BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS »

sábado, 29 de agosto de 2009

Capitulo 13: Madre e hija

Lila se acercó hacía donde estábamos Hugo y yo.
Cuando Lila se apartó ligeramente pude ver con claridad quien era el que venía detrás de ella y mis ojos no daban crédito ¡Era Ethan! Y sin ningún moratón o sea que no hubo violencia. Mi rostro se alegró por que los dos pudieran arreglarlo y por tener una oportunidad de “salvarme”. No entendía por que pero mis sentimientos me decían que a Ethan le estaba costando mucho, muchísimo, estar allí. Todo signo de alegría al verlos se desvaneció por completo ya que Ethan estaba obligado y eso era lo que le dije a Hugo, preferiría que no me salvara…
Pero mi mente se centró en las demás personas que estaban en la sala. Al lado izquierdo estaba Jack pegado a Ethan, al otro lado de Ethan estaba Roi mirando fijamente como se acercaba a nosotros Lila. Detrás de ellos dos había dos personas que no conocía de nada. Una mujer de la edad de Jack, mas o menos, con el pelo liso, castaño claro y de una longitud por los hombros. Sus ojos eran grandes y de un color chocolate. Su cara era redonda y gordita, con los pómulos realzados. Tenía la sonrisa en su cara, una sonrisa muy simple pero que trasmitía cariño. No era una mujer muy alta y tampoco muy esbelta pero había algo en su cara que la hacía encantadora.
La otra persona desconocida era una chica, de la edad de Lila más o menos. Con el pelo largo y rubio, ojos marrones y cuerpo delgado. Estaba sería y parecía una chica fría. Miraba a Hugo con desprecio y no entendía por que.
Dejé de observar a las personas que estaban en el cuarto en cuanto Lila me tocó la frente.
- ¿Cómo te sientes? – Me preguntó dulcemente.-
- Mejor, Hugo me hizo mucha compañía. – Conteste intentando que mi voz, dolorida, sonara lo mas firme posible.-
- Me alegro pero ya te pondrás bien.- Contestó ella.-
Hugo alzó la vista hacía la chica que parecía ser fría y le dirigió una mirada penetrante.
- ¿A que viniste Jess? - Dijo Hugo con voz enfurecida.-
- A ver como Ethan nos pone a todos en peligro salvando a esta. – Contestó ella señalándome con la barbilla y con tono egocéntrico.-
- ¡Lárgate ya Jess o te saco yo! – Era la primera vez que oía hablar a Ethan en todo el rato y estaba muy nervioso y enfadado.-
- ¿Acaso no te das cuenta Ethan? Tu hermanita acaba nada más de llegar y ya nos pone a todos en alto peligro. – Contestó ella.-
- ¡Que te largues ahora mismo Jessica! – Le dijo Ethan volviéndose hacia ella y esquivando los brazos de Roi que le sujetaban.-
- Basta ya chicos. – Dijo la mujer que seguía siendo misteriosa para mi.- Ethan tiene razón Jess, será mejor que te vayas y ya hablaremos.-
- ¿Y dejar que nos maten a todos por esta? ¿Pretendes que me quede tan tranquila? – La voz de la que llamaban Jess, Jessica, sonaba como un pito en mis oídos, hablaba demasiado alto.-
Hugo se levantó bruscamente del suelo donde estaba sentado todo el rato y se dirigió a donde estaban Ethan y Jess. Cogió a Jess del brazo y la arrastró hasta el pasillo. Se oían los gritos de impedimento de Jess pero nadie hacia caso así que pensé que Hugo estaba haciendo lo correcto.
Jess parecía una chica con mucho carácter y sin duda no estaba nada de acuerdo con que yo estuviera allí, como la mayoría. Pero lo que no entendía era por que Ethan le contestó así cuando ella estaba en lo cierto, al curarme pondría a todos en peligro por que yo era el peligro.
Lila se sentó donde estaba antes Hugo y los gritos se fueron desvaneciendo. Entonces la mujer, todavía misteriosa para mi, se acercó lentamente hacía nosotras.
- Hola guapa ¿Cómo es tu nombre? Yo soy Connie la tía de Lila y Ethan.- Parecía amable y tranquila. Lo mas raro de todo es que parecía no odiarme.-
- Ho… - me seguía costando hablar y el nerviosismo del momento no ayudaba- hola… soy Sisi. – Contesté al fin.-
- Hola Sisi – me sonrió y se colocó a la altura de Lila- no tienes por que preocuparte, yo creo a Lila y no te voy a hacer daño. Imagino lo asustada que debes de estar y lo dolida, lo siento mucho. – Su cara parecía transmitir compasión de verdad.-
- No… no se preocupe… estoy bien… - Intenté contestar.-
- No me llames por usted por favor, mi nombre es Connie y así me llama todo el mundo. – Me sonrió.-
- Gracias
- No hay de que Sisi, no veo en tus ojos el retrato de maldad que se puede ver en otros. Yo también creo que eres diferente y estoy dispuesta a ayudarte en lo que necesites. – Me sentí alagada ante las palabras de aquella mujer de unos cincuenta años y llamada Connie.-
- Que no te asuste mi tía Connie, Sisi – me dijo Lila en quien confiaba ciegamente- ella es muy buena persona, siempre fue como una segunda madre para mi y nos ayudará. – Si Lila lo decía no tenía por que preocuparme.-
- Gracias. – Volvía a decir cansada.-
- Tampoco te preocupes por mi hija Jess, ella es un poco especial y, bueno, ya la irás conociendo. – Repuso Connie cariñosamente.-
¿Entonces Jess era hija de Connie y Jack? Por que creí que Connie sería la mujer de Jack por lo que comentó Lila. No creí que de ellos dos saliera Jess… Los dos parecían tan buenas personas… ¿Qué le ocurriría a Jess para volverse tan egocéntrica? Parecía que mi presencia causaba mas desastres que un huracán.
- Tía parece que las heridas están volviendo a sangrar. – Le dijo Lila a Connie mirándome al cuello muy preocupada.-
- No pasa nada Lil, estoy bien. – Traté de consolarla.-
- No, no lo estas Sisi y no intentes convencerte de lo contrario. Roi ¿puedes llamar a Hugo? Lo necesitamos. – Dijo Lila mirando a Roi que asintió.-
- Lil no hace falta de verdad, lo prefiero así. – No podía hablar mucho sino ya me pondría terca para que lo entendiera.-
- No Sisi, si hace falta y mucha. Así que no intentes gastar fuerzas en vano por que mientras yo este aquí nadie te va a tocar un pelo y menos voy a dejar que te mueras.- Dijo ella enfadada.-
- Tiene razón Lila. Sisi estas muy herida y lo mejor es que te curen.- Connie parecía muy buena persona, me estaba convenciendo.-
- No quiero…- Poco a poco intentaba hablar.- No quiero que me curen… No quiero que nadie haga algo que no deseé… que se sienta obligado… por favor no…
- ¡Ya basta Sisi! No lo voy a permitir entiéndelo. No gastes fuerzas.
En ese momento Hugo apareció por la puerta y se dirigió hacia mí. Me tocó el cuello delicadamente y con ternura, esa ternura que rebosara de él.
- El parche se esta deshaciendo, vuelve a sangrar.- Dijo finalmente separándose un poco de mi.-
- Pues es el momento de que la cures ¿Ethan? – Lila miró a Ethan con una mirada muy clara.-
- No… - dije lo mas alto que pude- por favor
- Ya esta Sisi, ahora decido yo por ti que parece que tú no estas en tus cabales.
- ¿Otra vez con la misma historia? – Dijo Hugo mirándome confuso.-
- ¿También te dijo esto? – Le preguntó Lila.-
- Sí, dijo que no quería ser curada. Ella no quiere “obligar” a nadie a que le cure y que en el fondo este deseando su muerte. –Contestó Hugo a al pregunta de Lila.-
- Pues se siente Sisi, te vas a curar quieras o no.
- Hazle caso Sisi, será lo mejor por que no vamos a permitir que te mueras. – Me dijo Connie cogiéndome la mano.-
- Vamos Ethan. – Lo llamó Lila.-
Ethan seguía al lado de la puerta junto a Jack que nos estaba observando todo el rato con cara de satisfacción por la actitud de su mujer y su sobrina. Pero cuando Lila llamó a Ethan el…


Tengo que decir lo mismo que en Víctimas... Aquí os dejo el capitulo 13, mi último capitulo :( Voy una semana (de domingo a domingo) a ver a mi familia en Galicia y no podré subir hasta el domingo de la semana que viene (seguramente ni el domingo, hasta el lunes no creo...) Así que este será el último que suba en una semana... Pero no quiro dejaros con la intriga tanto tiempo así que le pedi a una amiga (Marta de Lluvia de verano ^^) que me subiera los capitulos. Le dejé escritos el 14, 15 y 16 y en esta semana los ira subiendo para que los podaís leer. Y ya el lunes recupero el ritmo normal subiendo todos los días (:. Me tendré que poner al día con todos los blogs que tampoco podré comentar :S Lo voy a echar tanto de menos... Cuidaros mucho y espero que os guste este capitulo. Va entrando gente nueva en la novela y solo os adelanto que en los 3 capitulos siguientes habrá mayor intriga y trama. Espero que os guste, de verdad. Muchas gracias por estar siempre ahí y nos vemos en una semana que prometo que en cuento empiece de nuevo mi ritmo la historia será muy interesante, diría hasta demasiado jaja, espero que os vaya a gustar.
Hasta el domingo 6 de sep.^^
Besos!!!!
Cuidaros que os echaré mucho de menos, sobretodo a las historias :'(
Priscilla (:

viernes, 28 de agosto de 2009

Capitulo 12: Confianza

A Hugo le costó continuar con la explicación de cómo Lila podría convencer a Ethan.
- Hugo – agregué al silencio que se había formado- no es necesario que me lo cuentes si te sientes incómodo, no es mi intención.
- No es eso, simplemente me cuesta explicarlo. Lila es una chica genial pero a veces tiene cosas que desconciertan.- Confesó.-
- Sí, Lila tiene algunos “secretos” que no revela a nadie, o por lo menos, eso creo.
- Sí, así es. Esos secretos de Lila desconciertan
- Entonces ¿no sabes como va a hacer que Ethan me cure?- Mi voz ya sonaba muy débil por culpa del dolor que tenía a causa de las heridas pero no estaba dispuesta a zanjar ahí la conversación.-
- Lila comentó algo pero solo por encima, creo que solo Jack lo sabe. Yo solo te podría decir lo que Lila comentó.- Dijo él con la mirada perdida.-
- Me gustaría saberlo, no quiero que haya violencia entre ellos y si se trata de eso me sentiré fatal.- Le respondí.-
- Te cuento. No se trata de violencia. Lila y Ethan son dos personas increíbles y muy bondadosas. Lo malo es que Lila te quiere y eso hace la furia de Ethan salte por que recuerda lo que pasó con su padre. Supongo que Lila ya te comentó lo que pasó con su padre. – Asentí con la cabeza y muy atenta a sus palabras.- Bien, pues Ethan tiene mucho rencor a gente materialista. El único odio que tiene en su corazón es ese y no puedo olvidarlo porque siempre tiene en mente la frase de porque matan a persona que no hicieron daño, como su padre.- Un escalofrío invadió mi cuerpo.- Pero Ethan debe entrar en razón, no todo en este mundo y fuera de este lugar es malo. Lila dijo que hará que entre en razón demostrándole que eres buena, demostrándoselo de una forma especial. - ¿Una forma especial? ¿Qué forma? No entendía esa “forma” en la que Lila se lo explicaría a Ethan pero solo pensarlo me recorrían escalofríos por todo mi cuerpo.- Ella no dijo la manera porque dijo que solo ella la conocía así que solo te puedo contar eso.- “Sorprendente” pensé para mi misma. Era una sorpresa la forma de actuar que tenía Lila en estos casos, era todo un lince.-
- Gracias Hugo, me alivia saber que no va a ver violencia.- Sonreía aliviada.-
- No la habrá pero… dudo que Ethan entre en razón, está muy dolido. Ojala que lo haga por…- Le interrumpí.-
- Porque lo necesito, ya lo sé. Pero preferiría que no lo hiciese.- Le confesé.-
- ¿Cómo? ¿Es una broma? – Dijo muy extrañado.-
- No es ninguna broma Hugo. Es, simplemente, que no me gusta que una persona haga una cosa forzado u obligado. No me parece algo justo. Simplemente es eso, prefiero que no lo haga.
- ¿Entonces prefieres morir aquí desangrada? Creo que te diste un golpe en la cabeza o algo. – Se hizo un silencio al que luego Hugo añadió.- Sisi – era la primera vez que oía mi nombre tan claro salir de su boca- estás equivocada, nadie merece morir y menos si está en manos de alguien su salvación. Creo que estás muy confundida por la situación.
- No estoy confundida. – Repuse.- Solo creo que Ethan no se merece pasar por el “sacrificio” de tener que curarme cuando, en el fondo, esta deseando mi muerte. – Dije muy segura de mi misma.- ¿A ti te gustaría salvarle la vida a una persona cuando, en el fondo, deseas su muerte?
- Sí. – Contestó muy seguro.- Prefiero salvarle la vida y luego arreglar cuentas que tener el sentimiento de ser un asesino dentro de mí toda la vida.- Concluyó.-
La reflexión de Hugo me parecía muy profunda e interesante. La verdad es que Hugo me había sorprendido desdé que empecé a hablar con el, era tan… ¿diferente? Me parecía un chico muy agradable y con el que se podía hablar.
Pero, por desgracia, mi voz cada vez sonaba mas fina y débil y me costaba demasiado esfuerzo hablar. Y Hugo lo notó en cuanto intenté inhalar una bocanada de aire y el dolor se reflejó en mi cara.
- Deberías descansar, estás muy débil para hacer esfuerzos. – Dijo él mientras cogía algo del suelo se encontraba mi colchón.- ¿Quieres beber? – Me ofreció un vaso de agua que sacó de al lado de mi cama.-
Tenía la garganta seca pero pensar en el paso del agua sobre ella me producía un ardor inexplicable. Necesitaba beber pero el dolor sería demasiado fuerte. Pero el ansía de hidratación me invadió e hizo que asintiera silenciosamente con la cabeza. Hugo acercó el vaso de agua a mis labios y me ayudó a beber. Eso se lo agradecí en el alma ya que apenas podía mover un dedo de mi mano para coger el vaso.
Bebí con mucho cuidado ya que cada gota que pasaba por mi garganta me quemaba. El dolor era muy profundo pero la sensación aliviada de sed me produjo más satisfacción que dolor.
Acabe de beber y Hugo apartó el vaso cuidadosamente hacía el suelo donde estaba.
- Tendrás hambre pero no es conveniente que pase algo sólido por tu garganta sin antes tener la opinión de Ethan. Yo solo pude hacer un poco.- Me comentó Hugo con la mirada fija en el suelo.-
- No pasa nada, estoy bien dentro de lo que cabe. No te preocupes. Muchas gracias por aliviarme el dolor que tenía en mis heridas. – Le agradecí.-
- En realidad no te alivié apenas nada, no hace falta que finjas. Algo se de medicina pero no tanto como para curar semejantes heridas. – Dijo apenado.-
- Serás un gran médico si te lo propones. Por lo menos evitaste que se me pusiera peor, eso no lo haría cualquiera. Gracias. – Le sonreí intentando quitar ese sentimiento de su rostro.-
Hugo se quedó callado un tiempo, no podría decir cuanto, como hacía antaño. Parecía pensativo y sumiso a su mente pero yo agradecí su silencio para poder recuperarme, una vez más, del esfuerzo que me costaba mantener una conversación.
El silencio se mantuvo por un largo rato hasta que yo intenté cambiar de postura y todos mis huesos crujieron y el dolor se hizo agudo y, de nuevo, insoportable.
- Espera que te ayudo. – Se ofreció Hugo.-
- No hace falta, con una poca agilidad puedo. No quiero que te sientas incómodo.- La verdad es que yo era muy poco ágil y sabía que Hugo no estaría cómodo ayudándome a colocarme en la cama así que intenté hacerlo sola, mala idea.
- Sinceramente, Sisi, no creo que puedas sola así que déjame ayudarte, mejor será sino quieres ponerte peor y yo no quiero cargar con la culpa toda mi vida.- Me cogió en brazos muy suavemente y me ayudó a incorporarme un poco en aquella estrecha cama. –
Cuando sentí como Hugo me cogía en brazos todo se paró en seco. La verdad se me hacía muy extraño, demasiado, el que Hugo me ayudara pero lo necesitaba de verdad. Lo hizo todo con tal delicadeza que apenas pude sentir dolor, fue estupendo poder estar tranquila aun que solo fuera durante unos segundos ya que luego el dolor apareció de nuevo. Cuando Hugo iba a hablar y yo a agradecerle lo que había echo, nos interrumpió unos pasos de unas personas por aquel pasillo de piedra.
- Aquí vienen.- Dijo Hugo mirando fijamente a la puerta y recuperando su postura.-
Entonces entró por la puerta Lila acompañada de más personas. Una de ellas estaba detrás de Lila por lo que no la podía ver hasta que entró directamente a mi habitación y…

Siento dejarlo así pero quería guardar la intriga para el capitulo 13 en el que aparecerán mas personas (: Espero de corazón que os guste la entrada y la disfruteís. Gracias a los que siempre comentaís ya que sino es por vosotras yo no seguiría con esta historia :(
Muchísimos besos!
Priscilla (:

miércoles, 26 de agosto de 2009

Capitulo 11: Cuentame

Aquella sombra se acercó a mí. No sabía quien era y eso me provocaba varios escalofríos juntos. Entonces noté como la sombra me habló tranquilamente.
- No te voy a hacer nada, tranquila. Ahora vendrán todos, están con lo de Ethan y a mi me pidieron cuidarte.- ¡Esa voz! Esa voz me era familiar. Sí, era Hugo con su aterciopelada voz. No entendía por que él me ayudaba pero supuse que sería por su hermano y por Lila. Intenté hablar pero mi voz sonó como un hilo.-
- Puedes… hacer… lo que Ethan… te pidió… Se que aquí… No soy bienvenida y… no quiero hacérselo pasar mal a Lila…- No podía seguir porque el dolor se volvía insoportable.-
- No, yo no soy un animal. Lila dice que tú eres diferente y yo siempre tuve mucha confianza en Lila así que la creo y creo que hará entrar en razón a Ethan, tranquila. – Se hizo una pausa pero en ese momento Hugo exclamó.- ¡Uy! Soy un descortés. No me presenté. Mi nombre es Hugo Faeelin y soy el hermano pequeño de Roi. Perdona por no presentarme supongo que estarás muy asustada por ello ¿Tú eres Sisi verdad? – Se me hacía raro estar hablando de esa manera con él pero prefería eso a los golpes bruscos de Ethan.-
- Si…- Cogí aire ya que me costaba mucho hablar, era un esfuerzo mayor.- Si… soy Sisi Vistange… No estoy asustada sino muy confundida… - Reconocí.-
- Sí, esa suele ser la primera impresión. Estás en una habitación de la cabaña donde vivimos todos los que queremos ser “rebeldes” en la parte más alta de la montaña, en la parte rocosa. Somos una especie de familia y nos ayudamos unos a otros ya que convivimos todos juntos. – Dijo el muy amable conmigo. Estaba muy aturdida por el momento pero necesitaba saberlo.-
- Disculpa… mi atrevimiento.- El aire me seguía faltando y mi voz seguía sonando débil.- Me pregunto el porqué. Porque tú te no me quieres ver muerta como casi todos, perdona, pero no lo entiendo. – Reconocí casi sin aire y con las lágrimas en mis mejillas.-
- Sí, la verdad es que es extraño pero yo me lo tomo como un favor personal. Lila es como una hermana para mi y mi hermano la quiere mucho, diría que hasta demasiado. Ethan es mi mejor amigo pero Lila y mi hermano me pidieron como un favor persona que les creyera sobre ti. Y bueno, también pienso que Ethan actúa incorrectamente y si Jack también confía en Lila yo también debo hacerlo. Por eso estoy aquí, me lo pidieron.-
- Gracias.- La verdad es que aliviaba mucho tener a alguien de tu parte y que te creyera y no te quisiera matar, era muy agradable.-
- En realidad no lo hago por ti, lo hago por ellos. Pero no creo que nadie merezca que se les maltrate como han hecho contigo.- Reconoció Hugo.-
- No me lo tomo como un maltrato…- Mi voz seguía siendo un hilito.- Él solo intentaba proteger a los que quiere y al fin y al cabo yo soy el enemigo ¿no? Estaba invadiendo todo y Ethan actuó como creyó necesario. – Mis palabras salían muy delicadamente de mi boca.-
- Visto de la manera en la que tú lo expones, llevas razón. Pero sigo diciendo que la violencia no lleva a ninguna parte.- Replicó él.-
- Yo también lo creo, pero justifico esta “agresión” como violencia justificada.
- Tienes mucha capacidad de razonamiento ¿sabes? No me lo esperaba, la mayoría de los tuyos… perdón, los materialistas no son así. Puede que tengas algo de diferente. – Reconoció de nuevo Hugo.-
- Siempre me sentí diferente a los demás, creo que mi lugar no esta en ninguna parte por eso me arriesgue a venir con Lila.- Le comenté.-
- ¿Te puedo hacer una pregunta? No la respondas sino quieres, estás en tu derecho.
- Adelante.- Le insistí.-
- ¿Por qué? ¿Por qué dejaste que se fuera de tu casa Lila, por que traicionaste a tu familia, porque te escapaste?- Las preguntas salían de su boca rápidamente y se sentía avergonzado por su imprudencia pero yo intenté responder de la mejor manera ante mi delicada voz.-
- Nunca encajé en mi familia. Quiero mucho a mis padres pero ellos son de unas ideas que yo no puedo comprender y ellos tampoco pueden entender las mías. Mis hermanos, Mia y Gael, son muy buenos pero también piensan lo mismo que nuestros padres. Era infeliz allí. Con la única persona que podía expresarme libremente era con Lila y por eso le “ofrecí” escaparnos para aquí. A pesar de mi arriesgada decisión no me arrepiento.
- ¡Vaya! – Exclamó él sorprendido por lo dicho.- ¿Eres lo que se dice un bicho raro no?
- Si, se podría decir así. Una manera de abreviarlo
- No me esperaba la historia así. Conmovedora, bueno, quizás algún día alguien de acepte aquí y puedas encajar.- Intentó él animarme sin mucho éxito.-
Entonces se hizo un silencio en el que yo intenté descansar del todo el esfuerzo que había echo tras la conversación tan intensa que tuve con Hugo. Parecía un chico muy agradable y comprensivo. Pero sin duda, lo que no podía parar de rondar mi cabeza era Lila y Ethan. Se me hacía difícil asimilar que Ethan fuera quien me hiciera las heridas que me llevaran a “la muerte”. Ese chico con el físico tan inocente y angelical me provocó aquellas heridas. La verdad me parecía imposible. Pero entonces rondó en mi cabeza la frase aquella que dijo Lila antes de dormirme “yo se como hacer que Ethan cure a Sisi”. Jamás me contara como hacer que su hermano entrara en razón sin usar la violencia. No lo comprendía.
- ¿Hugo? – exclamé sin mucho aire.-
- Si, dime. – Contestó él sorprendido por que lo llamara.-
- Entiendo que Ethan me odie, quizás yo también actuaría como él si estuviera en su situación.- Quería seguir pero él me interrumpió.-
- Ethan es todo dulzura, parece increíble pero lo es. Te trata así por que odia a todos los materialistas desde que mataron a su padre. El único odio que hay en su corazón es ese.
- Sí, lo sé. Por eso digo lo de “violencia justificada” – Le contesté.-
- Sigo diciendo que no lo es. Primero se conoce a la persona y luego se actúa.
- Quizás pero…- me paré ante la vergüenza de la pregunta que iba a hacerle.-
- ¿Si? – Dijo el al ver que no seguía con mi frase.-
- ¿Cómo lo va a convencer Lila? Ella antes dijo que solo ella sabía como convencerlo ¿sabes cual es esa cosa que hará ver a Ethan lo que Lila le pide? – Le pregunté avergonzada.-
- Sí lo sé.- Dijo él mirando al cielo.-
- ¿Puedo saberlo?- Le pregunté y el asintió con la cabeza, me empezó a decir lo que pasaba. Sorprendente.-


Se que no os esperabaís esto pero os adelanto que el cap 12 aparecerá mucha gente interesante, entre ellos, Ethan. Y no digo mas jajaja.
Espero que os guste este capitulo como a mi y que entendaís que Ethan tiene que ser así pero que la historia no acabó y Sisi sabrá que hacer para que Ethan la crea ;)
Si mañana tengo comentarios subo capitulo. Si tengo mucho movimiento por la noche lo subiré ^^
Besos y muchas gracias!
Priscilla (:

martes, 25 de agosto de 2009

Capitulo 10: Sola

El rostro que me estaba curando no era conocido para mí pero la sorpresa que me llevé tampoco lo era.
El rostro que veía era el de un chico, de unos diecisiete o dieciocho años, piel clara y pelo ondulado. Sus ojos me dejaron maravillada. Era de un color verde esmeralda con un brillo intenso. Su estatura era normal y estaba más bien fuerte. Pero por más que me esmerara en pensar quien era ese chico no me salía nadie. No lo conocía…
Me estaba limpiando la herida del cuello con esmero y cuidado. Tenía un bote de alcohol ya bastante gastado, otro de suero, unas gasas y un esparadrapo. Me estaba echando un poco de suero antes de echarme el alcohol y el suero hacía que la herida me aliviara mucho aun que no paraba de sangrar. Sentí como me pasaba con mucho cuidado la gasa y como la sangre empezaba a remitir. En ese momento sentí como me caían unas gotas que para mi eran acido aun que en realidad era el alcohol que me estaba desinfectando la herida aun que para mi era acido puro.
- ¡Ay! – exclamé sin mucho aire. El alcohol me estaba causando mucho dolor.-
- Tranquila Sisi, ahora te dolerá pero es necesario hacerlo para que se cure.- Eran la voz de Lila que se acercaba lentamente hacía mi con su sonrisa tranquilizadora.-
No podía ver bien donde estaba. Parecía una habitación antigua. Las paredes que alcanzaba ver eran de piedra. Estaba tumbada sobre un colchón tirado en el suelo. La ventana por donde entraba un poco de luz estaba a mi lado derecho pero no alcanzaba a ver de donde venía aquella luz. Vi que allí estaban el tío de Lila, Jack, y Roi. Pero seguían sin saber quien era el chico que me estaba aliviando el dolor. Me gustaría saber quien era pues me estaba haciendo un gran favor.
Pronto acabó con el alcohol y me puso una gasa. Se dirigió a mi cara donde pude ver con mejor facilidad su rostro. Me dio mucha vergüenza que una persona se acercara tanto a mí. Estaría horrible con tantas heridas y llena de tierra pero me daba igual, la verdad, me gustaba contemplar aquel rostro.
Con la cara también termino pronto y me puso la misma gasa. En la cara no me dolió tanto, sería porque no sangraba tanto como en el cuello.
Intenté seguir con mis pensamientos pero una conversación me interrumpió.
- Muchas gracias Hugo te estoy tan agradecida.- Era Lila ¡y el chico que no reconocí era Hugo, el hermano menor de Roi! No me lo podía creer. Pensé que el también me tendría asco como Ethan.-
- No hay nada que agradecer. Puede que no sea de mi agrado pero no podía dejar a un ser vivo desangrarse.- Dijo él dirigiéndose a Lila. Tenía una voz fina y aterciopelada. No era tan sereno como Roi, simplemente era como mas aniñado e inocente.- Pero hay un problema. – concluyó.-
- ¿Qué pasa Hugo? – Preguntó Lilas preocupada. Se hizo un silencio en el cual Hugo me dirigió una mirada fugaz que no pude interpretar.-
- Venga chaval ¿Qué problema hay? – Dijo Jack impaciente.-
- Yo pude calmar la hemorragia con lo poco que vi de Ethan cuando las curaba. Pero no le aguantará mucho, un día como muchísimo. Y no se podrá hacer otro parche, ya no valdría para nada. Ethan es el que tiene que suturarle la herida, Lila. O Ethan o James y ya te dijo Jack lo que pasaba con James. O le sutura la herida Ethan o ella… se desangra. Por lo que pude ver, la herida esta muy cerca de una vena y con cualquier giro se puede abrir y desangrarse sin nada que hacer. Ethan es el único que puede cerrarle la herida sin riesgos.- La voz de Hugo sonada tensa y derrotada. Sabía que me iba a morir por que Ethan no entraría en razones para cerrarme la herida y yo…-
- ¿Cómo? ¿Estás seguro? Quizás la herida no sea tan profunda de lo que parece y se cierre con las gasas y la limpieza en pocos días ¿no?- Dijo Lila esperanzada de que su idea fuera cierta.-
- Lila tiene razón ¿no puede ser que la herida no sea tan profunda como parece? – Añadió Roi sereno-
- Sinceramente no lo sé. Yo se muy poco de esto. Creo que lo mas seguro es que Ethan le eche un vistazo, es eso o arriesgarnos a que la herida no sea profunda y se recupere o sino… bueno ya sabéis.- Dijo Hugo cabizbajo.-
- ¡Habrá que hablar con Ethan, sea como sea tiene que ayudarla!- Dijo Lila enfurecida.-
- Ethan esta muy enfadado, Lila. No creo que atienda a razones.- Dijo Hugo.-
- ¡Pues le haré yo entrar en razones!
- Lila cálmate, te va a dar algo.- Le dijo Roi mientras la abrazaba por la cintura.-
- No la voy a dejar morir Roi. Haré lo que sea pero Sisi necesita ayuda. Iré a hablar con él. – Dijo Lila al fin.-
- ¿Crees que será lo mejor después de… lo que os pasó? – Le preguntó Hugo con miedo a ofenderla.-
- No lo sé pero es lo único que se me ocurre. Tiene que haber algo del Ethan dulce que yo conocí.
- Queda todo Lila, te lo aseguro, Ethan es el mismo pero ya sabes que no puedo con esta gente.- Dijo Roi.-
- ¡Y dale Roi! ¡Sisi no es de ellos! ¿Te entra en la cabeza? – Enfurecida, Lila se separó de Roi.-
- Perdona Lila no quería decir eso… Lo que intento decir es que Ethan no entrará en razones y no hay nada que podamos hacer.
- Voy a hablar con él, se como convencerlo. Se lo único que puedo hacer para que Ethan ayude a Sisi. – Concluyó Lila mientras se le llenaba el rostro de un brillo que no era conocido para mí.-
Cerré los ojos por que el dolor me podía. Ellos seguían hablando pero yo no tenía fuerzas para seguir escuchando. El dolor volvía a donde estaba hace un rato y yo no podía hacer nada. Ethan no me iba a ayudar y aquí estaba mi fin.
En ese momento me quedé dormida, no muy profundamente pero por lo menos pude descansar.
No se aún cuanto tiempo pasó pero me desperté por el intenso dolor que no me daba mas tregua. Intenté abrir los ojos pero ya no podía, mi cuerpo apenas respondía a mis movimientos. Estaba muy débil, lo notaba.
Pero sentí como alguien estaba a mi lado, sentado y con la mirada fija en mí. No sabía quien pero sentía como estaba solo esa sombra en la habitación. Lila no era, fijo, sino me tendría agarrada de la mano como siempre. Un escalofrío de terror inundó mi cuerpo al sentir que esa sombra no me era familiar. Pero la sombra notó mi escalofrío y se acercó a mi con…


Aquí teneís el capitulo 10. Espero que os guste por que el 11 trae varias sorpresas juntas ;)
Siento lo de los comentarios, estuve esperimentando para dejar bonito el blog y parece que lo puse peor :S pero ya vuelve a ser el mismo :D
Mañana por la mañana si hay movimiento en el blog os subo el capitulo 11 que, para mi, promete mucho.
Gracias por leerme, de verdad, muchas gracias.
Besos!
Priscilla (:

lunes, 24 de agosto de 2009

Capitulo 9: Despertar

Sentí que todo lo de mí alrededor se apagaba y poco a poco el dolor pasaba a un segundo plano. Empecé a ver los recuerdos de cuando era pequeña y aún no me enteraba de lo que pasaba en mi país. Los recuerdos de mis hermanos. Cuando Mia me ayudaba con la mochila en el colegio y jugábamos juntas. Cuando nació Gael, sus primeros pasos, sus palabras, sus bromas de niño pequeño… Cuando mis abuelos nos visitaban a menudo con sus regalos. Y mis padres casi siempre estaban en casa… Cuando conocía a Dakota y nos hicimos mejores amigas para siempre y cuando se nos unió Robert con sus tonterías que tanto nos divertían. Los recuerdos de mi vida, aquella vida que ahora no tenía ni volvería a tener.
El dolor apareció poco a poco en mi cuerpo de nuevo. Volví a la realidad y me di cuenta de todo lo que pasaba. Lila había discutido fuertemente con su hermano, Ethan, solo por que él no me aceptaba. Ethan me odiaba a muerte y quería matarme y si encontraba el momento no lo dudaría. Pensé en Jack que pareció no ser tan brusco como Ethan. Y en Roi que siempre estaba sereno… Pero la realidad era que yo en ese lugar no podría vivir, me odiaban. Tampoco podría vivir en mi casa así que no había lugar para mí. A lo mejor Ethan tenía razón, sería mejor que muriera si todo eran problemas ¿no?
Un calambre recorrió todo mi cuerpo por culpa del dolor que me producía la herida del cuello. Ya había vuelto definitivamente a la realidad porque el dolor era insoportable. Note como la mejilla y el cuello me ardían como si me echaran aceite hirviendo. Todo el cuerpo sentía mi dolor que ya estaba apoderándose de mí de nuevo. Me di cuenta de que estaba acostada sobre algo más o menos blando. Sería un colchón, seguramente.
Noté como alguien me pasaba un paño húmedo por la cara. Ese gesto despertó más dolor, si era posible, en mis heridas. Quise gritar y decirle que dejara de pasarme el paño por ahí pero la garganta no me dejó más que murmurar.
- Mmmm…- Murmuré todo lo que pude en tono de protesta.-
- ¿Sisi? ¿Sisi estás despierta? – Volvía a ser la voz de Lila que me llamaba angustiada. Quise hablar pero seguía sin irse el dolor así que solo pude apretarle la mano.-
- ¿Se ha despertado? – Esa voz me era familiar, me costó un rato reconocerla pero sin duda era la del tío de Lila, Jack.-
- Si pero parece seguir igual de mal. – Contestó ella apretándome la mano con fuerza.-
- Tenemos que curarle las heridas o se pondrá peor… El paño solo las limpia pero se puede infectar.- Aclaró Jack a Lila.-
- ¿A que esperamos? Tío te conté todo lo de Sisi y tú me creíste, por favor ayúdame con esto.
- Te creí y te creo cariño pero el único que sabe como hacer para cerrarle la herida tan profunda del cuello son James y Ethan. James esta fuera de aquí y no vendrá hasta dentro de dos semanas. Y Ethan… - Jack no continuó porque todos sabíamos la repuesta…-
- Pero Jack, no podrá aguantar así dos semanas. Pierde demasiada sangre… ¿No podríamos coger algo de suero, gasas y eso para limpiarse mejor? Por lo menos intentaremos que no se le infecte ¿no?
Yo apenas podía seguir la conversación, estaba media dormida y ni si quiera podía abrir los ojos ni hablar.
- Le pediré a Hugo y a Roi que cojan algo de la sala de curas. A ver si son capaces… De todas maneras la herida en el cuello necesita sutura rápido, puede que le coja alguna vena importante y eso sería fatal. La de la cara no tanto, sino se hace sutura le quedará una marca pero el físico en esta situación es lo de menos.
- Tenemos que hacer algo tío… No me lo podría perdonar jamás… Ethan es imbécil – A Lila se le notaba muy triste y noté como en mi mano caían sus lágrimas.-
- Tranquila Lila, todo saldrá bien. Entiende a Ethan, él solo intenta mirar por el bien de todos y a veces es un ciego. No te preocupes. Iré a avisar a Hugo y a Roi.
- Dile a Roi que lo que está haciendo, ayudándome, no lo olvidaré jamás. A Hugo también, claro. Por favor no tardes. – Lila apretó mi mano y la puso sobre sus rodillas.-
- No tardaré. Intenta que se despierte para que no esté aturdida en la limpieza de la herida.
Lila empezó a acariciarme la mano mientras oí como la puerta de ese lugar donde me encontraba se cerraba. Empezó a limpiarme la cara de nuevo con ese paño mojado y que tanto dolor me provocaba. Intenté mover la cabeza para que dejara de hacerlo pero eso me produjo un gran dolor en el cuello y Lila lo percato.
- Sisi, Sisi se que estás despierta. Reacciona por favor, abre los ojos.
Yo lo intenté, intenté abrir los ojos pero me era imposible. Solo podía mover algunos músculos pues estaba cegada por el dolor que me producían las dichosas heridas. Ese maldito paño me estaba produciendo mas dolor aún del que tenía así que intenté hacer algo para que parar con el.
- Para con el paño. – No podía decir mucho, mi voz apenas se oía y mi garganta producía un doloroso calambre cuando salía aire de ella.- Me escuece. – No podía seguir, no aguantaba más el dolor.-
- Perdona, era para que te despertaras. Sisi lo siento muchísimo, mi hermano es estúpido. Estoy muy avergonzada de que te hiciera todo esto sin que pudiera hacer nada. No voy a permitir que te vuelvan a tocar un pelo, nunca más, nadie. – Su voz sonaba desafiante.-
- No… - Intenté hablar pero no podía, me dolía.- pasa nada. – Dije al fin de carrerilla.-
- No hables, te cuesta. Ahora vendrán Roi, Hugo y Jack a limpiarte esas feas heridas. No tardarán.- No sabía quien era Hugo pero tampoco me importaba. Me dolía todo demasiado así que volví a intentar irme de nuevo a aquella oscuridad que me relajó tanto.-
- No te puedes dormir, no lo hagas, Sisi por favor. – Reaccioné de inmediato e intenté estar despierta por ella.- Te contaré cositas para que despiertes.- Prosiguió.- ¿No conoces a Hugo verdad? Nunca te hablé de él… Es el hermano menor de Roi, tiene diecisiete años y es un encanto. Lo “malo” es que es el mejor amigo de Ethan, se llevan como propios hermanos y siempre están de acuerdo en todo, por lo menos antes. Pero parece que esta vez Hugo reaccionó y esta a favor nuestra, por lo menos no se opone de la misma forma que Ethan…- Ella quiso continuar pero alguien entró por la puerta.-
Eran varias personas que se acercaban apurados hacia donde estábamos Lila y yo. Una de ella me tocó la herida tiernamente, con unas manos cálidas. Su gesto me alivió mucho, muchísimo. Las otras personas hablaban con Lila angustiados por la situación. No podía oír la conversación porque la persona que me tocaba con aquellas manos cálidas me tenía atenta ya que mi dolor remitía. Entonces me di cuenta de que mis ojos ya respondían y ya podía abrirlos. Pestañeé lentamente ya que la poca luz que había me llenaba las pupilas y hacía que me cegaran. Entonces me fijé solamente en el rostro que me estaba limpiando la herida cuidadosamente y fijándose en lo que hacía. Cuando vi aquella persona que aliviaba mi dolor, mis sentidos se volvieron tensar por la sorpresa, no me esperaba que la persona que me curara fuera…


MUCHÍSIMAS GRACIAS POR LSO 6 COMENTARIOS!!! ME EMOCIONÓ MUCHÍSIMOOO!!! Os dejo este cap y os digo que el 10 es GENIAL a mi me encanta ^^
También os digo "no es evidente" jeje.
Un besote y muchísisiisimas gracias.
Priscilla (:

domingo, 23 de agosto de 2009

Capitlo 8: Doloroso

La punta que estaba presionando mi cuello era cortante. Noté como me hacía algo de sangre con la fuerza amenazante con la que me presionaba.
Todo pensamiento surgió de mi cabeza. Mia y Gael ¿cómo estarían? Por favor que nunca les pasara nada, que entrarán en razón pronto, que se dieran cuenta de una vez que estábamos en una guerra y las cosas no eran caminos de rosas… Que fueran muy felices, se lo merecían. Eran mis hermanos y yo los quería muchísimo y lo último que les deseaba mal alguno.
En mi cabeza aparecieron mis padres, Ángel y Juliette, que siempre estuvieron conmigo, a mi lado. No volvería a sentir las caricias de mi padre en mi pelo, no volvería a tener su comprensión… No volvería a discutir con mi madre por esas tonterías, no me vería siendo una señorita como ella quería… No los volvería a ver. Pensé en mi únicos dos amigos, pero verdaderos, Dakota y Robert, que siempre estaban ahí, apoyándome. No pensaban exactamente como yo pero respetaban mis ideas que ya era más que lo que hacía mi propia familia. Solía pasar casi todas las tardes con ellos y siempre les contaba todo pero lo de mi huída no se lo podía decir, no sería correcto porque lo impedirían. Y mi abuela…vivía en Lyon, era una mujer ya mayor pero muy buena persona. Era la madre de mi madre y se mudara a Francia, de donde son ellas, para eludir la guerra que atacaba nuestro país. Ella odiaba la violencia, como yo, y no quería ver como nuestro país se hundía… La última vez que la vi fue en Navidades que me regalara el anillo que siempre llevaba puesto. Tenía muy buena relación con ella, me entendía. No era nada parecida a mi madre, ella no creía en las clases sociales etc. Estaba muy a gusto con ella pero… No la volvería a ver, a ninguno.
Por mi rostro corría la sangre de la herida, recién abierta de nuevo, y mis lágrimas de derrota. Ya no volvería a ver a mi familia y mis amigos nunca más. Mi hora ya había llegado… Cerré los ojos e intenté dejar que mis lágrimas corrieran sin oponerme. También me limpiarían la herida con ellas. En ese momento el filo de lo que era un objeto cortante dejó de apretar tan fuerte y me estremecí ¿Qué pasaba ahora? ¿No podía clavármelo de una vez? ¿Me iba a hacer sufrir? Pero una voz enfurecida se oyó atrás de mí.
- ¿Qué demonios pasa aquí? – Era la voz de un hombre mayor, no le podía ver el rostro ya que mi cabeza seguía en el suelo y mis ojos cerrados. Pero la voz parecía ser potente y por el modo que se calmó todo a su llegada también debía tener autoridad.-
- Jack por favor haz que mi hermano entre en razón.- Esa era la voz de Lila y por lo que dijo deducía que Ethan estaba metido en problemas ¿era él el que me tenía entre la vida y la muerte? La voz de Lila sonaba apenada y asustada, supuse que era por verme ahí o por que Ethan estaba en un lío. No lo sabía.-
- Pero ¿Qué pasa? ¿Qué es esta animalada? ¿Qué supone haces Ethan? – Volvía a ser la voz del hombre mayor que era el tío de Lila, Jack. Ya me había hablado de él pero no me podía imaginar que estaba ahí en ese instante.-
- Acabar con esto Jack. Todo el camino lo vine pensando y no hay necesidad de hacer el pánico en la casa. Acabo con esto ya.- Esa era la voz de Ethan y mi cuerpo sintió un nuevo escalofrío. Ethan era el que me tenía entre la vida y la muerte pero ahora ya estaba segura, iba a morir. La voz de él sonaba segura y firme ante la de su viejo tío. Apretó mas fuerte el objeto punzante contra mi cuello y nuevamente este sangró.-
- Ethan suelta a la chica y no hagas una barbaridad por favor.- Le dijo su tío que se acercaba por el sonido de la voz.-
- ¡Jack mírala! ¡Nos traerá muchos problemas! – Soltó Ethan sin aflojar el objeto que sostenía su mano para atravesar mi cuello. –
- Yo solo veo una chica que está muy asustada. Da igual que se trate de un comunista o uno de nosotros. Está muy asustada Ethan, entra en razón. Déjala con Lila y nosotros nos vamos a hablarlo.-
- No Jack, estás confundido. Yo no pondré a la que ahora es mi familia en peligro. Esto es el peligro, acabemos con esto.- En ese momento el miedo me dejó por completo inmóvil ante el terrible final que me esperaba. El objeto cortante atravesó con fuerza mi garganta pero apenas cuando empezaba a sentir el filo en mi cuello alguien gritó y soltó el cuchillo que calló al suelo.-
- ¡Ni se te ocurra Ethan! Tú la matarás pero te quedas sin hermana, será un asesino. Un asesino asqueroso.- Era Lila que había corrido hacía su hermano y lo había empujado. Su voz sonaba como nunca, seria y muy segura de lo que decía. En ese momento sentí como mi cuello empezó a sangrar como nunca y a chorrear la sangre por mi garganta y pecho. El dolor que me producía era parecido al de la herida de la cara: ardor. –
- Suéltame Lila. Hugo mátala y acaba ya con todo esta tontería.- ¿Quién era Hugo? ¿De que hablaban?-
- Quieto Hugo, si haces algo serás expulsado. – Esa voz si que me era más familiar. Era Jack.-
Sentí como Ethan se intentaba deshacer de Lila. Roi acudió en ayuda de Lila y sujetó a Ethan.
- Estás muy nervioso chaval. Tranquilízate, vamos a hablarlo.- Le dijo Roi como siempre sereno.-
- No hay nada que hablar, Roi. Suéltame. ¡Por gente como esta mataron a mi padre! – Esa frase me quemó por dentro. Todos los sentimientos malos pasaron por mi cuerpo. Realmente era cierto lo que Ethan decía, la gente como yo había matado a su padre. Ahora entendía todo, porque ese odio hacía mí. No le culpaba, yo era como una asesina.-
Mis pensamientos se entrecortaron al oír atrás de mí un sonido, como una bofetada y luego un silencio de segundos.
- No vuelvas a decir eso, no es justo para nosotros y menos para ella. Eres idiota, no eres el Ethan que yo recordaba.- Era la voz de Lila cortada por las lágrimas. No entendía porque le había pegado una bofetada a su hermano, llevaba razón, la gente como yo había matado a su padre.-
- La idiota eres tú que no te das cuenta. Tú si que no eres mi hermana Lila. – Le espetó Ethan en toda la cara de su hermana. Sabía cuanto le dolía a Lila que le dijera eso y ella no se lo merecía, para nada.-
- Me da igual lo que pienses Ethan – dijo Lila más calmada- pero a Sisi ni te acerques porque no tendré en cuenta que eres mi hermano.
Las palabras de Sisi me parecían demasiado duras pero yo no estaba en esos momentos para hablar. El dolor me comía por dentro. En ese momento alguien se arrodilló junto a mí. Me agarró los hombros con delicadeza y me levantó la cabeza.
- ¿Sisi? ¡¿Sisi estás bien?! – Era la voz de Lila que me acariciaba con dulzura. Su voz estaba asustada.-
Yo quería contestarle pero las heridas me producían demasiado dolor como para hablar así que intenté tocarle la rodilla. Ella pareció entenderlo.
- Lila ¿Quién es esta chica? – Preguntó Jack al lado de Lila.-
- Es Sisi, tío. Es la chica que debería cuidar cuando me trasladaron a la casa comunista. Cuando me trasladaron Sisi hizo que mi vida allí dentro fuera lo mejor posible. Siempre me apoyaba y se enfrentaba a sus padres por mi. Ella es diferente a todos, es la mejor persona que pude conocer. No quiere ser comunista pero sus padres le obligan y por eso dijo que me escapara para que pudiera venir con vosotros pero yo la quise traer y mira como esta ahora por mi culpa.-
¡No era culpa de Lila! ¡Era yo! Pero no podía decir nada, estaba comida por el miedo y el dolor. Solo podía sentir la mano de Lila acariciando y eso hasta me dolía. Me dolía todo y la sangre no cesaba de correr por mi cuerpo. En ese momento no pude mas y me desplomé sobre el suelo, de repente todo era negro.


Gracias a los dos comentarios aquí está el cap que os prometí. Muchas gracias!!
Priscilla (:

Capitulo 7: ¿El fin?

La sombra se acercaba a mí con ese brazo alzado. El miedo se apoderó de mí y quise chillar pero de mi garganta no salía nada más que aire. ¿Llegó la hora? ¿Ya me iba a morir? Estaba temblando, tenía mis manos agarrando mi cabeza. En ese momento la sombra se arrodilló a mi lado y acercó el brazo hacía mi.
- No te asustes, no te voy a hacer daño, al menos por ahora.- ¡Imposible! Esa era la voz de Ethan pero ¿Qué hacía el diciéndome esas palabras a mí? Yo no podía hablar estaba demasiado aterrada.- Mi hermana me pidió que te echara un vistazo a la herida, yo no quiero pero ella me lo suplicó y por ella hago lo que sea.- La voz de Ethan sonaba pensativa.-
Ahora todo me cuadraba. Lila le pidió a Ethan que me mirara la herida ya que a él se le daba muy bien la “medicina”.
En ese momento Ethan alzó mas la mano hacía mi rostro, que en un impulso lo aparté de su mano.
- Sino quieres que te la mire, tu misma. Después dile tú a Lila que no quisiste que te la mirara. Para mi tampoco es agradable. – Esta vez su voz sonaba enfurecida.-
- No… no es… que no quiera… que me la mires… es que… no… es nada…- Mi voz era asustadiza, temblorosa y entrecortada pero tampoco haría nada por ocultar lo evidente: le tenía miedo, mucho miedo.-
- Mejor para mí. – Dijo mientras se levantaba y se iba a su sitio.-
Intenté volverme a dormir pero fue muy difícil. Me dolía mucho la herida pero no iba a decir nada. No quería que Ethan se sintiera obligado a mirármela.
Pronto amaneció una mañana clara y Lila fue la primera en despertarse. Me di cuenta que Ethan estaba detrás de Lila y por eso no lo pude ver en toda la noche.
- Buenos días Sisi, imagino como debes de estar de la espalda.- Dijo avergonzada Lila.-
- Buenos días Lil, no te preocupes por mi espalda, estoy perfectamente. – Mentira, me dolía todo el cuerpo.-
- Siempre serás igual… - Dijo ella mientras despertaba cuidadosamente a Roi.-
Cuando Roi vio a Lila la cogió y la tiró con él como si fuera un juego. Ella hizo que se enfadaba y él le pidió perdón. Luego Lila fue a servir el desayuno: otras galletas y un poco de leche en polvo disuelta en agua.
A la primera que sirvió fue a mí y eso le molestó mucho a Ethan y Roi, pero no dijeron nada. Luego les sirvió a ellos y por último se sirvió ella misma. Mientras desayunábamos solo hablaba Lila con Roi y muy pocas veces, Ethan. Hablaban de cómo sería el camino final hacía la montaña, de cómo estaba la gente y de poco mas.
Al rato nos levantamos y recogimos las cosas. Yo recogí mi sábana fría y se la ofrecía a Lila que la cogió amablemente. Luego Lila cogió nuestra mochila y me ofreció una camiseta nueva y unos pantalones. Yo los cogí porque lo que tenía puesto estaba ya muy usado. Ella cogió otro pantalón y otra camiseta para ella.
Nos fuimos un poco mas lejos de donde estábamos, en contra de lo que querían Roi y Ethan que le decían a Lila que irse conmigo era peligros pero ella no hizo caso.
Llegamos al sitio donde nos cambiamos. Yo me puse un pantalón negro con una camiseta blanca simple. Lila se puso un pantalón vaquero con una camiseta azul. Nos recogimos el pelo en una coleta alta y nos fuimos de nuevo a donde estaban Ethan y Roi que también se habían cambiado.
Roi me cogió otra vez las manos y me las ato con la cuerda. Lila estaba en contra pero no había nada que ella pudiera hacer.
Empezamos a andar con todo a cuestas y subimos por la montaña. Cuanto mas subíamos, más me sentía libre. Parecería que no pero yo me sentía liberada del cargo de mi familia. Familia a la que echaba mucho de menos. Tardamos casi todo el día. Estaba ya casi puesta la noche cuando llegamos arriba del todo. No veía más que prado y no entendía ¿Dónde estaba la casa? ¿Y la gente? No entendía nada y entonces noté como alguien me cogía con fuerza hacia atrás. Me tiró en el suelo e hizo que mi herida volviera a estar ardiente y que corriera sangre por ella. Noté como en mi cuello había posado algo punzante y cortante ¿Llegó ya mi fin entonces? ¿No saldré de esta? Solo pude exclamar otro “¡Ay!” y se noto mi voz ahogada entre las lágrimas inevitables.

Siento que este capitulo no sea muy largo pero si añadía mas sería demasiado largo así que tocó un cap corto, espero que lo comprendaís. Si tengo algún comentario, a la noche subo el capitulo 8 y ya no os dejo tan soso con este cap jeje.
Muchísimas gracias a las 3 personas que me comentaron, soís geniales.
Muchos besos y espero que os guste :D
Priscilla (:

sábado, 22 de agosto de 2009

Capitulo 6: Entre las sombras

Roi me cogió por el brazo con mucho más cuidado que como me cogía Ethan. Me llevo a su lado y me puso a su altura con delicadeza.
- Lo mejor será que la lleve yo y así nos ahorramos discusiones ¿vale? – Dijo Roi con su habitual voz serena.-
- Me parece bien pero trátala bien Roi, no es como pensáis. – Añadió Lila mientras se ponía a mi lado para no dejarme sola.-
- Creo que el indicado para llevarla soy yo. No quiero ofenderte Roi, pero creo que tú no sabrás como tratarla. – Le espetó Ethan acercándose a donde estaba.-
- ¿Y tu si, Ethan? Seamos sinceros, por muy materialista que sea no se merece que la tratemos como un animal. –Le contestó Roi igual de sereno pero mucho mas serio.-
- ¿Y ellos sí nos pueden tratar a nosotros como bárbaros? Esa es la diferencia Roi.
- ¡Pero nosotros no somos ellos! La diferencia esta ahí Ethan. No nos tenemos porque poner a su altura y una cosa es cierta, esta chica no causó ningún problema. Otra en su lugar ya hubiera intentado escapar, chillar, traer más o cualquier cosa para avisar de donde estaba. Tampoco se queja de nada y si Lila dice que es diferente habrá que creerla o por lo menos sembrar la duda ¿no?
- ¡Venga ya! ¿te estas escuchando? Roi, mira es solo como va vestida. Haz lo que te de la gana pero no nos pongas en peligro.
- No podré a nadie en peligro, cualquier problema que cause antes de llegar a la montaña, nos deshacemos de ella. Puedes estar tranquilo que te doy mi palabra.
- Eso espero
- Pero no causará ningún problema, pongo la mano en el fuego por ella siempre ¡Y no la llaméis “esta” o “esa”! Su nombre es Sisi. – Dijo Lila enfadada por la situación.-
- Venga Lila ¿no pretenderás que la tratemos como una mas? – Dijo Ethan sorprendido.-
- Pretendo que la tratéis como una persona. A ti no te gustaría que te dijeran “este” o “ese” ¿verdad? Pues a ella tampoco le tiene que gustar.
- ¿Podéis dejarlo ya? Acabamos de ver a Lila después de tanto tiempo ¿y lo primero que hacemos es discutir? – Cuando Roi dijo eso me sentí fatal. Por culpa mía, Lila estaba discutiendo con Ethan y no tenían por que si yo no estuviera allí.-
- Roi yo no voy a dejar que sigáis pensando que Sisi quiere hacernos daño. No puedo dejar que la tratéis así sin conocerla, entiéndelo.
- Lila…- Dije yo sin poder vocalizar muy bien. En ese momento todo se quedó en silencio y noté como los tren clavaban en mi sus miradas. Lila me miró con sus ojos compasivos y yo proseguí intentando que las palabras sonaran claras.- no pasa nada, por favor, no discutas mas…sabíamos que esto iba a pasar y nos arriesgamos igual. Por favor, déjalo ya…- No podía seguir porque el dolor que me producía la herida al hablar me llenaba de calambres la cara.-
- Lo sé Sisi pero no es justo. Te dije que yo estaría contigo siempre y lo voy a cumplir. No te lo mereces y se darán cuenta. – En ese momento Lila fulminó con la mirada a Ethan y Roi que seguían mirándome desconcentrados.-
- Debemos irnos ya. Venga. – Dijo Roi para aliviar la tensión que se había formado.-
- Si, ya se nos hace tarde. – Le contestó Ethan que cogió la bolsa que tenía en el suelo y empezó a andar con agilidad.-
Lila lo siguió con la mochila que llevaba a la espalda de nuestra “huída” de la casa donde vivíamos. Ella cogió una bolsa que le señaló Ethan. Roi también cogió una bolsa, la más pequeña ya que él tenía que ir agarrándome de un brazo.
Mientras caminábamos por las calles oscuras del barrio azul, yo fui pensando. Iba analizando todo lo que había ocurrido en esa escasa hora que habíamos pasado hablando. Y me quedé analizando la frase que había dicho Ethan “Solo con verla ya se deduce que es comunista”. Esa frase me había quedado marcada, no entendía porque se veía por mi aspecto que “era” comunista. Yo era una chica no muy alta, con un cuerpo delgado. Mi piel era blanca y en el puente de la nariz me salían algunas pecas castañas claras. Mis ojos eran grandes y de un color azul intenso. Mi pelo era de un pelirrojo clarito y fino que con la luz le salían reflejos dorados. Era ondulado y me llegaba un poco más abajo de los hombros. Ese día vestía con un pantalón vaquero simple y con una camiseta de manga larga y color blanco con unos detalles en azul clarito. En los pies llevaba mis tenis. No pensaba que con esa ropa derrochara algo de comunista ¿o quizás era mi aspecto físico? Yo nunca iba maquillada ni nada de eso, así que no se porque podrían sospechar…
Estuvimos andando casi toda la noche ya que así era mas difícil distinguirnos entre la oscuridad. Atravesamos el barrio azul y luego nos fuimos por un camino echo para trasladar mercancías de un lado a otro de la ciudad. Ellos sabían por donde salir sin mucho peligro.
Apenas se hablaba durante el camino. A veces Lila contaba cosas que le ocurrieron en el tiempo que estuvo “ausente” y ellos le contaban como estaba la gente de la montaña. Yo me limitaba a escuchar tranquilamente y centrarme en caminar. A veces pensaba en las cosas que me habían dicho, otras veces pensaba en mi familia y deseaba que estuvieran bien, y otras veces solo intentaba olvidarme del dolor que tenía en la cara. También me dolía la barriga así que seguramente con el impacto contra el sueño me llevara un golpe ahí.
Muchas veces, cuando caminábamos, teníamos que correr porque sino nos podían pillar los guardias. Pero pronto llegamos a la subida de la montaña del norte y allí podíamos descansar.
- Pasaremos lo que queda de noche aquí.- Dijo Roi dejando la bolsa que sostenía en el suelo.-
- ¿Dormiremos en el suelo o trajisteis algo? – Preguntó Lila.-
- Trajimos tres esterillas, o sea que esta tiene que dormir en el suelo. – Le contestó Ethan. Cuando se refería a “esta” ya tenía claro de que era yo. Me tocaría dormir en el suelo pero no importaba, podría ser peor.-
- ¡No! Yo compartiré con Sisi la esterilla. – Dijo Lila alterada.-
- No empecemos ¿vale? Lila, alguien tiene que dormir en el suelo. Las esterillas son mucho mas pequeñas que nuestros cuerpos y dos personas no entrar y acabarían las dos en el suelo. Ethan tiene razón, ella dormirá en el suelo.- Contestó Roi sereno como siempre.-
- ¡No es justo Roi! – Le soltó Lila.-
- ¿Pero es justo que otra persona duerma en el suelo?- Contestó él. En ese momento me di cuenta que Lila no atendía a razones así que volví a coger aire para hablar.-
- Lila, tienen razón. No te preocupes, estaré bien. –Por una vez ,en todo aquel trayecto, mis palabras sonaron tranquilas aun que por dentro estaba muy nerviosa.-
- Sisi no es justo, estas herida. – Me contestó. –
- No es nada, Lila. Estoy bien.
- Puedes tenerla infectada.- Negué con la cabeza ya que no me quedaban fuerzas para seguir hablando.-
Lila entró en razones. Ethan y Roi empezaron a colocar las esterillas debajo de dos árboles que había en aquel prado. Luego colocaron una sábana muy finita en el suelo y me di cuenta que ahí dormiría yo. Después Roi sacó un arma de la bolsa que llevaba y la colocó junto a su esterilla.
- Aremos turnos para vigilarla. La vigilaremos Ethan y yo. – Dijo Roi tranquilo.-
- Vale, yo haré el segundo turno. – Contestó Ethan.-
- ¿Y yo? ¿Qué pasa? ¿Qué no la puedo “vigilar”? –Preguntó Lila ofuscada.-
- Mejor que no Lila. Hasta que no lleguemos a un acuerdo en la montaña será mejor tener las cosas así.- Le contestó Roi. Lila me echo una mirada y yo le asentí con la cabeza y ella renunció a seguir discutiendo.-
- Yo haré el primer turno. – Masculló Roi.-
En ese momento Ethan sacó de su bolsa un paquete de galletas.
- Vamos a comer algo o nos moriremos de hambre. – Dijo ofreciendo las galletas a Lila. Ella cogió un puñado y empezó a comerlas. Ethan se las ofreció a Roi que hizo lo mismo que Lila y luego se las empezó a comer él. –
- ¿Y Sisi? ¡Ethan no seas animal y dale de comer! – Le soltó Lila muy enfadada.-
- Tiene razón Lila. Dale algo a la chica. – Contestó Roi que seguía comiendo sin mirar nada mas que sus galletas.-
Ethan metió la mano en la bolsa y sacó una manzana que tiró hacía mi posición.
- Eso le basta. – Masculló Ethan resignado.-
Yo estaba situada al lado de Lila. Lo mas apartada posible de Roi y Ethan.
Empecé a comer la manzana con muchas ganas. Tenía mucha hambre por lo que la manzana me sentó de maravilla. Luego Ethan se acostó y Lila lo imitó en cuanto Roi le puso una mano en el hombro para que hiciera lo mismo que su hermano. Yo también me acosté en mi fría sábana y me acurruqué lo máximo que pude para que mi cuerpo se diera calor.
Dormí muy poco ya que me desperté con un dolor en la herida. Había girado en sueños y me apoyé sobre la herida lo que hizo que me producirá ese infernal dolor. En ese momento me di cuenta que estaba amaneciendo y que Roi y Lila estaban durmiendo agarrados sin darse cuenta. Esa escena me conmovió el corazón, se veía que Lila quería a Roi más que a un amigo pero aún no se lo dijera. Él también se veía que quería a Lila. Pero todo pensamiento fue parado por la sensación de que Ethan estaba de guardia, no lo veía a lado de Roi y Lila pero a él le tocaba la segunda guardia. Me estremecí al pensar que a lo mejor sería capaz de “librarse de mí” como tanto deseaba. Nadie estaba atento y tenía un arma, lo tenía todo para hacer lo que deseaba.
En ese instante me di cuenta que a mi lado había una sombra que se acercaba hacía mi con una mano levantada…

Espero que os guste este capitulo y así seguir animada a publicar. A los 3 comentarios del cap anterior MUCHAS GRACIAS POR COMENTAR!! Sino fuera porque estaís ahí este blog no existiría, gracias.
Espero que la disfruteís ;)
Besos!!!

Priscilla (:

jueves, 20 de agosto de 2009

Capitulo 5: Atada

Muchísimas gracias a los 4 comentarios que recibí. Me animó mucho leerlos y ver que hay personas que os interesa mi historia, GRACIAS.
Quería decir que a lo mejor este capitulo es "raro" pero os aseguro que dentro de muy poquito la historia os va a sorprender Y MUCHO :D
Muchísimos besos, y de nuev, GRACIAS porque sin vosotros no publicaría este cap.

Capitulo 5: Atada

Sentí como la cara me ardía y como caía una gota de sangre de mi mejilla. Me había echo una herida profunda, seguro. En ese instante las manos fuertes que me agarraban se tensaron mucho. Oí la voz de Lila mas cerca que antes y sentí que alguien me tocaba la cabeza, que seguía en el suelo.
- ¡Suéltala ahora mismo Ethan! ¡Ahora! – La voz de Lila era alta y ofuscada. Era ella quien me tocaba la cabeza, su forma cariñosa de acariciarme era inconfundible.- ¿No me oyes? ¡Que la sueltes te digo! ¡La has herido! ¡No es lo que tú piensas Ethan, suéltala!
En ese momento sentí como la mano de Lila, que estaba sobre mi cabeza, me levantó suavemente el rostro para encontrarme con el suyo. La cara de Lila mostraba enfado pero al ver mi rostro se puso tierna y con pena. Me di cuenta que de me estaba mirando la herida que debía tener por la zona de la mejilla.
Las manos que aún me sostenían y no me soltaban, al contrario, me apretaban con más fuerza, si eso era posible…
- Sisi ¿estás bien? Lo siento mucho. – Era la voz de Lila mientras me tocaba la mejilla que no había sufrido el impacto. Me acariciaba con su dulzura habitual que tanto me calmaba. Cuando le iba a contestar, ella siguió hablando y no me dejó hablar a mí. - ¿Estás sordo o que? ¡Que la sueltes ya, que le haces daño!- Lila tiró de las manos que me agarraban con tanta fuerza y me alivió un poco el dolor que me producía estar enganchada a ellas. Pero seguían agarrándome.
- Lila esta es uno de ellos. Seguro que viene a delatarnos o algo ¡Deja de comportarte así y ayuda a deshacernos de ella y poder irnos de aquí cuanto antes! – No me lo podía creer. Esa voz que sonaba ruda y malhumorada era la misma que le había hablado a Lila con tanta dulzura. “Ethan” pensé. Me cogió las manos de nuevo con esa fuerza abrumadora y me volvió a poner la cabeza baja, lo que me produjo otro ardor al sentir como la herida, ya abierta de antes, volvía a impactar contra el suelo.-
- ¡Basta! ¡El que no entiendes eres tú, Ethan! ¡Ella no es lo que piensas ni mucho menos! ¡Suéltala ya! – Otra vez la voz de Lila ofuscada y tirante.-
- Lila… Ethan tiene razón. Mira como viste, eso es propio de materialistas. Tenemos que deshacernos de ella y salir de aquí cuanto antes. – Esa voz era diferente, era la de Roi. Mucho mas calmada pero segura.-
- ¡Os calláis los dos! ¡Escuchadme por favor! ¡Estáis muy equivocaos! ¡Si os queréis deshacer de ella os deshacéis de mi también! – La última frase que había dicho Lila me provocó un escalofrío muy visible. No podía dejar que Lila hiciera eso.-
- ¡No! ¡Lila por favor! – Fue lo único que pude decir. Mi boca estaba media tapada por el suelo y no era fácil hablar. Además que el movimiento de la mandíbula me provocaba mas dolor en la herida que tenía.-
- Sisi no hables o te harás mas daño en la herida. Escuchadme por favor. – Era Lila, ya mas calmada.- Sisi es la niña, ya no tan niña, que cuidaba en la casa donde me llevaron. Ella es muy diferente a todos los materialistas. Estos años que estuve con ella me lo demostró mejor que nadie, es diferente. Ella es como mi hermana, mi mejor amiga. Soltadla por favor. Os explico todo con más detalles pero soltadla que no tiene la culpa de nada. Si no es por ella yo no estaría con vosotros ahora mismo. Ella fue la que dijo de escapar de la casa ¡No lo entendéis! ¡Es diferente! – Ya se había vuelto a alterar pero era distinto. Su voz sonaba como de súplica y eso hizo que me emocionara ante sus palabras.-
- ¿Estás diciendo que ella viene de familia comunista pero no lo es? ¡Imposible Lila! – Esa voz era la de Roi, ya no estaba tan calmado pero aún seguía con su tono educado hacía Lila.-
- Se que parece una locura pero os juro que Sisi no es lo que pensáis. Ethan suéltala por favor, le estás haciendo daño y no se lo merece.
- Tenemos que irnos de aquí ya. Ellos ya saben que venimos y no tendremos mucho tiempo para escapar. – El que hablaba era Roi que ya volvía a tener la voz serena. Interrumpió a Ethan que le iba a contestar a su hermana.-
- Yo no me voy si no es con Sisi, lo siento pero ella nunca me abandonó y yo no lo haré con ella. – La frase que acababa de decir Lila me volvió a provocar un escalofrío. Quería responderle pero Ethan aflojo la fuerza con la que me cogía las manos y me puso de pié de sopetón-
- ¡Tenemos que irnos ya! ¿Dices que esta es “buena”? Venga Lila no es momento de bromas – La voz de Ethan sonaba incrédula y me sostenía de pié y agarrándome las manos otra vez con fuerza.-
- ¡Te estoy diciendo que no es una broma! ¡Ella se viene con nosotros o yo me quedo con ella! – Quería contestar pero no encontraba el momento y cuando iba a contestar, Roi habló.-
- Venga vamos. Nos la llevábamos pero Lila, como esta cause algún problema nos deshacemos de ella ¿vale? Además cuando lleguemos a la montaña la gente se extrañará y preguntará. Si la rechazan tendremos que deshacernos quieras o no. Hay que hablar con Jack también a ver que opina.-Jack era el tío de Lila y por lo que ella describía era un hombre muy pensativo y razonable. La idea que había tenido Roi me causó entusiasmo porque me llevarían con ellos pero a la vez miedo por el rechazo que seguro iba a tener.-
- ¡Gracias Roi! Cuando la conozcas descubrirás que tengo razón. – Lila vino corriendo hacia mí después de darle un abrazo a Roi de agradecimiento. Cuando me iba a abrazar, Ethan me apartó de ella de un golpe.- ¡¿Qué haces?! Mira Ethan siempre fuiste un terco pero me da igual, Sisi no se merece todo esto ¡no es una muñeca de trapo! – Tiró de mi con fuerza y me acercó hacía ella.-
- Lila puedo acceder a que venga con nosotros por un capricho tuyo y porque nos retrasaría mucho deshacernos de ella. Pero no puedo pensar en dejarla suelta y que corra a avisar a sus amigos para que nos pillen ¿te lavaron en cerebro o que? Reacciona hermana, ¡ellos nos quieren ver muertos!- La voz de Ethan sonaba mas dura aún que antes. Me volvió a coger por los brazos y cogió cuerda que llevaba en su bolsillo.-
- ¡No lo voy a permitir Ethan! Estas muy confundido.
- Lila, Ethan tiene razón. Llevémosla así hasta que decidamos que hacer con ella.
- ¿Qué hacer con ella? Lo que hagáis con ella lo haréis conmigo.
- Lila por favor, déjalo. Tiene derecho a sospechar, no te preocupes que estoy bien. – Fue lo único que me salió de la boca al oír las palabras de Lila. Lo que menos quería es que ella sufriera por mi culpa así que accedí a que Ethan me atara las manos. No me las ató con tanta fuerza como me las agarraba, cosa que agradecí porque me dolía que no me corriera la sangre por ellas cuando me las agarraba. Lila se acercó a mí y me abrazó. Yo no le podía devolver el abrazo, no tenía con que.-
- No te va a pasar nada, no lo voy a permitir. Te lo prometo. – Sus palabras me llenaron de esperanza. A lo mejor había algo de esperanza para mi ¿no?-
- Estoy bien, no te preocupes. – Mis palabras sonaban entrecortadas, no me era fácil hablar porque el dolor que me producía la herida me llenaba de calambres la mandíbula. Antes de que Lila pudiera responder, Roi se dirigió a ella y volvió a hablar –
- Tenemos que irnos ya.
- Vamos. – Le contesto Ethan tirando de mi con fuerza y haciendo que apartara mi vista de la de Lila con brusquedad.-
- No la trates así Ethan. Déjame llevarla a mí. – Le espeto Lila.-
- No creo que tú seas la más indicada para llevarla, Lila. Lo siento. – Le contestó él tirando de mí con más fuerza. Lila se quedó parada ante las palabras de su hermano y cuando Roi la vio decidió poner fin a todo esto, ya no aguantaba mas.-


Espero que os guste

Priscilla (:

Revivo la historia. - Capitulo 4: Callejón

He pensado en la historia, todo lo que pensé para hacerla y toda la ilusión. Creo que se merece una segunda oportunidad. Espero que esta sea la vencida. Me gustaría que os interesaraís por ella y le deís una oportunidad porque sino va a adelante como hasta ahora la cerraré difinitivamente, fracaso total.Espero que os guste este capitulo.Gracias por leer y comentar, muchas gracias.




- Capitulo 4: Callejón

Cuando vi esas sombras, un escalofrío recorrió mi cuerpo. Lila lo notó y me agarró la mano con fuerza. Estaba asustada, parecía una tontería porque era yo la que quería irme con ellos pero mi miedo era evidente: ellos no me iban a aceptar. Todo delataba que yo venía de los comunistas y eso jugaba muy fuerte en mi contra. Yo no quería delatarles ni hacerles daño pero ellos no me creerían, por suerte Lila estaba conmigo. Ella me ayudaría siempre, estaba segura.
- Tranquila Sisi. Son Ethan y Roi. No te preocupes yo estoy contigo y no va a pasarte nada. – Me susurró al oído Lila mientras me apretaba la mano con mas fuerza.-
- Estoy muy nerviosa, tengo miedo, Lil. Se que no me van a aceptar y pensarán mal de mi y yo no quiero eso ¿Qué hago? ¿y si te echan también a ti la culpa o algo? No soportaría que tu familia se enfadaran contigo por mi culpa. – Casi estaba llorando, el pánico se apoderó de mí.-
- Podemos irnos para la casa de nuevo si es lo que quieres, con una buena excusa malo será que nos pase algo.
- ¡No! – Con solo pensar eso se me producían arcadas. Mi miedo no era de cobardía a la hora de la verdad sino al rechazo. Por nada del mundo querría volver.- No es por eso por lo que estoy así. No quiero volver, estoy igual de decida que el primer día. Mi miedo es al rechazo Lila, yo no soy… igual.
- No te preocupes Sisi, yo no dejaré que te traten mal o te rechacen por venir de los comunistas, tú no eres como ellos. Tú eres muy buena y comprensiva. Yo estaré contigo siempre, no te dejaré ni un minuto. Si en algún momento se les produce la duda de que eres como ellos, yo estaré ahí para apoyarte. Me da igual ser rechazada, tu me demostraste que vale la pena luchar por la gente que se quiere y por tus ideas. Y mis ideas son que no te voy a abandonar como tú nunca me abandonaste a mí en momentos que todo el mundo me trataba peor que a un perro. –Las palabras salían de la boca de Lila con mucho sentimiento.-
Lila era una chica muy luchadora. Su madre murió al poco de nacer su hermano por cáncer y su padre murió cuando ella tenía 14 años por culpa de un arma que disparó un comunista. Ella odia las armas por ese mismo motivo. Desdé que ellos murieron se fueron con sus tíos a la montaña norte donde se reunieron con otros de sus ideas. Ella siempre cuidó de su hermano Ethan y desdé pequeña tuvo el papel de madre muy presente y quizás por ello actuaba como tal para mí, pero de una manera distinta… Maternal pero con amistad también. Lila me parecí una persona muy madura para tener veinte un años. Quizás su vida no le enseñó otra cosa. En la montaña norte ayudaba a dar clases a los niños que allí residían con sus familias. Para que por lo menos supieran algo el día de mañana Lila les enseñaba cosas que ella aprendió el tiempo que fue al colegio. Pero con 19 años la pillaron andando por la ciudad que se “supone” que mandaban los materialistas y la gente que no pensaba como ellos no eran bien recibidos. Ella bajó a comprar víveres para la gente de la montaña y fue pillada. En vez de mandarla a la cárcel u otra cosa, la mandaron a trabajar a mi casa y fue cuando nos conocimos. Poco a poco cogimos confianza una con la otra y me fue contando todo eso. Yo también le contaba cosas de mi vida, como que odiaba ser comunista-materialista.
- Gracias Lil, eres la mejor persona que conocí nunca. Pero tampoco permitiré que tú lo pases mal. Si llega el momento de tener que irme por que no me aceptan, tú te quedarás. – Esa era mi idea y no iba a cambiarla. No íbamos a pagar las dos porque una no era aceptaba. Aun que ahora se negara, que era lo mas seguro, yo sabía que iba a tener la razón al paso del tiempo así que no iba a discutir si no aceptaba ahora mi idea.- No me hagas cambiar de idea que nos conocemos. Ahora estamos aquí y no nos vamos a echar atrás.
Estaba muerta de miedo, no lo podía negar. En ese momento me estaba jugando mucho y a apenas unos pasos estaban esas dos sombras que Lila llamaba por Ethan y Roi.
Me imaginé a Ethan como su hermana. Lila tenía un pelo dorado que le caía con algunas ondas en las puntas, le llegaba hasta casi los codos y siempre lo llevaba atado en una coleta o tranza. Sus ojos eran grandes y de un azul verdoso muy intenso que podría transmitir todo lo que sentía en un segundo. Su cuerpo era esbelto con una piel suavemente dorada por el sol. Sus manos eran finas y en los brazos tenía algunas pecas. También las tenía en la cara, sobre la nariz. Su rostro era aniñado, con una luz muy peculiar. No cabía la menor duda de que Lila era una chica muy guapa y con un gran carácter.
En las sombras no podía distinguir como era Ethan y además estaba muy lejos para que mi vista lo alcanzara estando en la oscuridad de la noche. Como tampoco podía distinguir a Roi, el amigo de Lila que acompañaba a Ethan.
En mi mente había mucho movimiento. Mis nervios no cesaban y sentía como mis piernas temblaban y la mano que Lila me sostenía también temblaba contra la suya. Estaba muy nerviosa.
- No vamos a discutir ahora por tus ideas locas Sisi. Llegó la hora ¿Estás lista? Recuerda que aún estamos a tiempo…
- ¡No! Ya te lo dije Lila, no quiero regresar. Tengo la idea tan clara como el primer día. – Inhalé aire profundamente.- Vamos allá.
Di un paso hacía delante y me di cuenta que una de las sombras se aceleró y ando rápidamente hacia nosotras hasta que la otra sombra le paró en seco.
Lila dio el paso conmigo sin soltarme la mano y me susurró al oído “allá vamos, no olvides que estoy contigo.” Su frase me tranquilizó mucho pero mis nervios seguían a flor de piel mientras avanzábamos. Recordé a mis hermanos, Mia y Gael, ¿Qué pensarían de mi? Me odiarían y yo los quiero muchísimo… pero era mi vida y no pensaba cambiar de opinión sobre ella. Solo deseaba que estuvieran bien siempre, que les fuera muy bien en la vida y que sean muy felices. Los iba a echar mucho de menos, pero valía la pena, supongo. Luego pensé en mis padres, Ángel y Juliette. Mi padre era mas comprensivo que mi madre, él siempre me decía “calma, esto es lo que nos tocó vivir” y me acariciaba el pelo como nadie, hacia que todos los miedos pasaran. Mi madre, por el contrario, era mas fría que mi padre. Nunca se ponía en mi lugar para saber como me sentía y simplemente quería que entrara en razón por las buenas o por las manas. Pero a los dos los iba a echar mucho de menos, mas a mi padre por su carácter pero les deseaba lo mejor a los dos… Ojala que sepan lo que hice y que lo entiendan, que entiendan que yo también merezco vivir. Ojala que algún día los pueda volver a ver sin que me guarden rencor…
Mis pensamientos fueron interrumpidos por lo cercana que veía aquellas sombras que cobraban forma. Cuanto más nos acercábamos mas me apretaba la mano Lila, parecía estar muy nerviosa, incluso más que yo. De repente nos paramos en seco al estar ya tan cerca de las sombras que podíamos distinguir como eran: Dos chicos. Uno mas alto que el otro pero no mucho mas, unos pocos centímetros. El más alto era de piel dorada, como la de Lila, y cabellos acastañados con reflejos dorados. Tenía el pelo corto que dejaba ver con claridad su rostro aniñado pues tampoco tendría más de 18 años, ojos grandes y con un azul mar precioso, la cara era más bien redonda y muy bien formada. Su cuerpo era esbelto y musculoso. Tenía rasgos iguales a los de Lila así que me dije que era Ethan, el hermano de Lila.
El otro chico era un poco más bajito que Ethan, como Lila más o menos. Era de tez morena y ojos negros que brillaban en la noche. Su pelo era algo mas largo que el de Ethan pero con un color castaño y algo rizado. Estaba fuerte, se le veía por sus corpulentos. Su cara era algo ovalada y con los rasgos definidos lo que le hacía muy guapo. Le ponía una edad de 22 o 23 años, no más. Aquel chico debería ser Roi.
Lila estaba mirando maravillada a los dos chicos. Yo no tardé en bajar la cabeza cuando el más joven, el que debía ser Ethan, me fulminó con la mirada.
Lila soltó mi mano en un impulso y abrazó efusivamente a su hermano que le devolvía el abrazo igual de efusivo. Se oía como Lila le hablaba.
- Te eché mucho de menos. Has crecido mucho desdé al última vez, ya no eres mi pequeño. Me alegro tanto de verte y ver que estás bien, fuerte y echo un hombre bellísimo. Te quiero mucho. – Lo decía intentando ocultar sus lágrimas en el hombro de su hermano. Aquella escena me conmovió tanto que recordé a mis hermanos, como estarían…-
- Yo también te quiero, me acordé muchísimo de ti pero sabía que estarías bien. Tú también estas muy guapa, mas mayor. – A Ethan se le notaba emocionado pero, a diferencia de su hermana, él lo decía con una sonrisa.-
Pasaron unos minutos y Lila deshizo el abrazo que la unía con su hermano para abrazar a la otra “sombra”, el que se suponía que era Roi.
Roi estaba al lado de Ethan todo el tiempo, como protegiéndolo, y no me miró para nada aun que yo seguía cabizbaja.
Lila abrazó a Roi por el cuello con mucha fuerza. Él la aparto delicadamente para cogerla por la cintura. Se les veía muy compenetrados, lo que me hizo pensar que no eran más que amigos… Por lo menos, Lila no sentía solo amistad por el chico.
- Sabía que lo harías, sabía que cuidarías de Ethan. Gracias, te eché mucho de menos. – Le decía Lila al chico que seguían al lado de Ethan.-
- Te prometí que no le pasaría nada mientras estuviera conmigo. No fallé a mi promesa. Tú tampoco faltaste a la tuya. – Le contestó él.-
- No, yo tampoco. – Le dijo Lila mientras lo miraba a los ojos aún abrazada a él.- estoy aquí, viva y con vosotros. Soy mas dura de lo que piensas.
En ese momento sentí como unos brazos cogían mis manos que las lanzaban hacía atrás. Quise levantar la cabeza y girarla para ver quien era el que me cogía, ero no pude. La persona que me tenía agarrada me empujó la cabeza de nuevo hacía bajo para que siguiera cabizbaja. Me apretó las manos con fuerza, tanta fuerza que me hiciera daño.
Oí una voz que le gritaba furiosa.
- ¡No le toques un pelo, no es lo que piensas Ethan! ¡Suéltala!- Era Lila que deshizo el abrazo que tenía con el que debería ser Roi y de oía que se dirigía hacía la persona que me agarraba y yo. Las manos se me estaban poniendo moradas, lo sentía. Las tenía tan fuerte agarradas que no me dejaba pasar la sangre.¡Ay! – Fue lo único que pude decir cuando me empujó hacia el suelo. Lila había llegado a donde estaba y se le veía enfadada. Yo solo me podía centrar en las manos que me seguían agarrando y el dolor que me había producido sufrir el choque de mi cara contra el suelo de cemento.-



Mucho besos, gracias. Priscilla (:

lunes, 17 de agosto de 2009

hola!!

Queria deciros que tardaré en subir aquí, no por nada pero veo que no os gusta mucho la historia y, aunque la tengo escrita, tardaré en subirla para pensarme si seguiré con ella o no...
Bueno y ahora hago un test que les robé a Lore y Val* :P y así también ocupo hueco jaja.

Cantidad de velas que aparecieron en tu último pastel: mmmm,15 creo jaja
• ¿Has estado enamorado/enamorada?: Mas o menos pero nada de "amor de pelicula" xD
• ¿Estas enamorado/enamorada?: mas o menos xD

• Dia de tu aniversario: nueve de marzo (:
• Religión: No soy my religiosa, mas bien atea pero mi familia es cristiana (no practicante) pero yo soy mas atea aunque me gustan las bases del budismo tampoco lo practico.
• Te has emborrachado alguna vez? Puagg que asco, me repugna el alcohol sabe HORROROSO
• Has amado a alguien como para llorar? NUNCA, no vale la pena, y espero seguir así ^^
• Has estado en algún accidente de coche? Si :S no muy grave eso si xD
• Sabor de helado favorito: Limón, tuttifruti o avellas (aunque me gustan casi todos jeje)
• Estatura: Hace mucho que no me mido, antes era 1'54 o así pero ya crecí :3
• Parte del cuerpo para que te besen? Mejilla :D
• Te consideras guapo/guapa? ¿Porque no? Eso es lo que quieren muchas, creerte fea pero no lo conseguirán muahaha xD
• Tema de conversación: Pfffff depende de la persona. Suelo hablar de tonterias pero si hablo con Marta fijo que es una bárbaridad la que me sale :P
• Como te ves en 10 años? En Estados Unidos o Canadá estudiando enla univesidad mi carrera y viviendo la vida (sobretodo lo último)
• ¿Mascotas?: ¡Por supuesto! Mi perrita, mi gata, mi conejo precioso, mis peces y mi iegua (L)^^
• ¿Qué cambiarias de tu vida? La verdad no, solo cambiaria algunas tonterias que hice y me arrepiento pero después me gusta tal y como es ^^
• Canción preferida: ¡Demasiadas! la primera que se me viene a la cabeza es Broken Strings pero hay muchísimas
• Quien fue el primero en felicitarte el dia de tu cumpleaños? Uuuuuf! no me acuerdo creo que fué mi madre o Lucas (un amigo) xD
• Si pudieras ser otra persona, quien serias? Yo! no me imagino en otra vida siendo otra persona1 ¡que lio! volver a conocerte a ti misma, volver a investigar los gustos... Uy no, mejor yo misma que ya me conozco xD
• Algo que lleves siempre puesto: SIEMPRE mi llamador de ángel (un regalo que es un collarcon una bola que es un cascabel guardad dentro de el)! jamás me lo quitaré o sin el no puedo vivir ^^ También (secundarios) llevo mi anillo, mi tobillera, mi percing y mis aros ^^
• Qué hay en las paredes de tu habitación: Fotos! Fotos y mas fotos: con mis amigos (sobretodo de Marta :P) de mis chiquitines (mis ahijados) de mis animales y luego unos cuadros en blanco y negro que me trajeron de Nueva York, unos que traje yo de Tunez, París y Grecia. Posters de "Desayuno con Diamantes" que me regaló mis prima, unos colgantes de pared de elefantes de la buena suerte que me trajeron de la India y poco mas xD
• Colores favoritos: Naranja, Amarillo, Azul, Verde, Blanco... Todos los qe sean coloridos xD
• Cosas que más dices: "estas peor que yo" "¿ya encontraste tu cerebro? (sobretodo a Marta)" "pues yo tengo un ejercito" "Muahahaha" o paridas de esas xD
• Qué buscas en tu pareja ideal? Que me quiera TAL Y COMO SOY y que no sea aburrido! Que le guste la acción y el riesgo y que sea romantico xD
• Qué miras primero de él/ella?: Lo ojos y la sonrisa, siempre. Luego miro si hay tableta o no xD
• Qué és para ti la vida? Un experiencia que eliges tu si es buena o mala. La vida es para vivirla al maximo y lo qe hay despues es un secreto que mejor no saber ;)

•El más humillante: JAJAJA ¿tengo que decirlo? pues... mis tiempos "oscuros" siendo amiga de "la cosa" :S
• La persona mas loca que conoces: JAJAJA yo creo que no lo dudaré al pensar: MARTA! estas como una cabra xD
• Qué fóbia tienes? caracoles ñeñeñeñe me repugnan!
• Te has enamorado de algún/na amigo/a?: Se le podria llamar amigo jajajaja pero no fue "amor" xD
• A quien admiras? A mi perra xD que energia tiene madre mia xD Ahh y a mi abuela, siempre.
• Qué estación del año te gusta más? Otoño!
• Carta o e-mail: Las dos! pero me hace mas ilusión la carta que así la guardo en mi cajón ^^
• Personas que más echas de menos: Ufff a tantas! Marta, mi abuela, Lucas, Hugo, Iovanna... Es lo malo de estar lejos :S
• Qué te pone de buenas? Despertarme tarde, tener el tiempo libre, mis amigos, hablar con Martuuuuú, cantar, reir, fastidiar a mi madre xD, montar a caballo, jugar con mis animales...
• Y de malas? Uffff madrugar, estar extresada, que me digan lo que tengo que hacer, la gente que me cae mal...
• Futuros nombres de tus hijos? ¿Hijos? ¿Ya? Uuuuuff pues si es niña seguro que Ariella (como me queria poner mi abuela ^^) y sino: Area, Bluebell, Annabella, Lea, Ayleen... Y de niño fijísmo que Ángel (: y sino: Ethan, Edgard, Ryan, ... (me suelen gustar los nombres muy raros xD)
• Tu numero favorito?: 9 y 11
• Peluche favorito? Mi jirafa Leda, mi osito de bebé y mi corazón que me regaló mi madre ^^
• Dile algo a la persona que más quieras? Pués "Io te amo" (:
• Marca de móvil: Iphone (Appel)
• Eres feliz? ¿Porque no? Soriele a la vida y ella te sonreíra a ti algun día ^^

domingo, 16 de agosto de 2009

Capitulo 3: Huída

Lila no quería hablar así que yo tenía que hacer algo, hablar estaría bien.
- ¿Lila? – Le intenté buscar la mirada para que ella también hiciera lo mismo- ¿Estas bien?
- Sí. Me parece una buena idea pero le veo un fallo ¿y Catherine? Ella no accederá tan fácil al “trato” como Mia ¿Qué haremos con ella?- movió la cabeza de un lado al otro en símbolo de disgusto-
Tenía razón. Catherine no era tan fácil como Mia, era demasiado responsable y quizás no accedería al trato como Mia. Pero estaba segura de una cosa: Mia quería ir al club ya que estaba coladito por Marc, el hijo de los dueños del club, y si hacía falta rogarle a Catherine, ella lo haría.
- No te preocupes Lil. Mia convencerá a Catherine en cuanto se dé cuenta que en el club estará Marc y Catherine no tendrá otra que acompañarla. Todo saldrá bien, ya verás. Piensa en positivo. – Le contenté intentado animarla.-
- Bueno, no tiene tan mala pinta como antes la situación. Vamos a intentarlo – Dijo animada, lo que me animó a mi y sonreí eufórica.-
- ¡Vamos allá! ¿Di que sí! – Le abracé sin poder evitarlo y ella me abrazó más fuerte. Lo íbamos a intentar y estaba segura de que nos iba a salir bien.-
- Ahora vamos para abajo sino tu madre nos mata por tardar tanto. Parece que estábamos fabricando el abrigo en vez de cogerlo – Dijo entre carcajadas.-
Bajamos hasta el salón donde nos esperaban mi madre, Mia y Catherine. También estaba Gael detrás de ellas, en el sofá mirando la televisión. Al bajar por las escaleras un escalofrío me recorrió el cuerpo. No me había despedido de mi habitación, suena ridículo pero ese lugar fue mi burbuja y refugio desde que estalló la guerra y me daba pena no volverla a ver en mucho tiempo, quizás jamás. Luego pensé en que no le había preguntado a Lila por la mochila de supervivencia que llevaríamos con nosotras en nuestra huída. No llevaba nada a la espalda ni en las manos, solo su abrigo ¿Dónde estaba? ¿Se había olvidad? No lo creo, Lila siempre se acuerda de esas cosas. Me preocupaban tantas cosas que era incapaz de pensar en serio.
Miré a mi madre al llegar a bajo, tenía gesto de satisfacción y alegría. Mia y Catherine estaban hablando entre ellas y mi hermano “perdido” en su mundo.
- Venga, iros que no os da tiempo. Recordar que a las diez os quiero aquí. Yo me quedaré con Gael que no le apetece ir al club.- Dijo mi madre entristecida. El club era su deporte, pasatiempo, divertimiento… favorito y hasta yo sabia que era un suplicio para ella no poder ir. –
- Vale mamá, nos vemos luego. Yo ya te cuento todo lo nuevo. – Le habló Mia mientras se despedía con un beso.-
- Adiós señora. – Le contestó Catherine a mi madre.-
- Adiós, cuidaros. – Le dijo ella.-
En ese momento me sembró la duda. No sabía si era adecuado darle un beso de despedida a mi madre. Siempre le daba uno rápido y no era el tipo de beso que me apetecía darle. Estaba segura que no me iba a perdonar en la vida lo que estaba a punto de hacer y eso m entristecía pero no me quitaba las ganas de emprender mi aventura. Así que le di un beso cariñoso en la mejilla con una pizca de dulzura pero sin que se notara mucho, no quería que hubiese motivos para sospechar. Ella me lo devolvió acompañado de la palabra “no te metas en líos” muy típica de ella. Me dirigí a Gael y le di un suave beso en la mejilla. Eso no le extrañaría, a Gael le tenía como mas aprecio que a Mia. Era mas distinto, de otra manera aun que con el mismo capricho que su hermana mayor.
Lila fue hacía el perchero de colgar los abrigos y cogió una mochila no muy grande. Entonces me di cuenta que esa sería la mochila que tenía nuestras cosas.
Salimos por la puerta y nos reunimos con Catherine y Mia. No hablamos mucho hasta pasado un rato cuando yo hablé.
- Oye Mia se me rompieron los pantalones y me acabo de acordar ahora ¿te importa ir yendo tú con Catherine y yo parar en la tienda para comprar otros con Lila? Nos reuniremos en el club en media hora, no tardaremos mucho. Sino no me quedan pantalones.
Era un plan distinto, bueno, una parte del plan. Es que al no hablar por el camino no podríamos discutir y así no nos podríamos librar de ella. Solo se me ocurrió decirle eso y no me pareció tan mal ya que para Mia el estilo era muy importante.
- Esta bien, la verdad es que la ropa con la que viste no me gusta nada. Ya que vas cómprame a mi unos vaqueros que hay en el escaparate, los vi esta mañana, y así no tengo que ir yo luego. Sino no hay trato. –Dijo ella sin volverse a mirarme.-
- Vale, te los compro. Pero ni una palabra a mamá de que nos separamos, sino no nos dejará volver.
- Vale, ni una palabra. Toma – me dio un billete de 20 euros y me siguió hablando.- En media hora te quiero en el club. Vamos Catherine, no te preocupes. Ella no será tan tonta.
Se dieron media vuelta y se marcharon. Lila y yo empezamos a andar por las calles de este hasta llegar a la entrada del barrio azul. Ya pasaran veinte minutos y solo intercambiamos las típicas palabras de “muy bien con Mia” o así.
La entrada del barrio era bastante tétrica lo que me provocó otro escalofrío. Entonces Lila lo notó y me dijo:
- No te preocupes, en la mochila llevo todo lo necesario. Pude hablar con un “conocido” de mi hermano al que le di algo de dinero para que le dijera donde quedábamos. Ahora te guío yo. No te preocupes que el “conocido” es de fiar.-
Entonces me guió por unas calles que solo reinaba la sombra. En la salida del barrio se podía ver unas sirenas de coches de policía preparados para intervenir con los “rebeldes” sueltos. “Rebeldes” a los que ahora nosotras nos íbamos a unir.
Lila me guió por un pasadizo que me llamó la atención, no por el aspecto que era como los demás. Sino por que a lo lejos se veían dos sombras. En ese momento me invadió el pánico.


Lo siento muchísimo por tardar tanto. En la otra historia aún no pude subir el 19 pero me ocurrieron unos problemas que no pude evitar y me dejaron sin tiempo a rematar el capitulo. Lo siento de verdad :( mañana, sin falta, os lo subo. Perdonarme pero no pude hacer nada para subirlo sino ya lo tenia colgado. Este ya lo tenía escrito y bien mirado para ya subirlo por eso lo subo ahora. El 19 me faltan unos retoques de nada, pero de verdad, mañanalo teneis.
Muchísimas gracias por la paciencia, de verdad, muchas gracias.
Lo siento también por que no pude responder a los comentarios, no me dió ni tiempo. Gacias por todo, sois increibles. Besos. Priscilla (:

viernes, 14 de agosto de 2009

Capitulo 2: Problemas para huir

No podía estarme quieta, estaba muy nerviosa con todo lo que iba a pasar esa tarde-noche. Miré el reloj una vez más y marcaba las siete menos cinco, Lila estaría a punto de llegar. Cogí los tenis, que tenia preparados para llevar puestos, me los puse y respiré profundamente. En ese momento llamaron a la puerta de mi cuarto. Seria Lila, lo mas seguro. Fui abrir sonriente y me llevé un chasco. Era Lila como pensaba pero iba acompañada de mi madre, mi hermana Mia y su niñera, Catherine, era mas fría que Lila y mas mayor. A mi no me caía nada bien, me parecía seca y demasiado responsable..
- Hola Sisi ¿Estás preparada? – me dijo mi madre mientras entraba en la habitación seguida de mi hermana, Catherine y Lila. Lila tenía una cara de preocupación y cuando pasó por delante mía inhaló aire profundamente, como signo de derrota.-
- Si, si ya estoy. ¿Qué hacéis vosotras aquí? – Dije para pedir una explicación de porque estaban allí y porque Lila estaba así.-
- Mamá me dijo que ibas al club con Lila y pensé que Catherine y yo también podíamos ir y divertirnos un poco. Esto empieza a ser mas que deprimente. – Dijo Mia sonriente y mirando a Catherine que también le sonreía-
- A mi me pareció una idea estupenda ¿verdad? Podréis volver a hacer cosas como hermanas y yendo las cuatro estaréis mas seguras. – Repuso mi madre.-
- Mamá, Mia y yo nunca “hicimos cosas de hermanas” somos diferentes, entiéndelo. Creo que es mejor ir separadas, ella con Catherine y yo con Lila. Cada una por su camino, como siempre fue. – Le repliqué.-
- Me estas dando la razón Sisi, si nunca hicisteis cosas como hermanas, este es el momento perfecto. La vida, por desgracia, no es como era antes y ahora una hermana que pueda ser también tu amiga puede ser de gran apoyo.
- No me confundo mamá. Mia y yo nunca podremos ser amigas, yo la quiero porque es mi hermana y la acepto como es pero no me pidas que seamos “intimas” porque nuestros caracteres son diferentes, incompatibles. Siempre acabamos discutiendo y acabaremos montando una escenita en el club. – Tenía que librarme como fuera de la idea de que fuéramos las cuatro juntas. Era imposible, no solo por la huída sino porque todo lo que decía era verdad. Mia siempre estaba presumiendo de lo suyo y solo existía ella, ella y detrás otra vez ella. Era egoísta y caprichosa. Es verdad que yo la quería porque era mi hermana pero era insoportable y además todo lo que yo hacía era lo peor del mundo y lo de ella lo mejor. No podíamos ir juntas, no. –
- Venga Sisi no seas así. Os haremos un favor yendo con vosotras, hace muchísimo tiempo que no vais al club y cambió mucho. Me ofendes diciendo todo lo que dices de mí, eres mi hermanita y yo te quiero mucho. Mamá dice que vayamos juntas y no hay vuelta de hoja, así que ¿estás lista? – Dijo Mia replicando como siempre para quedar bien.-
- De verdad Sisi no se como eres así. Mia tiene razón, vais las cuatro o no vais. Así que estate lista que te esperamos abajo.- Mi madre le hizo un gesto amable a Mia para que pasara delante y ella lo hizo, con sus aires superiores, luego mi madre y después Catherine que ni se despidió ni saludó. Lila se quedó allí petrificada hasta que mi madre le habló.-
- Venga Lila vamos. – Le dijo.-
- No mamá, necesito a Lila para que me ayude con un abrigo del armario que no lo doy cogido. – Le contesté para quedarme con ella y poder solucionarlo.-
- Vale pues os esperamos abajo, no tardéis. – Dijo mientras se iba por la puerta y la cerraba bruscamente.-
Me senté en la cama e invité a Lila a hacer lo mismo, teníamos que hablar, había complicaciones en nuestros planes.
- Lil, siéntate por favor. – Le dije con una sonrisa que se notaba forzada.-
Ella se sentó a mi lado cabizbaja y suspiró.
- No podemos seguir adelante Sisi, no con tu hermana y Catherine con nosotras. Tenemos que resignarnos. – Dijo casi con lágrimas en los ojos.-
Sabia que volver a ver a su familia era muy importante para Lila y yo la comprendía. Apenas podía saber si sus padres estaban vivos o sus hermanos y sus seres queridos. Tenía que ser muy duro, y mas para una persona como ella, que adora a su familia. Si aún fuera como yo… Pero Lila, o Lil como yo la llamaba cariñosamente, no podía tener el cariño que yo le tenía a mi familia, ella por la suya daba la vida.
- No vamos a resignarnos Lila. Tú vas a volver abrazar a los tuyos y yo me arriesgare a una vida “mejor”. Es verdad que echaré de menos mi cuarto, mi familia etc. Pero no puedo estar en un lugar donde no me quieren como soy sino como quieren ellos que yo sea. Estamos mal, tu por no estar con los tuyos y yo por no estar donde quiero. Tengo un idea que puede funcionar.- Cuando la iba a expresar, ella elevó el rostro hacia mi con los ojos mojados y me habló.-
- Sisi sabes cuanto te quiero, todo este tiempo contigo sirvió para tener una confianza de… diría de madre e hija pero no, de hermanas o mejores amigas. Fuiste mi gran apoyo en esta casa, mi pilar central. De bajo de toda la repulsión que tienes por no poder expresarte existe ese corazón bondadoso que tu tienes y que todo el mundo debería conocer. – Lila era muy cariñosa, pero nunca me habló con tanta sinceridad y tan cariñosa, era un cielo.- No quiero ponerte en peligro, si esto sale mal a mi me podrían matar, como a muchos otros, pero tu tendrías que quedarte aquí con las replicas de toda tu familia y gente. No quiero que te pase eso.
Por un momento me imaginé la idea y me recorrió un escalofrío. La que me esperaba si esto salía mal… Pero no me importaba.
- Mira Lila siempre te fui y te seré sincera. La idea de que esto salga mal me da miedo pero mas miedo me da quedarme en un lugar que no quiero, ser infeliz el resto de mi vida. Siempre arriesgue en todo y siempre lo haré. Tú te mereces una oportunidad y yo quiero vivirla contigo. Y lo vamos a conseguir. Mira mi idea es que cuando vayamos de camino al club, yo me ponga a discutir con Mia, cosa que será muy fácil, y yo le voy a decir que con estas caras no vamos al club así que nos vamos “de vuelta” para casa nosotras dos. Mia no perderá la oportunidad de ir al club y ver a su “amado” Marc así que haré un “negocio con ella” Tendrá dos horas para estar en el club y nosotras “la esperaremos” en la esquina de la calle de nuestra casa. En ese momento nosotras aprovecharemos para escaparnos e irnos con tu familia a la montaña norte ¿Qué te parece? ¿Lo intentamos? – Lila deliberó por un momento, negó con la cabeza y habló.-

Muchísimas gracias por el apoyo. Los comentarios de ayer me animaron a seguir escrbiendo. Este es el segundo capitulo y si todo va bien mañana subiré el tercero. Muchas gracias de verdad, nosé comoagradecerlo ^^ Tambien como veis es que cambié el diseño, es mas natural y a mi me encanta, espero que a vosotros también y lo puse así gracias a Val* (pasaros por su blog queesta genial) que me enseñó, si es por mi y con lo patosa que soy :S.... Gracias a todos!!!

Priscilla (: