta, pensar en la gente que me quería.
Pero no pude seguir el hilo de mis pensamientos, que era lo único que me mantenía tranquila, por que esas manos que me sostenían me agarraron aún más fuerte y me giraron hacía la persona que tenía detrás. Mayor fue mi sorpresa cuando lo vi, ya sabía que este era mi fin. La persona que me agarraba tan fuerte no podía ser otra que Ethan… Sí, era él quien me había “pillado” yendo hacía la casa comunitaria. Era Ethan.
Quería gritar, correr o, simplemente, decir algo para aclarar mi mente. Pero de mi boca no salió más que un “¡Ay!” por haberme girado con tanta brusquedad.
Me miró a los ojos unos minutos y no movió sus labios. Yo no podía mantenerle la mirada fija por que me moría de vergüenza. No se por que, quizás por miedo, pero tener a Ethan cerca significaba que mi corazón se aceleraba y chocaba con brusquedad contra mis costillas.
Los minutos se me hicieron eternos, como si fueran años, pero por fin Ethan decidió mover sus labios y hablar. Eso sí, sin quitar su vista fija en mis ojos.
- ¿Qué haces aquí? – Dijo muy serio.-
Ahora me tocaba responder a mí. Pero cuando intenté hablar mi voz se quebró y no pude decir nada. Pasaron unos segundos sin que ninguno de los dos hablara y el rostro de Ethan se frunció cuando vio que yo no contestaba a su pregunta.
- Te lo estoy preguntando de buenas ¿Qué es lo que se supone que estabas haciendo? – Dijo mas enfadado que la anterior vez.-
De mis ojos no paraban de brotar lágrimas y más lágrimas que recorrían libremente mis mejillas y llegaban a los brazos de Ethan, ya que me estaban agarrando.
Inspiré profundamente para coger fuerzas y hablar. No quería que Ethan se enfadara más conmigo de lo que ya estaba, si era posible que se enfadara más.
Pestañeé unas cuantas veces para así intentar cesar mis lágrimas y limpiar mis ojos. Moví los dedos lentamente ya que se me estaban durmiendo y alcé el rostro para juntarme con el suyo.
Vi el rostro de Ethan profundo en aquella oscuridad. Sus ojos azules eran el único color que se podía definir claramente en la oscuridad. El rostro de Ethan era muy hermoso. Su pelo rubio acastañado estaba alborotado por el viento y su cara estaba morena por el sol de la montaña. Sus ojos eran muy grandes y azules que hacían de su cara un lucero. Sus labios definidos y carnosos le daban el toque intrigante y su expresión le hacía una cara aniñada. Era muy guapo, realmente hermoso.
No pude mantener la mirada durante mucho tiempo, me estaba dando ¿vergüenza? Se podría llamar así, pero es que Ethan era muy bello y nunca tuve una persona así en frente de mí así que me avergonzaba. Menuda estupidez puesto que Ethan me odia a muerte y yo debería hacer lo mismo ya que estaba intentado librarse de mi. Pero no podía, no podía odiar a Ethan… Era demasiado para mi, quizás por que era el hermano de Lila, pero el odio no podía sentirlo hacía Ethan.
Volví a alzar la vista hasta encontrarme con la suya, con sus ojos profundos que te aturdían inocentemente. Inhalé una bocanada de aire intentado hablar sin que mi voz sonara perdida.
- Yo… - Volví a respirar por el miedo que me producía tenerlo tan cerca y, además, tener mis ojos mirándolo fijamente. – Solo quería encontrar a Lila o Connie y que me dijeran donde podía encontrar un baño para asearme. Hugo me comentó que estaban en la cocina e intentaba encontrarla.
Mi voz sonó perdida y asustada y mis intentos por parecer tranquila fueron en vano.
Ethan dudó unos momentos sin apartar la vista de mi. Pero noté como aflojaba sus manos rudas de mi cintura. Estaba muy fuerte y, además, era fuerte así que me podía llegar a hacer mucho daño ya que yo era muy poca cosa.
- Sabiendo que no podías salir de tu habitación ¿cómo te atreviste a venir hasta aquí? – Preguntó seguro pero incrédulo a la vez. –
Yo también tardé en contestar. La verdad es que no sabía que tenía prohibido salir de la habitación, pero lo necesitaba.
Bajé la vista una vez más del rostro de Ethan. Nunca me había sentido así ante una persona y debía ser que de verdad le tenía miedo por que no podía sostenerle la mirada. Yo siempre fui capaz de soportar muchas cosas y seguir con la cabeza alta pero con Ethan era distinto… seria el miedo ¿de verdad? Ya no sabía nada…
Pensé en que contestar por que si le replicaba se podría enfadar mas conmigo y si no contestaba, también. Estaba muy dubitativa y no sabía que decir…
El tiempo se me echaba encima y yo tenía que idear una respuesta por que vi que Ethan me volvía a apretar con fuerza. Se estaba impacientado.
- No quería hacer nada malo, por favor no me pegues que yo solo quería encontrar a Connie o Lila. No sabía que me estaba prohibido salir de la habitación, por favor no… - Se me inundó el rostro de lágrimas y comencé a llorar desconsoladamente ante el miedo de recibir otro golpe. No pensaba que Ethan fuera capaz de volverme a pegar pero mi subconsciente reaccionó con esas palabras que yo, realmente, no pensaba.
El rostro de Ethan cambió puesto que me dejó de agarra tan rudamente para hacerlo como una caricia. Yo no paraba de llorar por… no se ni por que lloraba. Pero mis ojos estaban cerrados y las lágrimas brotaban de ellos con destino a la manga de la cazadora de Ethan que interrumpía el camino de ellas.
Noté como unos pasos corrían hacía donde nos encontrábamos Ethan y yo. El momento que se había formado entre nosotros dos era realmente especial por que Ethan me tocaba, por una vez, suavemente la cintura y parecía no estar enfadado. Y yo, no se por que, me sentía en las nubes ante ese acontecimiento en el que Ethan me trataba, por una vez, de alguna forma que se le podría llamar desde el fondo: cariño.
Pero los pasos no cesaron y corrieron más en cuanto se acercaban. Ethan parecía no notarlos pero yo sí y me di cuenta de que cuando llegó cerca de nosotros la persona que se escondía en aquella sombra se detuvo en seco. De repente noté como una mano se posaba en el hombro de Ethan y lo giraba muy bruscamente, tan bruscamente que también me giró a mí. Yo solo pude mascullar otro simple “¡Ay!”

G R A C I A S!!!!! De verdad que no me puedo creer que ¡tuviera 9 comenterios! ¡Wowwwww sino es por vosotros yo no se que haría! Gracias por comentarme siempre y gastar vuestro tiempo en mí blog! GRACIAS!
Espero que el capitulo valga la pena y que lo promtido es deuda y yo dije que subiría el 19 y aquí esta :D Si hay tantos comentarios a la noche subo el capitulo 20 y sino pues cuando haya movimiento jeje.
MUCHOS BESOS Y MUCHAS GRACIAS DE VERDAD :D
Priscilla (:

P.D.: Si os podeís pasar por mi otro blog OS LO AGRADEZCO DE CORAZÓN: www.victimasdemoly.blogspot.com

sábado, 12 de septiembre de 2009

Capitulo 18: La carta

“Lo siento, sé que Ethan y tu tuvisteis un enfrentamiento por mi culpa. Debería a ver estado más atento y no dejarte con él a solas, se supone que lo conozco y debería a ver intuido que te haría algo. Lo siendo te veras Sisi, no volverá a pasar. No dejaré que se vuelva a acercar a ti y te vuelva a hacer daño, no te lo mereces. Espero estar de vuelta antes de que te despiertes. Algunos tuvimos que salir a por leña y cosas para la vida diaria aquí dentro y entre ellos salimos Ethan y yo así que no te podrá hacer nada por que lo tengo bien a la vista y como lo intente... Lila y Connie están haciendo los trabajos de cocina que le tocan esta semana y no podían librarse para estar contigo pero no te preocupes, yo no tardaré en llegar. Lo siento Sisi, me siento fatal por lo de Ethan… Nunca lo vi así… Después hablamos y, por favor, mientras tanto cuídate. Hugo.”
La leí tres veces por que no me creía que Hugo se volviera tan amable. Era un chico muy agradable pero no pensé que me podría tratar con cariño siendo yo lo que soy… Me alegré mucho ante su carta ya que me ayudaba mucho a superar lo que había ocurrido la noche anterior con Ethan. También me alegré que él no estuviera por aquí ya que ahora mismo no sería capaz de sufrir otro enfrentamiento como el de ayer. No es que le echara la culpa a Ethan pero en el fondo de mi corazón estaba deseando que él entendiera que no quería hacer nada a nadie y que pudiera tratarme como ahora lo estaba haciendo Hugo, con cariño. Pero era algo imposible, era como pedir volar entre las nubes: imposible. Me entristecí mucho al pensarlo ya que me haría mucha ilusión ver como Ethan me trataba cariñosamente. Pero la verdad, ya era una fortuna tener a Hugo como “amigo”.
Intenté dejar de pensar en Ethan y me centré en mí.
Tenía el pelo despeinado y enredado, la ropa sucia y la cara horrible. Así que decidí levantarme lentamente de la cama e intentar buscar un baño donde arreglarme o, por lo menos, encontrar mi mochila con mis pocas ropas que traje. Me dirigí a la puerta que daba fuera de la habitación.
Yo no conocía nada que no fuera aquella oscura y húmeda habitación en la que me encontraba, así que salir de allí me resultaba extraño.
Me levante con cuidado ya que me dolía todo el cuerpo. Al alzar la cabeza me empezó a dar vuelta y creía que me iba a caer ahí mismo pero me apoyé en la pared. Repose la cabeza en ella y estuve así unos minutos hasta que mi cuerpo se adaptó al lugar.
Cuando pasaron unos instantes me dirigí a la puerta. Pero antes me fijé como era aquella habitación en la que había estado desdé que llegue aquí. Las paredes eran de piedra antigua y fría. La cama estaba situada en la parte derecha de la habitación con el colchón tirado en el suelo. El colchón tenía unas sábanas blancas y muy gastadas, con una manta encima. La verdad es que allí arriba hacía mucho frío. Al lado del colchón había una bandeja con un baso de agua medio vacío. A la izquierda de la habitación había una cómoda con algunos cajones. Era un mueble muy viejo, quizás del siglo pasado, con la madera destrozada y destartalada. También había muchos instrumentos de trabajo, máquinas etc. Pensé que esa habitación sería una especie de desván o almacén donde ellos guardaban las cosas.
Después fijé mi vista en el suelo de piedra con tierra y vi que mis pies estaban descalzos. Ni lo había notado con toda la presión de levantarme de cama después de dos días… Miré hacía la parte del colchón y luego a la cómoda a ver si encontraba mis zapatos pero no estaban por ningún lado. Revisé la habitación con la vista de arriba a bajo y mis zapatos no aparecían ¿dónde los habían metido? ¿Y mi bolsa?
Entonces miré por la ventana de la habitación a ver si podía divisar algo de donde me encontraba. Solo se veía una carpa de plástico que parecía un invernadero, nada mas. Solo tenía vistas a eso y me parecía tan raro que me di cuenta que debía de estar en una caseta alejada de la casa donde vivía todo el mundo. “Tú no eres una de ellos… Por mucho que quieras no lo podrás ser nunca”. Ese pensamiento recorría una y otra vez mi mente y mis ojos se llenaron de lágrimas ante la realidad: no hay sitio para mí. Por mucho que lo intentara no lo habría jamás por que la mayoría me odian…
Me sequé las lágrimas intentando disimularlas y me dirigí de nuevo a la puerta.
Era una puerta de madera antigua, como todo, y me costó un poco abrirla. Pensé que estaba cerrada por fuera para que no saliera pero con un poco de esfuerzo conseguí abrirla. Miré que había detrás de aquella puerta y vi un pasillo oscuro y de piedra. El final del pasillo no se veía, estaba demasiado oscuro y aun que parezca una niñería me daba miedo.
Intenté coger aire y enfrentarme a aquel oscuro pasillo. La oscuridad no me gustaba y menos si no se veía el final y todo era tan viejo. Pero con valor me enfrenté a mi miedo. Fui poco a poco andando y tocando todo a mi paso para no tropezarme con nada. A la mitad del camino conseguí distinguir lo que había al final del pasillo. Una puerta, eso era lo que había. Estaba bien cerrada y parecía una puerta fuerte. Intenté llegar hasta ella con mis pasos lento e inseguros. Cuando estaba en frente de aquella enorme puerta alargue la mano y toqué el cerrojo con ella. Para mi sorpresa, la puerta se abrió y pude ver la luz del día pero cerré los ojos para céntrame. Respiré aire de las montañas después de dos días respirando aire húmedo en la habitación ahora, por fin, respiraba a gusto. Mis pulmones lo agradecieron. Abrí los ojos lentamente y observé donde estaba. Miré el cielo y vi como estaba azul y el sol calentaba aquella fría montaña. Miré alrededor y vi montañas con las cumbres nevadas. Luego miré alrededor para ver lo que me rodeaba. Vi la carpa de plástico que se divisaba desde la ventana. Al verla mas cerca me di cuenta de que era una especie de invernadero donde plantarían cosas para vivir la gente de la montaña. Miré al otro lado y solo vi un campo que parecía estar sembrado y también vi a lo lejos, bastante lejos, una casa muy grande donde supuse que vivirían todos.
Dudé unos momentos a donde dirigirme para encontrar mi ropa, un baño y algo de comer ya que me moría de hambre. Pensé en la carta de Hugo y en la parte que decía que Lila y Connie estaban en la cocina así que me decidí por ir a aquella inmensa casa para encontrarlas y pedirles que me indicaran donde podría encontrar lo que necesitaba.
Caminé indecisa unos minutos hasta acercarme lo suficiente a aquella casa. Estaba echa artesanalmente y era vieja. Era un refugio así que no podía esperarme un lujo.
Miré de nuevo a los alrededores y no había nadie. “Que raro” pensé automáticamente. Pensaba que estaría repleto de gente pero no era así. Entonces me di cuenta de que por detrás de aquella casa había muchos campos y varios utensilios y cosas que lo alcanzaba a ver. Allí estaría la gente trabajando como me había contado Hugo y Lila. Pero por lógica, la cocina debería estar dentro de aquella inmensa casa vieja ¿no? Dudé unos instantes más en entrar o no pero tenía que ser valiente y comencé a andar. Las piernas me temblaban por que, quizás, al entra ahí dentro alguien me apuntaría con un arma y me dispararía por ser una “intrusa” ya que allí nadie me conocía. Pero una parte de mi estaba cansada de estar en aquella habitación; necesitaba agua, comida, un baño, ropa… No podía quedarme ahí a la espera de que me vinieran a servir. Así que me metí en aquella casa con mis piernas temblorosas. Abrí la puerta con cuidado e intentando hacer el mínimo ruido. Estaba oscura y parecía que no había nadie. La puerta y el suelo chirriaban al pisar.
Anduve por el pasillo que había en la casa. Anduve unos minutos hasta que oí unas voces. Parecían voces de alegría pero al instante oí unos pasos que corrían. Me empezó a temblar todo el cuerpo por el miedo de que alguien me descubriera y al estar todo tan oscuro… me pudieran confundir y… No quise pensar más y noté como alguien se acercaba corriendo hacia donde yo estaba. Me paré en seco y dudé unos minutos si echar a correr o quedarme allí. Me decanté por la segunda opción por que no estaba haciendo nada malo para echar a correr, yo solo me quería informar. Pero mis pensamientos se vieron envueltos en el miedo cuando alguien me agarró por la cintura. Las lágrimas brotaron de mis ojos una vez más.

Aquí esta el 18 recién escritooo (: Espero que os guste como los anteriores y que sea de vuestro agrado.
Queria agradecer en especial a las 7 personas que me comentan (a todas que siempre lo hacen, no solo en este capitulo) Por que se que a parte de leerlo también gastaís otro minuto de buestro tiempo en comentarme. Sino fuera por eso, por que me animais con vuestros comentarios y estaís ahí cada vez que subo, yo no estaría aquí ni esta historia tampoco. G R A C I A S de verdad que os lo agradezco millones. También agradezco a la gente que me lee y, aun que no comente, le interese mi novela. Pero entended que la gente que gasta un minuto mas de su valioso tiempo en comentarme pues se agradece... Incluídos los anonimos ¿eh? que sois geniales!!!!! De verdad que no se agradecerlo :D
Mañana subiré el capitulo 19 si esta todo tan bien como hoy ^^
Millón de besos para todos!!!
Priscilla (:

P.D.: Si os podeís pasar por mi otro blog OS LO AGRADEZCO DE CORAZÓN: www.victimasdemoly.blogspot.com

viernes, 11 de septiembre de 2009

Capitulo 17: Discusión

Ethan me estaba hablando y yo no me lo cría, no entendía el porqué de todo lo que estaba pasando desde que me desperté de nuevo.
Estaba la montaña norte, con los rebeldes y la familia de Lila que parecía buena gente. La tía de Lila, Connie, me había tratado con mucho cariño al igual que su tía Jack que me había defendido de los ataques de Ethan. Roi apoyaba a Lila y con eso me apoyaba a mi, igual que Hugo. Jess me odiaba a muerte igual que Ethan… Todo eso me había pasado en tan solo dos escasos días, dos días muy importantes en mi vida ya que la había cambiado para siempre.
Miré a Ethan con ojos incrédulos ante lo que me había dicho, no lo podía entender. Él no me miró pero notó como yo si lo hacía por que su mandíbula se tensó al instante. En ese momento me vino a la cabeza que quizás Ethan me querría volver a pegar y finalizar el trabajo que anteriormente dejó a medias pero ¿entonces para que me curó? ¿tan fuerte era lo que Lila le dijo para que él aceptara y me curara? La intriga me comía por dentro así que esta vez me tocaba hablar a mí.
- ¿Qué quieres decirme a solas? – Pregunté con la mirada fija en su rostro que retornó apara juntarse con mi el mío. Mi voz sonaba asustada, normal, pero a la vez firme y segura.-
- Escúchame bien Sissie. – La voz de Ethan sonaba muy dura y con rencor. Además me había llamado por mi nombre completo y eso tampoco era normal ya que le pedí pro favor que me llamara Sisi. Mi cuerpo recibió un escalofrío que no evité que se notara ya que era cierto que estaba aterrada. Cuando Ethan notó mi escalofrío siguió hablando con esa voz ruda.- Ni se te ocurra acercarte a mi gente por que te juro que a la mínima que nos pongas en peligro no habrá nadie que te salve. Te lo juro Sissie.
Mi cuerpo volvió a recibir escalofríos muy seguidos e intensos y no volví a hacer nada por evitarlos por que el miedo me invadió, una vez más. Ethan me había amenazado claramente y como nunca, me quería ver fuera de allí y no lo iba a negar.
Inhalé aire e intenté hablar y que mi voz no sonara firme y segura pero era imposible ya que de mis ojos brotaron unas lágrimas de impotencia, debilidad y miedo.
- Yo… yo no quiero hacerle daño a nadie… Simplemente vine en busca de un sitio mejor para mí… No vine para hacer daño, no soy como crees… - Intenté seguir hablando pero ya no podía mas y mis lágrimas se intensificaron ante el esfuerzo de hablar con Ethan tan cerca de mi.-
- No me digas como eres por que todos los comunistas sois iguales, no hay distinción y por mucho que le comieras el cerebro a mi hermana o a Jack conmigo no será igual.
Me paré a pensar por unos segundos por que Ethan me tenía tanto odio pero era evidente: los comunistas mataron a su padre y yo no podría darle a entender de ninguna manera que era diferente y solo me quedaba una opción.
- No voy a hacer que creas otra cosa, cada uno piensa lo que quiere. –Dije entre sollozos.- Pero estás equivocado conmigo aun que eres de los que juzga a la primera de cambio.
- ¡Cállate la boca que tu no tienes aquí ningún derecho! – Me interrumpió dando un salto para levantarse del suelo y alzó su mano.-
Me cogí la cabeza con las manos segura de que me iba a volver a pegar ya que me había enfrentado a él pero no podía seguir machacándome, no tenía derecho.
- Pues entonces mátame de una vez Ethan, es lo que estás deseando. Hazlo.- Le dije con lágrimas cayendo por mis manos que seguían agarradas a mi cabeza para protegerla.-
- Lo que te gustaría es eso, que te pegara y luego irte de víctima pero ¿sabes que? Yo no soy tan cobarde Sissie, yo no le pego a una chica sin motivo aun que en tu caso los tenga. Voy a esperar a que la gente se de cuenta.
- ¿¡Cuenta de que?! – Grité sin apenas darme cuenta de lo que estaba diciendo.-
- De que eres lo peor que pudo llegar a nuestras vidas y que estas destruyendo todo a tu paso. – Soltó de golpe.
Eso hizo que me pusiera a llorar desconsoladamente, no podía creer lo que estaba diciendo. Me sentía culpable, mala, fría… estaba derrotada. No le pude ni si quiera contestar por que para mi tenía razón y desdé que llegue a este lugar no había echo mas que herir y destruir una familia…
Sentí como me volvía a arder la costilla que tenía herida y es que estaba aterrada ante las palabras de Ethan y no me di cuenta de que mi corazón de desbocó por la presión y me estaba hiriendo las costillas. Me volvía a arder todo el cuerpo de dolor.
Apoyé la cabeza en la almohada casi sin darme cuenta e intenté relajarme pensando en cosas que me harían sentir bien. Volvió a mi mente Dakota y Robert. Imaginé a mi familia e intenté concentrarme en eso y olvidar las crudas palabras que me acababa de decir Ethan.
Sin apenas darme cuenta me dormí en aquella dura cama. Ya no tenía hambre ni estaba lúcida como antes, ahora estaba dolida por dentro y por fuera. Pero al quedarme dormida pude eludir las palabras de Ethan que rondaban mi mente y descansar.
Pero mi descanso no duró mucho tiempo.
En mi mente aparecieron las imágenes de Ethan pero no el Ethan que yo conocía sino el que me había descrito Lila. Un chico muy sensible, cariñoso, simpático, atento… Un chico increíble y, además, con un físico de infarto.
Soñé con ese Ethan un largo rato hasta que me di cuenta que no podía, que ese Ethan para mis ojos nunca sería visto. Yo estaba asignada al Ethan rudo y basto y no al que dicen que es el verdadero Ethan… Me entristecí, mucho más de lo que esperaba, al pensar que él nunca me aceptaría y mucho menos me tomaría como amiga… No había nada que hacer….
No puedo decir cuanto tiempo estuve durmiendo pero cuando me desperté ya era de día. Me desperté con un dolor de cabeza increíble y con el estómago vacío, como nunca lo he tenido. Pestañeé para adaptarme a la luz de la habitación y supuse que Hugo, Connie o Lila estarían en ella pero me di cuenta de que no, no había nada. Se me hizo muy extraño por que siempre estaban conmigo y no me podía creer que hoy fuera una excepción. Pero en parte fue un alivio por que así me despertaría más a mi manera.
Cogí un vaso de agua que estaba en el suelo y bebí por que me moría de sed. Luego observé como iba vestida y no había cambiado nada, seguía igual. Miré mi pelo que seguía recogido en una trenza. Por último miré la habitación y seguía igual excepto por una cosa. Algo estaba tirado en el suelo apropósito. Dudé unos segundos en cogerlo pero me decidí a hacerlo. Al cogerlo me di cuenta de que era una carta dejada a conciencia al lado de mi cama así que me decidí a abrirla.
Mientras pensaba que seguramente sería de Lila o de Connie. Pero mi sorpresa fue al abrirla y ver que era una letra no conocida para mi pero sí la firma que me parecía increíble. La carta decía “Lo siento…”

La carta la pondré entera en el siguiente capitulo ^^. Esté fue un cap. triste (como la novela...) pero no juzgueís a diestro y sinientro por que quedan MUCHAS sorpresas que ni os esperaís jijiji. Muchíimas gracias por los 8 comentarios!! no sabeís cuando me algran y por eso subo a estas horas de la madrugada, por que terminé el capitulo ahora mismo y creo que os mereceís tenerlo cuanto antes ^^. Mañana si todo sigue igual de bien os subo el 18 (:
Gracias, muchas gracias (:
Besos!
Priscilla (:

P.D. Si quereís este es mi otro blog: www.victimasdemoly.blogspot.com gracias por dedicar vuestro tiempo y leerme ^^

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Capitulo 16: Intercambio de palabras II/II

El silencio duró unos minutos. Yo intentaba entender por que Ethan me hablaba y me preguntaba esa clase de cosas. La verdad es que todo era muy raro pero ¿Qué no era raro en mi vida diaria?
Hugo miró a Ethan y el le devolvió la mirada. Yo no entendía ese intercambio de miradas así que simplemente me dispuse a intentar despertar mi cuerpo poco a poco.
Intenté mover mis pies despacio. Me di cuenta de que estaba descalza y entonces me miré de arriba a bajo. ¡No tenía mi ropa! Estaba cubierta por una manta. Mis pies estaban descalzos, tenía un pantalón, que parecía de chándal, puesto y una camiseta cortada para que no rozara lo mas mínimo la herida del cuello. Me di cuenta de que llevaba un escote demasiado grande y era por que la camiseta estaba rota. Me sentí un poco avergonzada pero mi estilo es lo de menos.
Mi pelo estaba enredado pero recogido en una tranza.
Pensé en el aspecto que debía tener: horrible. Pero lo importante era que seguía viva así que lo demás era lo de menos.
Hugo y Ethan seguían intercambiándose miradas hasta que uno de ellos, Hugo, habló.
- ¿Dónde están Roi y Lila? – Preguntó Hugo extrañado.-
- Se fueron a descansar un poco, pasaron toda la mañana y gran parte de la tarde aquí y mi hermana no podía más. – Dijo Ethan mirándole.-
- Iré a llamarlos, si se enteran de que Sisi despertó y no se lo dijimos nos matarán.
- ¡No! – Les dije lo más alto que pude. Los dos dieron un respingo en el suelo y me miraron fijamente.-
- ¿Qué pasa Sisi? – Dijo Hugo preocupado.-
- No llaméis a Lila, debe estar muy cansada y no quiero que la despertéis. Ya me verá, no estoy muerta. – Le sonreí.-
- Tiene razón, mejor dejémosla descansar.- Dijo Ethan.-
Mis oídos no daban crédito ¡¿Ethan dándome la razón a mí?! No entendía nada, ahora si que todo esto me parecía una locura.-
- Vale pero que te eche a ti la bronca cuando se despierte. – Le contestó Hugo a Ethan.-
- Tranquilo. – Le repuso el otro.-
Se volvió a hacer otro silencio. Yo seguí intentado despertar mis músculos del cuerpo y ponerme un poco más lúcida ya que estaba algo aturdida aún.
Hugo y Ethan volvieron al intercambio de miradas que yo no entendía. Pero se trataba de eso, de que yo no lo entendiera.
El silencio fue de nuevo interrumpido por las preguntas inocentes de Hugo
- ¿Dónde esta Connie?
- Esta con Jess, intentando que razone. Armó un escándalo en el comedor y todos se alarmaron. Jack se quedó con ellos y ahora debe estar vigilando que todo siga su curso normal. Dijo que luego vendría. Connie iba a estar aquí pero Jess estaba encerrada en su cuarto y Connie tenía que hablar con ella. – Contó Ethan que se le veía bastante despreocupado.-
Me imaginé por que sería el escándalo que Jess montó en el comerlo: por mí. Ella me odiaba casi tanto como Ethan y si le contó a todo el mundo que yo estaba aquí, que una comunista estaba aquí, todo el mundo se volvería loco y alarmado. Por eso Jack estaba intentando que la cosa se calmara y Connie, como madre, intentando calmar a su alarmada hija.
Me pregunté si Connie y Jack tendrían más hijos… Lila nunca me hablara de eso así que me picaba la curiosidad. Pensé en preguntarle a Hugo pero me parecía muy entrometido por mi parte.
- Jess siempre se comporta igual. – Le contestó Hugo a Ethan.-
- Sí pero no va a cambiar.
- Ya lo hará, que estamos hablando de Jessica, Ethan. – Le contestó Hugo.
- Si… Pero lleva su parte de razón…
Y de nuevo se hizo el silencio. Este duró algo más que el de la otra vez, pero fue interrumpido por que mi estómago rugió de hambre.
- Debes tener hambre. – Dijo Hugo mirándome.- Llevas casi dos días sin comer nada en absoluto y eso no es bueno.
- No pasa nada. – Contesté.-
- Sí que pasa. Iré a coger algo de comer para los tres mientras Lila no viene tenemos que vigilarte. – Dijo Hugo levantándose de un brinco del suelo.- Ethan te quedas con ella ¿vale? Ahora vengo.
- Esta bien. – Contestó Ethan resentido.-
Hugo no le dio importancia, se dirigió a la puerta y desapareció. Yo estaba muy incomoda por estar a solas con Ethan pero no había otra.
El silencio se prolongó unos minutos hasta que él habló.
- Esperaba a estar a solas contigo para aclarar mis dudas. – Dijo mirándome fijamente y yo me quedé paralizada. Él lo notó y continuó hablando.-



Muchísimas gracias por los 8 comentarios, sin ellos este capitulo (el blog entero) no estaría aquí ^^ Espero que os guste este capitulo y os deje con mucha intriga aun que NADA es lo que parece jajaja (:
Se que este también fue corto pero a partir del 17 ya serán como siempre (a no ser que haya alguno puntual como estos dos) Los tuve que dividir por que sino quedaba muy largo ^^
Muchisímas gracias (...) y como siempre que si hay movimiento en el blog mañana ya teneís aquí el 17 recién salido del horno ^^
Mañana subiré los premios que hoy es muy tarde :S
Besos y millón de gracias (...)
Priscilla (:

P.D.: Si podeís pasaros por mi otro blog es este: www.victimasdemoly.blogspot.com Gracias de nuevo!!

Capitulo 15: Intercambio de palabras I/II

La persona que me estaba hablando era Hugo. Me miraba fijamente y yo intentaba esquivar su mirada.
La luz que había en el cuarto donde estaba no era muy fuerte así que supuse que sería de noche. Miré alrededor y me di cuenta de que no había tantas personas como antes. Estaba Hugo a mi lado y una sombra apoyada en la pared.
Pestañeé dos veces para que mi vista se adaptara a la luz y poder así reconocer la sombra.
Cuando por fin pude hacerlo no daba crédito a lo que veía. Era Ethan, estaba apoyado en la pared y con la mirada perdida en un punto de la habitación. Me pareció muy extraño verlo allí pero mi cabeza no estaba para pensar, aún seguía aturdida.
- ¿Cómo estas? – Me preguntó Hugo interesando en mi estado de salud.-
- Despertándome, todo mi cuerpo esta medio dormido. – Dije y me di cuenta de que podía hablar mucho mejor que antes, por lo menos la garganta no me ardía.-
- Es normal, estas muy débil así que haz los mínimos esfuerzos.
- Pero ya me siento mucho mejor. – Repuse.-
- Me alegro.-
Se hizo un silencio no muy duradero por que yo intenté mantener la conversación con Hugo ya que me gustaba mucho hablar con el.
- ¿Cuántas horas dormí Hugo?
- Casi 20 horas. Pero no estabas durmiendo, estabas inconsciente. – Contestó él amablemente. –
- ¿Qué pasó? – Pregunté intentando aclarar las dudas que rondaban mi cabeza.-
- Ethan te curó como te dije que haría. – Dijo el mirando a Ethan que se encontraba apoyado en la pared sin que moviera un músculo desdé la última vez que miré hacia allí.-
- Te dije que no lo hiciera Hugo. – Le espete.-
- Y yo te dije que no guardaría esa carga en mi cabeza. – Me contestó.-
- Entonces ¿ya no me voy a morir? – Pregunté pestañeando incrédula.-
- Por lo menos desangrada no, gracias a Ethan claro. – Rió entre dientes.-
- Gracias. – Dije casi en un murmullo mirando a Ethan. Él levantó la vista y me miró.-
Se acercó a nosotros y Hugo no se inmutó, parecía estar seguro de que no me iba a hacer nada.
Se sentó al lado de Hugo, separado de mí y me volvió a mirar con ojos confusos.
- ¿Quién eres? – Me preguntó Ethan. La primera vez que se dirigía a mí y me parecía increíble. Mi cuerpo estaba sufriendo las emociones de miedo e incredulidad a la vez. No me parecía normal que Ethan se dirigiera a mi y menos que me hiciera esa pregunta tan extraña.-
- Ethan… - Le dijo Hugo intentándolo hacer que callara.-
- ¿Quién soy? – Dije yo con mirada nerviosa y voz temblorosa.-
- Sí ¿Quién eres? – Dijo Ethan con un tono de voz neutral.-
- Me llamo Sissie pero me gusta que me digan Sisi. – Contesté nerviosa.-
- Muy bien “Sisi” ¿Qué hizo mi hermana o que le hiciste a mi hermana para que te defienda a muerte? – No entendía nada. Estaba muy confundida ante las preguntas de Ethan.-
- Ethan ya basta. Esta débil, déjala. – Dijo Hugo contestándole.-
- Le salve la vida y creo que merezco saber un poco ¿no? – Dijo el mirándolo fríamente.-
- No pasa nada Hugo, gracias. Perdona – le miré- no entiendo tu pregunta.
- Que me gustaría saber por que te llevas así con mi hermana. A Lila nunca le gustaron los comunistas y contigo es diferente, no lo entiendo. Quiero saber por que dicen que eres diferente. – Dijo el con ese tono neutral.-
- Pues no lo se… Yo no pienso como mi familia, creo que son muy egoístas. En mi casa no podía expresarme como me gustaría y solo podía hablar con Lila a gusto. Por eso me llevo así con ella, por que me entiende. Por eso estoy aquí. – Dije segura de mi misma. Se hizo un silencio, el mas incómodo de todos.-

GRACIAS GRACIAS GRACIAS!! Muchas gracias por los 8 comentarios!!! Me alegra mucho saber que estaís ahí después de toda la semana!!
El capitulo es algo mas corto de lo normal pero tuve que dividirlo en dos partes :S Mañana si sigue el movimiento os pongo la 2º parte que es muy ¿interesante? no sabría como decirlo jeje. Cambie el diseño el bog, espero que os guste ^^ aun que aun faltan muchas cosas que voy haciendo poco a poco jeje.
Muchísimas gracias de verdad que sois de lo mejor :)
Para Lysa: No creo que sea una tonteriade pregunda y estoy encantada de resondertela :) Tengo un percing en el labio ;)
Ahora os voy a dejar un test que me nombró Gaby y aprovecho esta entrada mas corta para hacerlo ^^ (en la siguiente pondré los premios ;)

1º- Cumpleaños: 9 de marzo del 94 (:
2º- Nombre: Priscilla
3º- Equipo de fútbol: púf... ¿Deportivo? ¿Manchester? nosé no tengo mucha idea xD
4º- Un deporte: surf o equitación
5º- Profesión: estudio!
6º- Idiomas: español, italiano, muy poco de ingles y mas poco de frances xD
7º- Una bebida: Fanta de naranja y zumo de piña :9
8º- Lo más bonito de tu vida: mi familia, mis amigos y mis animales ^^
9º- El día más triste: Mmm... ¿9 de noviembre del 07? no se muy bien...
10º- Una ilusión: Tantas... Ir de viaje a la India ^^
11º- Un número: 9 y 11
12º- Una letra: A y C
13º- Eres feliz: Mmm... mas o menos jaja
14º- Echas en falta algo: muchas cosas!
15º- Última película que has visto: Año uno x)
16º- Canción que te hace llorar: Always - Bon Jovi
17º- ¿Los amigos son para siempre?: Los que son de verdad amigos SÍ
18º- Eres romántica: Tengo que reconocer que si lo soy y mucho xD
19º- Horóscopo: Piscis
20º- Color de pelo: Rubio/Pelirrojo
21º- Color de ojos: Marrón rojizo xD
22º- Altura: uf no lo se... ¿1.60?
23º- Número de pie: 38
24º- Un color: ¡Naranja!
25º- Un animal: Iegua ^^
26º- Época en la que te gustaría vivir: Esta pero sino me gustaría saber como era todo en la edad media
27º- Un libro: The Host (Ian (LL)) y Orgullo y Prejucio
28º- Una revista: No sé...
29º- Serie de TV: o la veo mucho xD pero si tengo que escoger digo Buffy Cazavampiros xD
30º- Una serie de dibujos: Bob Esponja xDD Adoro a Patricio ^^
31º- Una flor: Flor de Loto (:
32º- Una fruta: Coco!
33º- Estás leyendo algún libro: The Host, por 3º vez xDDD
34º- ¿Dónde te gustaría viajar y aun no lo has hecho?: Autralia, Toronto, India, Himalaya, Hawaii, Fiji, Islas Cook...
35º- Un postre: Helado de limñon :9
36º: Novios que has tenido: ¿Obligatorio responder? xD
37º- Una marca de perfume: Diamont - Armani
38º- ¿A quien admiras?: A mi abuela y a Marta (:
39º- La persona perfecta para ti: Ufff... Simpático, ivertido, ingenioso, cariñoso...
40º- Una emisora de radio: Los40 xD
41º- Tu peor defecto: Demasiado impulsiva..
42º- Tu mejor virtud: Buscarle el lado bueno a las cosas ^^
43º- El día más emocionante de tu vida: el 20-11-08 no lo cambio por nada :D
44º- Un buen recuerdo: Cuando me hice amiga de la que es ahoa la mejor de las amigas y el día que monté a mi iegua ^^
45º- Que te hace llorar: Los recuerdos y muchas cosas...
46º- Que te hace reír: Mis tonterias de turno xD
47º- Las mejores palabras: Vive y deja vivir ;)
48º- Un sueño por cumplir: Ir a estudiar al extranjero :)
49º-A quien odias?: No me gusta la palabra odio, es muy fea :S
50º- Un día de la semana: Viernes y Sábado ^^
51º- Un actor: Jhonny Deep
52º- Una canción: Lie to Me - Bon Jovi (LL)
53º- Una película: Descubriendo nunca jamás xD
54º- Naranja o limón: Limón!
55º- Estación favorita: Otoño!!
56º- A alguien que le debes bastante: a mi abuela (muchisimo) a mi madre y a Marta :D
57º- Te has emborrachado alguna vez?: Odio el alcohol, así que no xD
58º- Personas por la que darías la vida: A todos los que quiero por que se que ellos la daran por mi.
59º- Hay alguien enamorado/a de ti?: No tengo ni idea jajaja
60º- Eres criticona?: Cuando me da si lo oy xD
61º- El día o la noche: Depende para que jaja
62º- Tienes paciencia: Muy poca!!
63º- Que quieres hacer ahora mismo: Estar en el cine tirandole parlomitas a quien yo se xD
64º- Que no perdonarías nunca: Que me engañaran muy fuerte
65º- Un peluche: Mi jirafa Leda que me regalaron cuando ací ^^
66º- La frase que mas odias: "Cuelga ya el teléfono que llevas horas" "A tal hora en casa" "LLevas mucho en el ordenador, para un poco" by: mi madre xD. Pero todas las frases que me obliguen a hacer algo
67º- La persona con la que más te ríes: Marta xD
68º- Con quien te casarías: A bote pronto con nadie, con alguien que me quiera como soy xD
69º- Dos palabras: Despistada y alocada
70º- Rubio o moreno: Me da igual xD
71º- En que piensas: En que tengo sueño xD
72º- Una frase: El comienzo del fin (la primera que me vino a la cabeza xD)
73º-Sabor de helado favorito: Todo xD pero limón :9
74º- Tienes novio: ahora mismo no xD
75º- Un/a cantante: Bon Jovi ^^
76º- Un deseo: No separarme nunca de los que uqiero!
77º- Tienes hermano: no...
78º- Pierdes el interés en una persona cuando: Cuando me miente en algo importante
79º- Sol o lluvia: Nublado xD
80º- Eres celosa: No.. según...
81º- Eres rencoroso/a: No creo...
82º- Te debe alguien algo: Un abrazo ^^
83º- Peor pensamiento: Lo de odio, reoncor...
84º- Mejor sentimiento: Felicidad
85º- Amor a primera vista?: Sin duda: SIII
86º- Crees en dios: No exactamente...
87º- Te gusta cantar: Siii en todos los sitios xD
88º- Has estado enamorado/a: La verdad es que no se si le puedo llamar "amor"
89º- Estas enamorado/ a : Creo que...no lo se xD
90º- Te parece divertido este test: Mmmm... mas o menos xD
91º- Estas triste: No..
92º- Tienes algún problema: Lo típicos xD solo tengo uno gordo
93º- Que es para ti la vida: La experiencia mas valiosa :D
94º- Te gusta el amor: Mientras no duela...
95º- Cuantos hijos quieres tener: no es mi principal preocupación xD pero si llego a tener tendría 2 xD
96º- Que nombre te gustaría ponerles: Ariela y Ethan
97º-Color de uñas: Clarito y con algo bonito ^^
98º- Amigas: de pasar el rato muchas pero verdaderas 3 (:
99º- Que deseas hacer ahora: Acabr con esto xD
100º- Elije a 3 personas para que hagan este test:
Sara: burnin'up story
Marta: In the middle
Pau: -mi nueva vida-

P.D. Como vi que muchos teneís msn pues aquí os dejo el mio por si me quereís agregar ;) : awatermelon@hotmail.com
Besos!!
Priscilla(: